Fútbol

Linares y el Real Zaragoza, pendientes de los pagos del Reus

El delantero de Fuentes pretende la carta de libertad de su club, que debe satisfacer hoy sus deudas con parte de la plantilla para continuar en competición.

Miguel Linares intenta una jugada en el encuentro ante el Córdoba.
Miguel Linares intenta una jugada en el encuentro ante el Córdoba.
lfp

Tras haber alcanzado un acuerdo con Miguel Linares como refuerzo para la delantera del Real Zaragoza en el mercado de invierno, tanto el futbolista como el club aragonés viven pendientes de la situación terminal del Reus, entidad que deberá abonar este viernes mismo las cantitades que adeuda a siete jugadores de su plantilla profesional. En caso de no satisfacer dichas sumas, el centenario club reusense vería comprometida su supervivencia. Sería en este momento en el que se activaría el acuerdo ya alcanzado entre el Zaragoza y Linares.

El club del león rampante también se reforzará con el defensa Chechu Dorado, que en estos momentos milita en el Rayo Vallecano. La desvinculación de Dorado del Rayo se estima próxima, aunque este movimiento no reúne la problemática que encierra la crisis del Reus. Dorado y el club rayista acordarán una indemnización. No hay más miga en el asunto Dorado. La llegada de Linares lleva implícito el traumático desvanecimiento del Reus, noticia en la Segunda División por su heroica resistencia en el campo y por su crítica situación financiera.

La pesadilla del Reus comenzó en verano, cuando no pudo tramitar las licencias de Víctor Silva, Yoda, Tito Ortiz y Lekic, al considerar la Liga de Fútbol Profesional (LFP) que el club superaba el tope salarial acorde a sus ingresos. Tampoco pudo inscribir a Isaac Cuenca. Tras esta merma deportiva inicial, comenzaron a llegar los impagos, acumulándose tres nóminas sin cobrar, deuda máxima tolerada por el convenio colectivo de la AFE y la LFP. En caso de denunciar, los jugadores quedarían libres a los cinco días de verificado el impago. También hay que considerar que para poder competir en Segunda es imprescindible contar con 12 licencias profesionales. Después de denunciar la situación e incluso anunciar la retirada, el dueño del club, Joan Oliver, encontró el dinero para pagar a 11 de los denunciantes. El abono de las cantidades se produjo el 15 de diciembre, horas antes de la disputa del partido ante el Córdoba (1-1).

El Reus había pagado a 11 jugadores, pero todavía quedaban siete de su plantilla profesional, además de los trabajadores del club. En total, se estima que la cantidad a abonar es de un millón de euros, pago que se debe efectuar en un plazo que concluye este viernes, 28 de diciembre. Los siete futbolistas denunciantes (Shaq, Mikel Villanueva, Badia, Olmo, Querol, Fran y Víctor Silva) obtendrían la carta de libertad en el caso de que el club no realice el ingreso, según establece el convenio colectivo.

Mientras el club vive un momento de insufrible incertidumbre, la plantilla que gestiona Xavi Bartolo tiene previsto regresar a los entrenamientos este sábado, día 29. En Reus se habla de las probabilidades de este regreso. También se habla de la llegada de un inversor, del millón de euros imprescindible en el futuro de la entidad. El que no regresará este sábado será Xavier Llastarri, presidente institucional, recientemente dimitido tras recibir amenazas. Tampoco regresará el segundo entrenador, Abel Mourelo, que se acaba de marchar al Tokushima Vortis de la Segunda División japonesa. El resto tampoco está muy seguro que regresen. Y mucho menos que el club continúe en competición. Si no sigue, Linares jugará en enero en el Real Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios