Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

La vida sin Javi Ros: así afecta su baja al Real Zaragoza

El futbolista navarro, pieza capital en el vestuario de Víctor Fernández, ha dicho adiós a la temporada tras ser intervenido del menisco externo de la rodilla derecha.

Javi Ros, con su clásico gesto del bigote, en la celebración del gol de penalti anotado al Tenerife este sábado, 17 de agosto, en La Romareda.
Javi Ros, con su clásico gesto del bigote, en la celebración del gol de penalti anotado al Tenerife este sábado, 17 de agosto, en La Romareda.
Toni Galán

Javi Ros se despidió oficialmente este jueves de la temporada. El futbolista, intervenido con éxito del menisco externo de la rodilla derecha en Madrid, permanecerá de baja entre cuatro y cinco meses. Por lo tanto, su participación en el último tramo del curso, el más decisivo en términos deportivos, está completamente descartada.

La ausencia del centrocampista navarro constituye un serio varapalo para la estructura de Víctor Fernández, tanto personal como deportivamente. Se trata, además, del enésimo contratiempo que sufre el técnico este curso, uno de los más accidentados que se recuerda en la longeva historia del club aragonés.

Así afecta la baja de Javi Ros al Real Zaragoza:

1. Capitán. La lesión del futbolista navarro significa el adiós del segundo capitán del Real Zaragoza. Ros ha sido el encargado de portar el brazalete durante la mayor parte de una temporada en la que el máximo responsable de esta distinción, Alberto Zapater, continúa inédito aquejado de otra importante lesión.

2. Un hombre fundamental en el vestuario. La importancia de Ros en el Zaragoza trasciende al ámbito deportivo. Se trata, por méritos propios, de un jugador querido y muy respetado dentro del vestuario aragonés. Desde que aterrizó en la capital del Ebro hace cuatro temporadas, el tudelano ha ido adquiriendo cada vez un rol más importante entre la plantilla.

3. Un seguro de vida. Pero no solo en lo personal, la baja de Ros es, sobre todo, un duro contratiempo deportivo para Víctor Fernández, a pesar de ser un futbolista que no contaba con la vitola de titular indiscutible para el entrenador. Su rendimiento, muy notable en la mayor parte de sus actuaciones, lo habían convertido en un seguro de vida para el Zaragoza, tanto en el once titular como partiendo desde el banquillo.

4. Infalible desde los once metros. Esta temporada, además, Javi Ros había confirmado una teoría que ya se atisbaba en cursos precedentes: es un especialista ejecutando penaltis. Ahí, en uno de los aspectos donde más debilidad había mostrado el Zaragoza esta temporada, Ros demostraba más templanza que nadie. De hecho, el navarro concluye la temporada como el segundo máximo goleador del equipo con cinco tantos, cuatro de ellos desde los once metros.

5. Querido por la afición. La conjunción de todas estas aristas hace que la afición del Real Zaragoza pierda uno de sus jugadores más admirados sobre el césped. Un futbolista de raza, querido y valorado a partes iguales por la grada, con la que había establecido una especial conexión. 

Etiquetas
Comentarios