Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El 29,7% de los ingresos de la televisión está sin cobrar

La Liga (LFP) está trasladando a los clubes el tamaño del problema que genera la pandemia del Covid-19 y, por esto, les insta a jugar las 11 jornadas restantes «como sea».

Javier Tebas, presidente de La Liga (LFP), en un acto empresarial en Zaragoza hace unos meses.
Javier Tebas, presidente de La Liga (LFP), en un acto empresarial en Zaragoza hace unos meses.
Oliver Duch

El fútbol profesional español vive la pandemia de coronavirus Covid-19 con una especial y palpable incertidumbre desde sus puestos de mando, desde la patronal, desde la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Son los propios de quien observa cómo, una detención prolongada de las rutinas competitivas, que se inició el pasado fin de semana y estará activa sin una fecha clara de finalización por razones médicas y de salud, podría dejar sin cobrar casi el 30 por ciento de lo presupuestado a todos sus estratos asociados. El negocio más pujante del presente, el fútbol, se tambalea.

Datos en cifras de los parámetros claves del problema actual del fútbol profesional español por el parón total de las competiciones por el coronavirus, pandemia mundial.
Datos en cifras de los parámetros claves del problema actual del fútbol profesional español por el parón total de las competiciones por el coronavirus, pandemia mundial.
HA

Javier Tebas, abogado oscense que rige el ente desde 2013, no ha dejado de asomar día tras día públicamente –también ha hablado con los clubes y SAD en su seno interno– para avisar a todo el mundo del quebranto que puede estar en ciernes si no se juegan las 11 jornadas que han quedado pendientes para terminar las ligas dePrimera y Segunda División (en esta, habría que añadir la Promoción de ascenso). Su postura, frenética en la defensa de que la liga «ha de acabar como sea», subrayando que eso, además y para que todo vaya bien, debe ocurrir antes del 30 de junio (día en el que concluyen los contratos de los jugadores y nace por norma la siguiente campaña, la 2020-21, le ha ocasionado infinidad de críticas por el materialismo que destila en medio de unas circunstancias catastróficas de ámbito mundial.

Tebas, al margen de sus formas y método –siempre focos de debate por su singularidad–, intenta que todos los afectados sepan a qué se atienen con este parón extraordinario sobrevenido de manera inevitable. Es su misión.

Cuando la liga se paró el pasado jueves, día 12, la LFP y sus asociados solo habían cobrado el 70,3 por ciento de los derechos de televisión pactados y firmados con el operador tenedor de los derechos y que tiene distribuidas las transmisiones televisivas durante el curso. Un monto global que asciende a 1.849 millones de euros para todo el fútbol profesional: 1.664 para los clubes de Primera y 185 para los de Segunda. Los pagos por este concepto audiovisual se hacen fraccionados durante el año. Y La Liga, los clubes, las SAD, los futbolistas... todos se organizan la vida bajo la pauta de fechas concretas. Como todo el mundo.

Ahora, a finales de marzo, a la LFP le falta por recibir aún el 29,7 por ciento. Si se hace un orientativo efecto cascada –no ajustado a la realidad con exactitud por otros matices–, a los clubes y a los futbolistas también les faltará por cobrar el 29,7 por ciento de lo que tienen acordado en sus contratos. A aplicar ese porcentaje en sus asignaciones particulares, en sus salarios. 

A los de Primera, para poder cuadrar sus cajas al final del ejercicio, les falta por percibir 494 millones en concepto de televisión. A los de Segunda, 55. Y Tebas advierte: «Si no se juega, no se cobra». No existe un seguro para esta contingencia pandémica. La ‘tele’ no va a pagar si no hay partidos. Y ese charco salpica a todos. No es cosa de Tebas, de la FFP. También deriva a los clubes, a los futbolistas, a ese gran entorno del balompié con tantos grifos y tuberías interconectados. 

Por estas cifras que se adjuntan, con casi 700 millones a punto de evaporarse si no retorna el fútbol a tiempo, la macro empresa organizadora de La Liga española simplemente advierte del peligro de ruina, de severas dificultades de liquidez, que muchos pueden tener en breves fechas. Alrededor del 1,5 del PIB español está aquí reunido. Por eso solo piensan en jugar cuanto antes, en la salida de este cepo .

Etiquetas
Comentarios