Real Zaragoza

El Real Zaragoza espera a Miguel Linares y a Chechu Dorado

El delantero aragonés va a negociar su salida del convulso Reus y el central del Rayo es el objetivo si sale Perone

Dorado, en un partido con el Rayo contra el Zaragoza.
Dorado, en un partido con el Rayo contra el Zaragoza.
Enrique Cidoncha

Con la plantilla en fase de descanso y vacaciones navideñas hasta el sábado, la actividad del Real Zaragoza durante los próximos días se va a concentrar en los despachos, concretamente, en la dirección deportiva de Lalo Arantegui. El 1 de enero se abre el periodo invernal de inscripciones de nuevos futbolistas y el club aragonés tiene planificado acudir al mercado de fichajes, siempre y cuando aligere su masa salarial con la salida de varios futbolistas. Esa es la hoja de ruta: encontrarle destino profesional a jugadores, primero, para, después, acometer la incorporación de, al menos, dos refuerzos. Ambos tienen ya nombre y apellidos: el delantero Miguel Linares (Reus) y el central Chechu Dorado (Rayo Vallecano). Curiosamente, dos futbolistas veteranos con pasado en el filial zaragocista, que ha estirado su carrera lejos de La Romareda y que, ahora, pueden escribir las últimas líneas de su fútbol en el primer equipo del Real Zaragoza.

Antes de nada, el club aragonés va a tratar de solucionar las salidas de algunos jugadores. Principalmente, a Oliver Buff, Bruno Perone, Jeison Medina y Raí Nascimento. A estos cuatro, podría añadirse Gaizka Toquero, lesionado y pendiente de tomar una decisión oficial sobre si cuelga las botas por razones médicas. Con estas salidas, el Zaragoza dispondría de una bolsa salarial con la que afrontar la llegada de fichajes. El club no lo tiene sencillo en este sentido, serán necesarios acuerdos de rescisión que no le supongan ningún coste. La MLS estadounidense parecía hace unas semanas el destino de Buff, pero el interés que recibió el Real Zaragoza acabó enfriándose debido al bajón de nivel del suizo justo antes de su lesión. Por su parte, Jeison Medina apunta a regresar a Colombia, rompiéndose así la cesión de dos temporadas que firmó el Zaragoza el pasado verano con el Leones de Itagüi. A Raí se le va a proponer, como ya se hiciera en agosto, salir cedido a un equipo de Segunda B y Perone podría tener mercado en Segunda División.

La idea del club es usar el margen salarial que se libere con estas salidas en el fichaje de Miguel Linares y Chechu Dorado. El acuerdo con el delantero de Fuentes de Ebro sigue vivo a la espera de que pueda resolver su salida del Reus. Hace una semana, el club catalán pagó las deudas con parte de sus futbolistas y evitó que estos quedaran libres. Pero la situación, lejos de solucionarse, sigue tensa y la mayoría de la plantilla del Reus va a pedir dejar la entidad en las próximas fechas, debido a la incertidumbre institucional, económica y deportiva. Si Linares consigue cerrar un acuerdo con el Reus, el Real Zaragoza le inscribirá.

El otro frente activo es Chechu Dorado. Ahora, mismo, aunque el Zaragoza valora también otras opciones, es el mejor colocado para reforzar la defensa si sale Bruno Perone. Dorado quiere venir al Zaragoza y el acuerdo se sellaría rápidamente. Tiene contrato hasta el 30 de junio con el Rayo, donde no cuenta, y su desvinculación no presentará grandes problemas. Es un central zurdo, de exquisito trato de pelota y 1,82 metros de estatura. Se formó en los juveniles del Real Zaragoza y militó en su filial entre 2000 y 2004, antes de cuajar una carrera solvente en Lleida, Huesca, Betis, Villarreal y Rayo Vallecano, a caballo entre la Segunda y la Primera División.

De 36 años, como Miguel Linares, con él y con Dorado, el Zaragoza quiere meter veteranía y experiencia en un vestuario joven y especialmente expuesto a las dificultades en casos de crisis deportiva como la actual.

Etiquetas
Comentarios