Despliega el menú
Real Zaragoza

Una victoria sin excusas

El Real Zaragoza visita a un Lugo en declive de resultados con la necesidad de seguir subiendo posiciones en la tabla

Chechu Dorado, en un entrenamiento del Real Zaragoza
Una victoria sin excusas
Toni Galán

Aunque del vestuario salgan discursos de prudencia y mesura y el entrenador Víctor Fernández aparque la ambición a medio y largo plazo de su mensaje, el Zaragoza, según dicta la categoría, la clasificación y su propia dinámica, está para algo más que escapar de las posiciones de riesgo y vivir día a día pensando en una salvación que este año parece más barata que nunca. El Zaragoza está a tiempo de todo, incluso de aspirar al vagón de los seis primeros. Quedan días y quedan partidos.

Las últimas seis jornadas han constatado la reacción del equipo aragonés, pero, también, sobre todo, que tiene recursos de sobra para batallas mayores. Se ha revelado cierto que el potencial en jugadores era un superior a la realidad de los resultados. Ni siquiera el aluvión de bajas ha debilitado en proporción semejante la capacidad del Zaragoza en las últimas jornadas. Con el alivio que concede ya la clasificación, el equipo aragonés y Víctor Fernández están ante la necesidad de seguir mirando hacia arriba, alimentando la dinámica positiva con nuevas victorias y tomando el partido de hoy contra el Lugo (20.30/Gol) como un punto clave para que las aspiraciones sean algo más que la supervivencia y la autocomplacencia.

Si el Zaragoza quiere crecer, debe ganar en el Anxo Carro, justo en el momento del calendario que reserva dos partidos con los que podremos medir, en profundidad, el tamaño de su recuperación. Albacete en casa y Osasuna en El Sadar, posiblemente los dos equipos en mejor forma de la categoría, le dirán al equipo dónde está su techo.

El Zaragoza visita al Lugo impulsado por su valioso empate en Las Palmas y el buen hacer del equipo desde que Víctor Fernández puso cierta cordura táctica y ordenara a través del buen pie de sus jugadores el entramado ofensivo del Real Zaragoza. Las consecuencias han sido inmediatas: el equipo es alegre en ataque, remata más que nunca y también marca goles por encima de su media del curso. Hay jugadores como Soro, Igbekeme, Pombo o Marc Gual en Las Palmas fuera de sus posiciones naturales y óptimas pero el Zaragoza genera un volumen notable de fútbol porque cuando muchos futbolistas con buenas trazas se reúnen en el campo, siempre hay más posibilidades de que las cosas salgan bien. Y en este aspecto, Víctor Fernández, hoy y a lo largo de su carrera, se ha manejado como pocos: su olfato hacia el buen jugador es innegable, su ley máxima, por encima de dibujos tácticos o demarcaciones ideales.

Víctor fulmina a Marc Gual

En Lugo, esta tarde, el Zaragoza presentará idénticas hechuras, con el grupo de futbolistas al que Víctor le ha encontrado el punto de continuidad pese a las bajas. El rival presenta debilidades: en las últimas 7 jornadas solo le ha ganado al Rayo Majadahonda, un declive que lo ha empujado hacia abajo en la clasificación. Además, en sus despachos, tiemblan las paredes como consecuencia de una crisis institucional. El Zaragoza, visto el contexto del Lugo y el suyo propio, no puede perderle la cara a la victoria. Para ello, Víctor Fernández ha elaborado una convocatoria de mínimos en la que destaca la condena a Marc Gual, descarte técnico. Después de ubicarlo en la banda derecha en Las Palmas, el técnico ha considerado conveniente dejarlo en Zaragoza, a la espera de nuevas oportunidades. Javi Ros, por su parte, ya está listo para el servicio, recuperado de su lesión. Parece el momento también de Chechu Dorado, a quien el entrenador aragonés acabará poniendo tarde o temprano.

Apunta a ser esta una novedad de un once en el que puede volver Alberto Benito y se mantendrán Soro en el sector derecho del once y Álvaro Vázquez en punta, en su mejor momento: después de empezar jugando con Víctor Fernández en la izquierda, ha pasado al centro de la delantera, a su lugar de siempre, a correr al espacio, y el gol se ha presentado en él. Cosas del fútbol.

Etiquetas
Comentarios