Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El gran reto del Real Zaragoza: 5 partidos, 15 puntos y 14 días para lograr el ascenso

El Real Zaragoza tiene ante sí el esprint final de la liga para obrar el gran reto de ocupar a una de las dos primeras plazas de la tabla. Es su gran desafío tras dos derrotas seguidas.

Jugadores y técnicos del Real Zaragoza en el último entrenamiento del equipo en la Ciudad Deportiva.
Jugadores y técnicos del Real Zaragoza en el último entrenamiento del equipo en la Ciudad Deportiva.
Tino Gil/Real Zaragoza

El Real Zaragoza dispone aún de capacidad de maniobra para consumar el ascenso directo. Cierto es que ha perdido un colchón de seguridad de 6 puntos en apenas una semana, tras las derrotas consecutivas sufridas ante rivales directos como Huesca y Girona, que lo han descabalgado incluso de los dos primeros puestos de la clasificación puntualmente. Hecho que tiene lugar por el factor ‘golaverage’, que no por cantidad de puntos, pues el ras de los zaragocistas, con sus 61 créditos, es el mismo que el de la SD Huesca, principal beneficiario del atasco blanquillo en este momento crucial del torneo.

Esos dos puestos de honor, los que otorgan el premio grande el último día de curso que es subir directamente a Primera División, están a tiro del Real Zaragoza. No se ha hundido el suelo de mala manera para los de Víctor Fernández, solamente se ha resquebrajado y amenaza peligro serio. Pero hay posiblidad de arreglar la fractura, existe margen de tiempo y de maniobra para reparar semejante daño. Recuperar la situación anterior no es, pues, una quimera. Al menos en términos puramente futbolísticos. Matemáticamente, el objetivo no está arruinado, ni mucho menos.

El programa de los 5 últimos partidos del Real Zaragoza en esta liga.
El programa de los 5 últimos partidos del Real Zaragoza en esta liga.
HA

El chasco anímico de las últimas horas –tal vez, incluso, de las últimas fechas– es serio y hondo dentro del zaragocismo. Un sentir inevitable, razonable y humano, por cómo han transcurrido los partidos del nuevo fútbol a puerta cerrada y alejado de la normalidad de siempre. Esos duelos de plató, con mucho de mentira, que han cubierto ya las seis primeras jornadas de las 11 que se van a dirimir en este atípico tiempo de verano para poder sostener la industria y el negocio multimillonario del fútbol profesional español. Y es que el Zaragoza ha perdido cuatro de esas seis citas bajo el formato anómalo, tres de ellas en una desierta y fantasmagórica Romareda, vacía de público, silenciosa, en las antípodas de su estado natural.

Pero, una vez digerido y rumiado –con mucha acidez de estómago– este sapo; una vez aplicado el bicarbonato sódico y las sales minerales en su debida dosis entre cada miembro del zaragocismo; y una vez sofocado el incendio mental pospartido que acercó a quienes viven el fútbol con pasión a los límites de la desesperación y el abandono, es necesario pararse en seco, sentarse con calma, analizar lo que resta de competición y colegir que, pese a que la reanudación de la liga no ha discurrido –ni por asomo– por la senda necesaria, la solución está a mano, en los cinco partidos que van a poner el broche final a la liga 2019-20.

El Real Zaragoza tiene desde ya mismo un programa muy concreto, con obligaciones claras: ganar los cinco partidos que faltan, sumar los 15 puntos pendientes, lograr la perfección en este repóquer de envites que van a transcurrir en la estrecha horquilla de 14 días: del 9 al 19 de este julio. Si es capaz de hacerlo, su lugar entre los dos primeros será probablemente un hecho. Solo el acierto pleno y simultáneo de Huesca y Cádiz lo podrían impedir.

Para ello, la plantilla necesita un reseteo urgente, un cambio radical de modales y temperamentos, por encima incluso de los muchos problemas físicos que acarrean la mayoría de los futbolistas de Fernández. En poco más de 24 horas, mañana lunes, ha de demostrar ya su metamorfosis ante el Rayo Vallecano, en La Romareda. Y repetirla el jueves, día 9, en Tenerife. Y continuar con su resurrección el domingo que viene, día 12, de nuevo en Zaragoza ante el Oviedo. Restarán dos partidos, los postreros, que La Liga programará en horario unificado: en torno al miércoles 15, los de Víctor viajarán a Albacete, otra victoria perentoria en las actuales circunstancias; y se pondrá punto final a la liga en La Romareda, ante la Ponferradina, alrededor del domingo 19.

Cualquier merma en la adición de estos 15 puntos pendientes por parte zaragocista necesitará, obviamente, de marros paralelos de Cádiz y Huesca, sobre todo de este. Y, si son más de dos puntos los que no se suman en el balance del Zaragoza, quizá también deberá haber algún tropiezo más del Almería, que le sigue muy cerca.

El Cádiz, tras ganar anoche 2-0 al Oviedo, cuenta con 5 puntos de ventaja y se cruzará con Extremadura, Fuenlabrada, Girona (en Montilivi) y Albacete. El Huesca peleará con Deportivo en La Coruña, Alcorcón, Racing –en Santander–, Numancia y Sporting (en Gijón). Y al Almería, después de caer sorprendentemente por 1-2 ayer frente al Tenerife, solo le falta jugar con el Girona, Rayo Vallecano, Ponferradina y Málaga. 

Hay que admitir que todo se ha complicado y embarullado para el Real Zaragoza. Pero, del mismo modo, todavía es posible una salida feliz del embrollo.

Etiquetas
Comentarios