Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Tebas insiste en jugar miércoles y domingo

El calendario planteado por La Liga para acabar la competición genera debate en los clubes

Partido Málaga-Real Zaragoza disputado en el estadio de La Rosaleda
Partido Málaga-Real Zaragoza disputado en el estadio de La Rosaleda
CARLOS GUERRERO/LOF

La Liga convocó este jueves a los clubes de fútbol profesional para tratar la situación del Estado de Alarma declarado por el Gobierno a causa de la crisis del coronavirus, que se extenderá, como mínimo, hasta el próximo 28 de marzo. El estamento que preside Javier Tebas citó a responsables de los 42 equipos que integran la Primera y Segunda División española con objeto de tratar los posibles escenarios que se barajan para el reinicio de la competición, una vez que la UEFA ha confirmado el aplazamiento de la Eurocopa al 2021. 

En caso de que la evolución de la pandemia del coronavirus tenga una evolución muy favorable, Tebas pretende que los torneos de Primera y Segunda División se pongan en marcha el 23 de abril; si la remontada sanitaria es más lenta, las once jornadas que restan se reanudarían el fin de semana del 1 y 2 de mayo; y si las previsiones son todavía más pesimistas, el 14 de mayo, justo dos meses después de que se acordase la cancelación de todos los encuentros. 

Sin embargo, este nuevo calendario, que obligaría a disputar dos encuentros por semana, encierra diversos enigmas. De ahí que, en esa reunión telemática celebrada este jueves por la tarde, surgieran distintos pareceres. Como es normal, aquellos clubes en los que ya se han detectado positivos por coronavirus (Espanyol, Alavés, Valencia y Elche) tienen como primer objetivo salvaguardar la integridad de los componentes de sus plantillas y entienden que no es momento de pensar en una nueva fórmula de competición que generaría un estrés importante.

Precisamente, ese aspecto es el que más preocupa en el seno de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), puesto que disputar 11 partidos -son los que restan hacia final de temporada tanto en Primera como Segunda- en un periodo de tiempo tan reducido atenta contra el convenio profesional, circunstancia que, al igual que las cuestiones legales referidas a los contratos (muchos finalizan el 30 de junio), habría que considerar minuciosamente.

La prórroga de los compromisos podría ser la solución más factible, pero, con todo, existe el pensamiento de que el plan de Tebas es precipitado, porque, mientras los expertos no atreven a ofrecer unos márgenes exactos sobre la prolongación de esta epidemia, él ni siquiera contempla el escenario de que la competición no pueda finiquitarse. 

Asimismo, también ha generado malestar el hecho de que, en su obsesión por reanudar lo antes posible los campeonatos, el mandamás de La Liga contratase un seguro médico para los clubes y les ofreciese los kits necesarios para esos exámenes. Cada equipo dispone de un protocolo médico y, por el momento, la solidaridad con los afectados está marcando el comportamiento de la mayoría, entendiendo que hay personas de alto riesgo que esperan las pruebas con urgencia. 

En esa línea se mueve el Real Zaragoza, que, aunque todavía no se ha pronunciado al respecto, no se plantea realizar test a ningún jugador que no haya manifestado síntomas previos. 

Pérdidas económicas

Otro de los puntos tratados en el encuentro virtual de este jueves fue, lógicamente, el aspecto económico. Si no se vuelve a jugar, las pérdidas, según un informe ofrecido por la patronal, rondarían los 700 millones. La gran parte procede del impacto de los derechos audiovisuales, cifrado en un perjuicio próximo a los 480 millones.

De ahí que Tebas intente salvar los campeonatos ligueros por todos los medios, al tiempo que los clubes, que este jueves también reivindicaron el menoscabo económico que les generaría el no retomar la competición, se muestran más cautos al respecto. Son partidarios de finalizar los torneos, pero no de cualquier forma. Valoran circunstancias como la salud de los jugadores -por encima de todo-; el estado de forma, que se verá sustancialmente afectado por la inactividad; o el modo de acometer esa citada problemática que surgirá en torno a los contratos de aquellos futbolistas que finalizan contrato el 30 de junio. Reclaman que cualquier avance al respecto se estudie meticulosamente.

Etiquetas
Comentarios