Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Linares, euforia con perdón en su estreno: lo hizo ante 'su' Elche

El delantero de Fuentes de Ebro cumplió su sueño de marcar un gol como jugador del Real Zaragoza en La Romareda ante el equipo en el que se consolidó como profesional.

Linares, Gol Elche
Linares, en la celebración de un gol con el Elche, donde jugó entre 2010 y 2013.
HA

Miguel Linares no está perdiendo el tiempo, ni mucho menos, tras aterrizar en el Real Zaragoza a finales de enero en el mercado invernal, tras su abrupta salida del Reus, club descalificado de la liga por irregularidades societarias graves de sus dirigentes. El veterano delantero centro aragonés, de Fuentes de Ebro, va quemando etapas a toda velocidad respecto de sus sueños de niño que, con 36 años y camino de los 37, ahora el destino le está permitiendo consumar cuando hace tiempo los daba por perdidos.

Linares, en ese círculo de sus deseos, empezó por debutar como futbolista del primer equipo del Real Zaragoza. Lo hizo en el estadio de Gran Canaria, ante Las Palmas, en el 1-1 del lunes 4 de febrero. Por fin, tras aquel año en el filial (el curso 2004-05) en el que no le vieron capacidades para jugar con los mayores y tuvo que salir a buscarse la vida por el mundo futbolístico por caminos muy secundarios. Es decir, 15 años más tarde de su frustración personal de juventud respecto de su voluntad no consumada por ser futbolista del Real Zaragoza, Linares saldó una deuda con su destino y con sus ambiciones deportivas. 

El siguiente paso del fuentero fue, obviamente, celebrar el primer gol con la camiseta blanquilla, con el león rampante en el pecho. Para un delantero, el mandamiento principal cada día. Y ese tanto histórico, el que tanto soñó de joven, lo gritó al cielo gallego en Lugo el sábado 9 de febrero, en su segunda aparición como zaragocista. Además, fue un gol que dio forma a un gran triunfo del equipo, por 1-2, en unos momentos importantes de la remontada bajo la batuta de Víctor Fernández. 

El guión particular de Linares aguardaba, por lo tanto, el siguiente paso desde hace un mes. El eslabón tercero era la consecución del primer gol del ariete en el estadio de La Romareda, en casa, ante los suyos, en las porterías de redes profundas, en el campo de sus ilusiones de infancia. Y eso aconteció este sábado, 16 de marzo, frente al Elche.

Si para Linares ya fue un momento de máxima emoción cabecear a gol el centro de P. Biel en el minuto 4 de partido; si para el delantero aragonés es un día grande para siempre este en el que el Real Zaragoza ganó 1-0 con un gol suyo en una jornada tan emotiva y exigente, aún se da un detalle más que hace inolvidable la fecha y el hito para él: el nombre del adversario, el Elche

Porque no es cualquier cosa el Elche para Linares. Allí, en tierras alicantinas y tras un año en Salamanca en el que se dio a conocer en el ámbito profesional, Linares creció, maduró y cuajó durante tres temporadas como delantero de nivel alto para la Segunda División española, desde 2010 a 2013. Ha sido, por lo tanto, una enorme casualidad que su primer tanto como zaragocista en La Romareda haya tenido que llegar en un choque contra el club ilicitano, parte crucial de su larga carrera deportiva.

Linares es enormemente querido en Oviedo, por la épica historia que compartió con el club carbayón al que ayudó a levantar desde las escorias de la Tercera División tras un hundimiento brutal por causas financieras de pasado. Pero, tras ese honor en la capital astur, le sigue de cerca el cariño que se le tiene en Elche.

Por eso, cuando Linares marcó su gol en La Romareda, su primera diana soñada en el coliseo blanquillo, tras celebrarlo con fuerza y emoción, después de mirar al cielo para dedicárselo a su padre, fallecido muy prematuramente cuando era un chaval, el '7' zaragocista miró a la afición del Elche desplazada a Zaragoza y pidió perdón con las dos manos juntas. Tan emotivo gol tenía haz y envés para él. Y así lo dejó plasmado.

¿Está el círculo cerrado para Linares o aún le queda algún reto más para, a los 36 años, rematar una carrera futbolística con todas las deudas morales cumplidas? Parecería que sí... pero no. Linares, en la zona mixta tras el partido, dijo que ahora quiere marcar en La Romareda, pero en el otro fondo. En la portería del Gol Norte. Para poder celebrar así la alegría del gol con la grada de animación, donde el corazón late con mayores pulsaciones cada día de partido en el estadio. Ahí queda el plan.

Etiquetas
Comentarios