Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Benito y Papunashvili empiezan la 'semana blanca' con buena pinta

Los dos lesionados en las últimas semanas, en especial el cuasi crónico extremo georgiano, se entrenaron con normalidad este martes y se les espera en Córdoba en 12 días.

Benito y Papunashvili.
Benito y Papunashvili.
Aránzazu Navarro/Toni Galán

Benito y Papunashvili empezaron este martes con buenas vibraciones la 'semana blanca' del Real Zaragoza. Blanca porque no hay partido el fin de semana. La jornada próxima, la 35ª, será inexistente en lo competitivo para los zaragocistas porque toca turno de jugar contra el Reus, rival descalificado de la liga en enero y que deja coja alternativamente cada fecha de partidos, impar, con un equipo que tiene vacaciones forzosas.

con buena pinta

Los dos jugadores, lesionados en las últimas semanas, en especial el cuasi crónico extremo georgiano, se entrenaron con normalidad en la sesión vespertina celebrada en la Ciudad Deportiva y se les espera en Córdoba dentro de 12 días. Se trata de os piezas que, al inicio de la campaña, partían con vitola de cruciales en el devenir del proyecto zaragocista. Un lateral con cuajo y peso específico y salarial en el vestuario y un extranjero, internacional absoluto con Georgia y también con enorme repercusión en el volumen salarial del ajustado club zaragocista, cuyas expectativas trasladadas desde el área deportiva desde que el año pasado vino a España desde el más absoluto anonimato fueron siempre infinitamente más altas que su rendimiento posterior pero que, después de un buen final de campaña anterior, quedaron con un listón bastante alto por alcanzar de cara a este curso. Y eso, por cuestiones de salud, no ha tenido lugar ni de lejos.

Víctor Fernández, desde su llegada en diciembre, ha podido contar muy poco con ambos. Algo más (bastante más) con Benito, siempre titular con el '2' cuando ha estado bien... pero eso no ha sido lo normal, pues su musculatura ha sido algo vidriosa durante tan extraño año lectivo. Y muy poco con Papunashvili, de quien dijo el entrenador hace poco que "apenas lo había disfrutado hora y media".

Lo de Benito es casi rutinario. Ya el año pasado tuvo lagunas de pausa en la enfermería por roturas fibrilares. Lo de Papunashvili, convertido con el paso del tiempo en culebrón: desde julio (se perdió toda la pretemporada), pasando por su rara lesión en un tobillo tras un balonazo que no pareció tan serio recibido del albacetense Acuña en septiembre (fue además en la otra pierna, aunque su repercusión tras la caída cambió de extremidad el mal) y terminando con el mes que acaba de pasar en su casa de Tbilisi, la capital de su país, adonde se marchó para recuperarse en su ambiente y con el médico de su combinado nacional.

Parece que esta vez, con los 12 días que restan hasta el siguiente duelo en campo cordobés, es posible que Víctor Fernández pueda llegar a contar con estos dos jugadores en sus planes, si así lo considera oportuno el preparador aragonés. Lo de Benito es más común y no ofrece dudas si, como parece, ha salido ya de un nuevo episodio de lesión en su musculatura del tren inferior. Y lo de Papunashvili, con solo 280 minutos disputados en todo el año, algo extremadamente residual como es palmario, no deja de ser un deseo más de de cara al inventario de un jugador casi inédito que, ciertamente, pensando en que puede ser la pieza estelar del fin de temporada. Su falta de sintonía con la competición es, después de 9 meses de desierto y erial deportivo, algo inevitable ya a estas alturas, cuando el torneo va a concluir y los apuros extremos del Real Zaragoza en la zona baja de la tabla no aconsejan experimentos con balas de verdad. Mejor con gaseosa.

Por su parte, los demás inquilinos de la enfermería siguen su proceso con normalidad, pero fuera del grupo. Son los casos de Dorado, Lasure y, desde este domingo último, Igbekeme. El nigeriano, del que se temió una lesión seria en el peroné de la pierna izquierda tras una entrada brutal del ghanés Boateng (jugador del Alcorcón), tiene una fuerte contusión con traumatismo en esa zona dañada y, hasta el lunes próximo, no está previsto que se pruebe sobre el césped. Por lo tanto, su concurso en Córdoba es una incógnita a despejar bastante más adelante. +

Etiquetas
Comentarios