Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Partido a la antigua, con un Real Zaragoza "valiente y pletórico"

Víctor Fernández advierte de un choque ante el Deportivo que, para que los aragoneses salgan airosos, necesita de un alto ritmo, de ataques constantes y de nula especulación.

Víctor Fernández, a la salida de la sesión de vídeo de este viernes en la Ciudad Deportiva.
Víctor Fernández, a la salida de la sesión de vídeo de este viernes en la Ciudad Deportiva.
Oliver Duch

"Debemos afrontar este partido con un rigor, con una tensión competitiva, con un afán de ganar y de arriesgar por encima de cualquier otro partido y por encima de la media. Eso lo tengo clarísimo". Víctor Fernández no dejó de lanzar mensajes de estrategia militar cuerpo a cuerpo a sus hombres en la previa al partido ante el Deportivo de La Coruña, este sábado en La Romareda a las 18.00.

El entrenador aragonés ha programado un duelo abierto, golpe a golpe, al abordaje. La diferencia de diseño entre ambas plantillas, el modo tan dispar de ejercer el fútbol que tienen los gallegos y los zaragocistas este año, unos siempre metidos en cabeza, los otros siempre en la cola de la clasificación, ha llevado a Víctor a una tesitura en la que, en sus previsiones tácticas, la victoria del Real Zaragoza pasa por jugar a la vieja usanza, de tú a tú, a pecho descubierto y a la ofensiva ante un cuadro coruñés que, a priori, parece bastante superior.

"Tenemos que hacer un partido pletórico. Ganar al Dépor es muy difícil, es un equipo con muchos recursos. Por eso, es obligado que estemos pletóricos. Nosotros no estamos preparados para aguantar y esperar atrás a un equipo como el Deportivo. Ahora ya no hay vuelta atrás, son partidos decisivos en los que no cabe guardarse nada. Ya no hay marcha atrás, no te puedes equivocar, solo hay que mirar hacia delante", insistió Fernández. 

"Necesitamos una presión máxima frente al Dépor, necesitamos competir los 90 minutos, no dejar ni una ventana a la relajación. No podemos darles ningún tramo del partido donde el Dépor pueda mostrar su fuerza y sus virtudes. Si no, estamos condenados a no ganar", redundó en su llamamiento a la casta, a la heroica, a la épica de un partido donde todo ha de ir a cien por hora y con percusión de fuego constante sobre el área gallega.

"Esta vez debemos ser más valientes que en todos los partidos que hemos jugado hasta ahora. Tenemos que ser muy valientes ante el Dépor. No confundir la valentía con ser un suicida. No. Hay que hacer todas las cosas con equilibrio, pero muy decididos", prosiguió con su labor oral de mentalización pública. Para que todo el mundo sepa a qué hay que apelar.

"Es un partido absolutamente diferente al anterior, el de Córdoba, que era muy difícil de afrontar y jugar en lo emocional y mental. Allí percibí a varios futbolistas agobiados, bloqueados, angustiados. Porque todo el mundo te decía 'que tenemos que ganar', 'tenéis que ganar', 'debéis ganar porque los 3 puntos son fundamentales'... Por eso hicimos un primer tiempo muy flojo, muy débiles en muchos apartados, hasta que nos adelantamos e hicimos brecha en el marcador, cambiamos algunas cosas y todo mejoró", quiso comparar lo que viene ante los coruñeses respecto de la mala imagen dejada en Córdoba, pese al 0-3 favorable final. 

"Contra el Dépor, es un partido que no tiene el nivel de dificultad mental que tenía el de Córdoba. Por un lado, porque juegas en casa, y por otro, porque hay otro tipo de rival, que es un descendido de Primera que tiene la obligación de subir, con un presupuesto altísimo y muy buenos jugadores. El jugador del Real Zaragoza va a jugar este partido con otro tipo de presión", concluyó su pronóstico, su análisis apriorístico. Algo así como que, si alguien ha de tener tensión por ganar, esos son los de La Coruña y, por ello, el Zaragoza ha de saber buscar sus opciones para sacar provecho de la ansiedad del adversario.

Por estas advertencias de Víctor Fernández, si el equipo responde a lo preparado, es posible que se vea un partido en La Romareda digno de un gran espectáculo futbolístico. De esos de final de temporada. Un pimpampum de ida y vuelta atractivo, sin frenos de mano, sin la especulación que suele reinar en la categoría en octubre, noviembre... o enero y febrero. Ahora los partidos ya son de otro tenor.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión