Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Víctor: "Afronto este partido en estado de alerta, con los ojos muy abiertos"

El entrenador del Real Zaragoza avisa de las trampas que tiene la Segunda División, avisa de un partido duro ante el Sporting de Gijón este viernes (21.00) y pide tensión a sus jugadores.

El entrenador del Real Zaragoza, Víctor Fernández, ha comentado cómo afronta el equipo el próximo partido, este viernes en La Romareda contra el Sporting de Gijón.

"El Sporting... en Segunda es todo imprevisible. La Segunda División me ha enseñado que has de estar en un estado de alerta permanente. Así afronto este partido: en ese estado de alerta, con los ojos muy abiertos. Sin ningún tipo de relajación. Sabiendo que, para ganar, deberemos hacer las cosas muy bien. No me fío de nada ni de nadie. Aquí, en esta liga, hay cosas muy raras. Estado de alerta". Así resumió Víctor Fernández, el entrenador del Real Zaragoza, su postura personal ante el partido de este viernes en La Romareda frente al Sporting de Gijón (21.00), correspondiente a la 39ª jornada de liga y tras el que solo restarán 3 envites más para definir la clasificación en una liga que viene atragantada para los zaragocistas desde octubre. 

"No me fío de nada ni de nadie. Aquí, en esta liga, hay cosas muy raras"

El Real Zaragoza aún busca certificar su permanencia en la categoría. Es decir, todavía tiene riesgo de descenso a Segunda B. Ubicado de partida en el puesto 14º, con 47 puntos (6 sobre la línea fatídica que marcan Lugo y Rayo Majadahonda con 41), el cuadro aragonés afronta este duelo con el oxígeno que le aportó en grandes dosis el vital triunfo del pasado sábado en Almendralejo, por 0-3, ante el Extremadura. En este escenario, Víctor pide a sus muchachos una gran aplicación sobre el césped para evitar un nuevo disgusto, tal y como sucedió en las dos presencias precedentes en La Romareda, con derrotas ante el Alcorcón (0-2) y el Deportivo de La Coruña (0-1).

"Este partido llega como llega. Es casi definitivo si sumamos los puntos para lograr la salvación. Si no hubiésemos ganado en Extremadura, la trascendencia está claro que sería diferente. Llega en un momento bueno para nosotros. Por eso, puede ser un partido muy, muy, muy importante. Y debemos competir desde el primer momento", comenzó subrayando al respecto.

"Hemos de dar una buena respuesta mental, en el ámbito de la cabeza, y también en el terreno físico. El Sporting de Gijón es exigente, un equipo poderoso, con mucha presencia, que llena y ocupa muy bien todos los espacios. Lo que hicimos en el campo del Extremadura nos tiene que reforzar esta actitud. Allí salimos a competir, sin miedo, con nuestras cualidades. Debemos jugar con tensión, con serenidad, de forma positiva", redundó su súplica en voz alta. 

La semana ha venido mejor encarada que las anteriores. La enfermería se ha ido vaciando de lesionados puntuales y de medio plazo. Los sancionados, Eguaras y Guitián, vuelven a estar aptos. Los 3 puntos en tierras extremeñas han sido un bálsamo clave en un ambiente que se había condensado peligrosamente la semana anterior. 

"Llevamos unos días con el panorama mucho más agradable y favorable. Los jugadores se están recuperando, solo hay 3 jugadores con baja médica: Toquero y Grippo, de larga duración, y Lasure, que no termina de arrancar. Ya están todos los demás de alta. Eso también me ayuda", admitió Fernández.

El técnico indicó un par de veces que ve a sus jugadores "muy motivados, muy concentrados" y está convencido de que el vestuario "le da a este partido el valor que tiene, que es muy importante". Así pues, lo que destila el Real Zaragoza en las horas previas a recibir al Sporting (10º en la tabla, aún con alguna opción de meterse en la Promoción) es sugerente e invita al optimismo.

Teniendo en cuenta que, además, se trata de un duelo que, cuando concluya y con el discurrir del fin de semana -es el hándicap de abrir la jornada y ser los primeros en actuar- podría traer el premio perseguido hace meses: eludir el descenso a Segunda B por fin de manera algebraica. Para ello es imprescindible la victoria. O sea, no volver a pifiarla en casa.

Etiquetas
Comentarios