Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Día ordinario... con el retraso jocoso de Luis Suárez por motivos personales

El Real Zaragoza trabajó con normalidad esta mañana de jueves en la Ciudad Deportiva, donde la llegada casi una hora tarde del goleador colombiano, con permiso por asuntos propios, rompió la rutina.

Luis Suárez, entre risas y chanzas, saluda al cuerpo técnico al incorporarse tarde al entrenamiento de este jueves en la Ciudad Deportiva.
Luis Suárez, entre risas y chanzas, saluda al cuerpo técnico al incorporarse tarde al entrenamiento de este jueves en la Ciudad Deportiva.
Toni Galán

Matinal de trabajo ordinario la de este jueves en el seno del Real Zaragoza, con el primer equipo blanquillo preparando con detalle en la Ciudad Deportiva la singular visita del domingo a La Coruña, ante el sorprendente colista, el Deportivo, en su estadio de Riazor

Con Víctor Fernández en plena fase de resolución de la disyuntiva entre Javi Ros e Igbekeme para sustituir al ausente Raúl Guti, que no viajará a Galicia al estar sancionado con un partido de suspensión por acumulación de tarjetas amarillas. Con todo el mundo en situación de normalidad, sin novedades en cuanto a los lesionados (Vigaray, Cristian Álvarez, Atienza, Zapater...). Con los apoyos del filial del central Jesús Álvarez y del lateral David Vicente. Y con frío, mucho frío y humedad en los montes de Cuarte y alrededores.

Y, para romper las rutinas, también con el retraso llamativo de Luis Suárez, el goleador del equipo y estrella del momento, al que se echó ostensiblemente en falta cuando el grupo salió al césped para dar inicio a la sesión preparatoria y que ganó todo el protagonismo cuando, minutos más tarde, llegó a toda prisa en un coche, se cambió como una exhalación y saltó al campo entre la chanza de todos sus compañeros, que lo recibieron con los habituales silbidos en estos casos. 

Luis Suárez, de entrada, se fue entre risas a saludar a Víctor Fernández y todo el cuerpo técnico. Y, de inmediato, se sumó a los ejercicios del resto de colegas. Nada anormal. Todo programado. Luis Suárez, por unas cuestiones de índole personal que requerían el primer tramo de la mañana para que el futbolista sudamericano pudiera acometer asuntos particulares, tenía concedido el permiso del entrenador y del club desde días atrás.  

Etiquetas
Comentarios