Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

¿En qué manos se ha puesto Zapater?

Hakan Alfredson, el doctor sueco que valorará en Londres al capitán del Real Zaragoza, es reconocido en su país por salvar las rodillas de Zlatan Ibrahimovic o la mítica esquiadora Anja Parson

Alberto Zapater, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Alberto Zapater, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Toni Galán

La última bala de Alberto Zapater para agarrarse al fútbol y evitar una retirada prematura pasa por las manos de Hakan Alfredson, un doctor sueco con consultas en su país y el Reino Unido a quien en Suecia atribuyen haber salvado las rodillas de la estrellas nacionales del fútbol, el célebre Zlatan Ibrahimovic, y del esquí, la campeona olímpica y mundial Anja Parson.

Hace algo más de once años, en los meses previos de la Eurocopa de Austria y Suiza, la maltrecha rodilla de Ibrahimovic se convirtió en un asunto de estado, justo cuando el gigante sueco jugaba en el Inter de Milan, en la plenitud de su carrera. Suecia aglutinaba una sugerente generación y miraba a la Eurocopa con ambiciones. Pero su icono no estaba bien. Ibrahimovic acudió al doctor Alfredson y en unas semanas estaba marcándole gol a España -posterior campeona con Luis Aragonés- en la segunda jornada del torneo. El delantero se recuperó y no pasó por más penurias: Hakan Alfredson le había dejado limpio y brillante el tendón rotuliano, del mismo modo que había hecho con la esquiadora Anja Parson tiempos antes.

El tendón rotuliano es la cruz a hombros de Alberto Zapater desde el pasado mes de mayo. Nada ha funcionado en la recuperación de ese haz de fibras en la rodilla. Y nadie conoce mejor en el mundo su anatomía, lesiones y funcionamiento que Hakan Alfredson. Su especialidad son, precisamente, los dos tendones con las lesiones más delicadas en el fútbol: el Aquiles y el rotuliano. Sobre estas dolencias, el doctor escandinavo ha publicado más de 150 artículos y ha innovado con tratamientos “a la vanguardia del mundo médico”, como refleja la página web de la clínica Pure Sports Medicine en la que pasa consulta, aunque las operaciones con cirugía las suele desarrollar en Suecia, en la ciudad ártica de Umea. Allí se operó la pasada primavera Anaitz Arbilla, defensa del Éibar, con el rotuliano roto después de meses con molestias. Ya en su etapa en el Espanyol había acudido a Alfredson, entonces con el Aquiles lastimado. Antes, pasaron por su camilla Andreu Fontás o Carles Puyol, o viejos rockeros como el irlandés Robbie Keane o el anglocanadiense Owen Hargreaves.

Con más de 30 años de años de experiencia, Alfredson es reconocido como una eminencia en el diagnóstico y terapia de lesiones tendinosas. Es profesor de medicina deportiva, cirujano ortopédico y uno de los principales consultores del mundo en el tratamiento del dolor crónico del tendón. En cooperación con la Universidad de Umea, ha realizado varios años de investigación en esta área, desarrollando nuevos métodos de tratamiento para los dolores crónicos en el Aquiles y el rotuliano. En su trayectoria, fue médico de la selección nacional sueca de hockey sobre hielo, así como del principal club de esta disciplina en su país, el Färjestad BK. Este deporte, junto al esquí, son el centro de interés del médico sueco, especialidades, todas ellas, de mucho impacto en los tendones de la rodillas.

Hakan Alfredson recibirá a Zapater el próximo lunes en Londres. Evaluará el estado de su rodilla derecha, atenderá a su historia clínico y realizará, si es preciso, pruebas complementarias (ultrasonidos, ecografías, elastografías…)… Una vez completadas, Zapater tendrá una valoración médica de prestigio. Será el momento de determinar si el capitán del Real Zaragoza necesita cirugía u otra técnica terapéutica en un tendón rotuliano que acostumbra a hacer de las suyas en futbolistas de larga carrera en forma de inflamaciones, dolores, desgarros… Barkero, en 2013, fue el último futbolista cuyo rendimiento lastró este tipo de lesión en el Real Zaragoza, arrastrándola desde su etapa previa en el Levante. Un calvario, como casi todas tendinitis, del que ni siquiera se ha librado Cristiano Ronaldo en el tramo final de su carrera.

Etiquetas
Comentarios