Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Víctor Fernández, obligado a reinventar el once inicial del Real Zaragoza ante el Rayo

La sanción del goleador Luis Suárez llevará mañana a la titularidad a Linares, autor de dos tantos en la vuelta de la liga. El regreso de El Yamiq, Eguaras y Soro, novedades seguras.

Víctor Fernández, con gesto torcido, el pasado viernes en Gerona.
Víctor Fernández, con gesto torcido, el pasado viernes en Gerona.
Eddy Kelele/LOF

Víctor Fernández ejerce en las últimas horas, más que nunca, de catalizador de emociones diversas y contradictorias en el vestuario del Real Zaragoza y, asimismo, en sus alrededores más cercanos e influyentes. El veterano técnico zaragocista, reconociendo abiertamente el delicado momento que atraviesa el equipo en términos futbolísticos, físicos y anímicos como consecuencia de los malos resultados en la reanudación de la liga tras el trimestre de parón por la pandemia de covic-19, está emitiendo mensajes positivos, cargados de optimismo y de autoestima a todos los implicados en la pugna por el ascenso a Primera División.

Él ha pasado por situaciones de todo tipo y condición, algunas con la misma labor de orfebrería y precisión que requiere el actual momento zaragocista. De grandes atolladeros, en el fútbol profesional, se sale a base de puntos de inflexión repentinos, de golpes de fortuna que compensan, el día menos pensado, el mal fario de los precedentes. Por este camino de los patrones ya conocidos se mueve Víctor para trasladar a todos los sujetos protagonistas del club que el ascenso aún es posible.

El preparador del barrio Oliver, que ya tuvo que introducir hace 48 horas en Gerona hasta cinco cambios en el once inicial del equipo blanquillo respecto del anterior partido contra el Huesca, se apresta a volver a mutar la faz del bloque que arranque este lunes el crucial choque frente al Rayo Vallecano en La Romareda.

La cuestión principal, en esta cita de máxima relevancia a solo cinco partidos de la finalización del torneo liguero, se ceñirá a la necesidad de suplir al goleador Luis Suárez, que será baja por sanción al ver la quinta amarilla de su ciclo (que ya es el segundo de la campaña) en Montilivi por una protesta. Así, es segura la titularidad de Linares, ariete de 37 años de Fuentes de Ebro, sobre el que recaerá la responsabilidad primera ante el gol en la meta rayista.

No es algo que se le haga extraño ni grande al aragonés. Toda su vida deportiva ha consistido en marcar goles por decenas. Y, en las pocas apariciones que ha tenido en este curso con el Real Zaragoza, lleva una excelente renta de tres dianas, las dos últimas en esta fase extraña del fútbol pospandemia: anotó frente al Alcorcón en La Romareda el inútil 1-3 de aquel primer fiasco como locales en el regreso de la liga hace 20 días y, tres fechas después, hizo el tercer tanto zaragocista en la victoria por 1-3 en el Anxo Carro de Lugo. Es, con Guti, el mejor goleador a puerta cerrada.

Víctor recupera a dos titulares fijos, El Yamiq y Eguaras, que no estuvieron en Gerona por la misma causa que no jugará mañana Luis Suárez: la acumulación de tarjetas y el castigo de rigor. Y también parece asegurado que Soro, tras quedarse en el banquillo en Montilivi, regresará a la banda derecha del ataque una vez oxigenados los músculos por fuerza.

Por su parte, Vigaray y Puado, que estrenaron titularidad ante los gerundenses hace pocas horas después de cuatro meses sin jugar de inicio por sendas lesiones musculares tras el confinamiento, se espera que aumenten sus prestaciones ante el Rayo por pura lógica, una vez pagado el peaje de la reaparición. De este modo, Víctor va a ir recuperando el once inicial base con el que el Zaragoza alcanzó la cresta de su sobresaliente racha justo en el parón del 8 de marzo. Ante el Rayo, sin Suárez, la baja más sonora de este compromiso; y con varios tocados en el ámbito físico que limitan alineaciones y sustituciones en cada partido.

Etiquetas
Comentarios