Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza 

Cristian Álvarez ya es centenario

El argentino, icono del zaragocismo desde su llegada, alcanzó frente al Dépor los cien partidos oficiales en el club.

Cristian Álvarez, en el entrenamiento de este martes en la Ciudad Deportiva en una piña junto a sus compañeros.
Cristian Álvarez, en el entrenamiento de este martes en la Ciudad Deportiva en una piña junto a sus compañeros.
Raquel Labodía

Si hay un futbolista de la actual plantilla del Real Zaragoza que tiene metido en su bolsillo a la afición zaragocista ese es, por encima del resto, Cristian Álvarez. El portero milagro. El argentino que todo lo para. El ídolo de los niños. El futbolista que, por fin, ha dado estabilidad a una posición siempre delicada en La Romareda. Zaragoza está enamorada de Cristian Álvarez y Cristian Álvarez de Zaragoza. Un idilio redondo. "En lo que se refiere a la continuidad en mi juego, estoy en el mejor momento de mi carrera, yo creo que sí. En Zaragoza llevo tres años trabajando de buena manera. Y me siento bien. Ciertamente, me siento bien", decía el argentino hace solo unos días. "Me siento muy orgulloso de poder defender la portería de un club así. Y también de que las cosas me hayan ido bien aquí", abundaba el arquero, que frente al Deportivo de La Coruña alcanzó la redonda cifra de cien partidos oficiales con la camiseta zaragocista.

El argentino ya es centenario con el Real Zaragoza, una cifra que eleva su ascendencia en el vestuario, donde este año ya es uno de sus capitanes, un futbolista siempre escuchado, ejemplo para los más jóvenes. El rosarino fue presentado como jugador del Real Zaragoza el 7 de agosto de 2017, solo unos meses después de haberse retirado eventualmente a las montañas del catalanas, concretamente en la zona del Alto Penedés. El Zaragoza llamó a su puerta y Cristian volvió al fútbol competitivo después de haber pasado antes, en España, por el Rayo Vallecano y el Espanyol.

Cristian Álvarez debutó en la Copa del Rey, el 6 de septiembre, en un 3-0 en La Romareda frente al Granada. Se estrenó en liga en el Lugo y, desde entonces, ya no soltó la titularidad, salvo en forzadas sanciones o lesiones, siempre cubiertas por Álvaro Ratón, su suplente estas tres campañas.

Un seguro de vida

El primer curso, con Natxo González en el banquillo, el argentino disputó 40 partidos, alcanzando los 3.578 minutos, las 130 paradas en liga, incluyendo tres penaltis detenidos, los tres primeros que le lanzaron. En el recuerdo, actuaciones poderosas en Gijón (0-1), Pamplona (1-2) o Tarragona (0-2). Sus paradas valieron puntos y los puntos, sirvieron para que el Zaragoza disputara el ‘play off’ de ascenso a Primera División.

El año siguiente, el más complicado de los tres que Cristian ha vivido en el Zaragoza, jugó 38 encuentros –3.376 minutos y 114 paradas–. Fue fijo en los planes de Imanol Idiakez, Lucas Alcaraz y, por último, Víctor Fernández. Sus actuaciones bajo palos sirvieron para que el club sostuviera la categoría, siendo el futbolista más regular del equipo durante todo el año y convertido ya, de largo, en el mejor portero de Segunda División. El más diferencial. Un seguro de vida en un conjunto frágil en defensa, que recibía una elevada cantidad de ocasiones cada fin de semana.

Este curso, el portero argentino acumula 22 encuentros oficiales, a pesar de que se perdió más de dos meses de competición por lesión. Su estado de forma, confianza y seguridad sigue siendo excepcional, convertido en un seguro bajo palos. Para el recuerdo, por ejemplo, su inverosímil parada con el rostro al cabezazo de Higinio, delantero del Numancia. Tras alcanzar el número de encuentros pactados en su contrato –50 en dos cursos–, el guardameta renovó automáticamente su vinculación con el club el pasado mes de octubre hasta el 30 junio de 2021. Todavía hay Cristian Álvarez para rato.

Etiquetas
Comentarios