Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Un futbolista mermado que quiere ser útil en la hora de la verdad: Guti

La pubalgia ha arruinado el año del centrocampista aragonés: solo ha jugado en 10 partidos, uno solo completo, apenas 446 minutos.

Raúl Guti se ejercita al inicio del entrenamiento en la Ciudad Deportiva.
Raúl Guti se ejercita al inicio del entrenamiento en la Ciudad Deportiva.
Toni Galán

Raúl Guti, a título particular, está ya encarando la recta final de su calvario de temporada 2018-19. El joven canterano, de 22 años, podía imaginarse un año abrupto desde que, al final de la anterior campaña, le apareció una traidora pubalgia que acabaría llevándole al quirófano en agosto, lo que derivó indefectiblemente en una larga y tortuosa recuperación que iba a abarcar varios meses. Lo que seguro que no pasó por su mente es que, ese vía crucis suyo, iba a ser parejo al de todo el equipo, que el año pasado acabó 3º en la tabla y este año se mueve permanentemente en la cola de la clasificación (ahora es 17º).

Guti solo ha podido asomar en 10 partidos de esta sinuosa liga, solo 5 como titular, apenas uno completo. Nada más que 446 minutos sobre el césped, con un proceso guadianesco en su retorno al equipo. De los tres entrenadores del curso, Idiakez ni lo conoció, pues reapareció en noviembre. Alcaraz, casi no tuvo tiempo de tratarlo por su inmediato despido. Y Víctor Fernández, que creyó poder tenerlo ya recuperado a mediados de enero, vio con desazón cómo el dolor le reaparecía y Guti quedaba abocado a parar en seco de nuevo. 

Desde el día del Elche, hace nada, Raúl está empezando a probarse de nuevo tras mes y medio de retiro en el gimnasio con los fisios. Un ratito corto, de 10 minutos, fue el de su reaparición ante los ilicitanos. Después, contra el Nástic de Tarragona, otros 12 más. Y el último día, en el varapalo con el Alcorcón, la cosa subió de nivel pues fueron 70 minutos, a consecuencia de la prematura lesión de Igbekeme, al que sustityó. Víctor Fernández lo ha ido poniendo en forma en casa, en La Romareda. En los duelos de fuera, estuvo en el banquillo pero no salió nunca. No estaba para trotes de máximo rango.

“Estos últimos minutos que estoy teniendo son importantes para mí. Hacía mucho que no disponía de tantos minutos y me estoy encontrando bastante bien físicamente. Estoy mucho mejor y creo que, de aquí al final de la temporada, podré acabar al cien por cien”, dijo Raúl Guti en este Jueves Santo sin partido previsto para el fin de semana, por estar el Reus eliminado de la liga y ser el rival de turno.

El mediocampista sueña con poder ser pieza clave en el proceso final de salvación del Real Zaragoza, algo que tendrá que consumarse en las últimas 7 jornadas que restarán tras este forzoso parón inmediato. Guti quiere llegar, aunque sea tarde y a última hora, a ser un jugador que aporte factores positivos a la reacción que requiere el Zaragoza en el esprint definitivo del torneo.

“En la anterior fase en la que reaparecí, cuando ya pensaba que estaba al cien por cien, volví a recaer. Fue cuando mejor estaba sintiéndome, aquel día en el que metí el gol en Gijón y ganamos 1-2 en aquel campo tan complicado. Tuve que volver a parar y me he encontrado fastidiado. Pero bueno… ya estoy otra vez en el campo, que es lo que más me gusta”, rememoró un dolido Guti en este 18 de abril.

Es la intrahistoria de un jugador que, de facto, habrá perdido un año de su emergente carrera a causa de una pubalgia que no olvidará jamás. Hasta el día del Cádiz, en La Romareda, no pudo vestirse de corto, el 30 de noviembre, ya con diciembre a minutos de iniciarse. Y, después, la patología lo envío otra vez al dique seco el 25 de enero, tras ganar 2-0 al Oviedo. 

Pensar en que Guti pueda ser decisivo en los cruciales partidos que restan es aferrarse al optimismo máximo... o a la desesperación. Lo natural sería ir entrando poco a poco en juego, ir viendo la evolución progresivamente de su daño. Sin exigirle mucho más. Pero las necesidades acucian. Y él desea aportar todo lo que pueda. Y, en tales circunstancias, nada mejor que aplicar el sentido común, tanto a priori... como en el momento de la verdad. Todo lo bueno que pueda venir por parte de Raúl Guti de ahora en adelante será para celebrarlo con cava del bueno

Etiquetas
Comentarios