Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

La operación de Dwamena no garantiza que vuelva a jugar a nivel profesional

El atacante africano ha sido intervenido con éxito de su dolencia cardíaca. Los especialistas siguen desaconsejando que practique el deporte al máximo nivel.

Raphael Dwamena, en un entrenamiento reciente en la Ciudad Deportiva.
Raphael Dwamena, en un entrenamiento reciente en la Ciudad Deportiva.
ARANZAZU NAVARRO

Raphael Dwamenafue operado este jueves, en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, de la dolencia cardíaca que padece, y que en octubre le obligó a aparcar la práctica del fútbol a nivel profesional. La operación, desarrollada con éxito por el equipo médico de la Unidad de Arritmias del centro sanitario -coordinado por el doctor Antonio Asso y en presencia del Jefe de los Servicios Médicos del Real Zaragoza, Ireneo de los Mártires-, constó de dos fases. En la primera se realizó un estudio electrofisiológico y, seguidamente, se implantó un DAI (Desfibrilador Automático Implantable) al ghanés, con objeto de que le proteja en caso de aparición de arritmias graves.

Sin embargo, tal y como explicó a este medio el propio Antonio Asso, las opciones de que Dwamena pueda volver al deporte de élite son muy limitadas. "Todavía es pronto para hacer una observación detallada, pero hay que ser cautos en ese sentido. Yo, personalmente, desaconsejaría que practique el fútbol a los niveles que lo estaba haciendo", manifestó el cardiólogo. 

Dwamena padece una cardiopatía estructural que hace que tenga propensión a desarrollar arritmias ventriculares malignas. De ahí que, en el momento de máximo esfuerzo, estas se puedan manifestar poniendo en serio riesgo incluso su vida.

La primera vez que Asso vio a Dwamena fue el pasado 9 de octubre, cuando se descubrió que el atacante africano padecía unas taquicardias producto del sobresfuerzo que coincidían con sus mareos. Por ello, en ese mismo momento se recomendó que abandonase el fútbol profesional y se le implantase un desfibrilador para la actividad cotidiana. 

"Este dispositivo le aleja del peligro en su día a día y en la actividad física moderada, pero fútbol profesional va más allá. Con el paso del tiempo habrá que atender a su evolución, pero ahora es desaconsejable que regrese al máximo nivel", aclaró Antonio Asso, coincidiendo con el grueso de los especialistas que, en su afán de evitar la retirada, Dwamena ha visitado en los últimos tres meses en clínicas de Suiza o Barcelona.

 

El delantero pertenece al Levante y tiene dos años más de contrato con los valencianos. En el Real Zaragoza, actuó como cedido y, una vez conocida su dolencia, el club obtuvo su baja para acometer la incorporación de Javi Puado. Hasta entonces, Raphael Dwamena, refuerzo estrella del mercado veraniego, había sido titular indiscutible con la elástica blanquilla. Disputó nueve encuentros de Segunda División, anotando dos goles (frente al Alcorcón y ante el Extremadura). Su juego combinaba a la perfección con el de la otra referencia del ataque zaragocista, el colombiano Luis Suárez.

Etiquetas
Comentarios