Despliega el menú
Real Zaragoza

Las muletas de Papunashvili y el tiempo demasiado ajustado de Igbekeme

El georgiano sigue este martes ayudándose con bastones para caminar, por lo que su concurso ante el Osasuna se descarta. El nigeriano continúa sin entrenarse.

Igbekeme, con las botas en la mano, camino del gimnasio este martes. A la dcha., Papunashvili, sentado.
Igbekeme, con las botas en la mano, camino del gimnasio este martes. A la dcha., Papunashvili, sentado.
Toni Galán

Día martes, a falta de 6 fechas todavía para jugar el siguiente partido, retrasado al máximo en la próxima jornada, la 8ª, el lunes que viene a las 21.00 en La Romareda ante el Osasuna. Y Papunashvili parece totalmente descartado para esa cita, vistas las dificultades que aún tiene para su movilidad tras el balonazo que sufrió de Acuña en Albacete y que le desestabilizó la pierna derecha y le generó daño en los ligamentos del tobillo izquierdo en el apoyo final sobre el suelo. Para preservar una buena recuperación de ese daño, el georgiano aún se ayuda de muletas para caminar, pura prevención. Por supuesto, así no hay manera de entrenarse en condiciones, ni mínimamente.

Por su parte, Igbekeme, que está siendo tratado por los fisioterapeutas desde que el día 16 se rasgó muscularmente en la zona inguinal durante el partido de Almería, tampoco está todavía apto para reintegrarse al grupo. No lo hizo en la sesión del lunes ni tampoco en la del martes. El hecho de que el duelo contra los osasunistas tenga tanta demora en la ubicación temporal de la próxima jornada y ofrezca más horas que nunca para una recuperación física a un jugador lastimado otorga al nigeriano alguna opción de acelerar los tiempos de su cura.

En un principio, los médicos valoraron su tiempo de baja en 3 semanas, los clásicos 20 días. Y se barajó su ausencia ante el Lugo, Albacete y Osasuna, quedando programada su vuelta al equipo en Soria, el día 13 frente al Numancia. Si Igbekeme fuera capaz de entrenarse progresivamente a partir del miércoles y sus sensaciones fuesen buenas, quizá Idiakez, el entrenador, pudiera considerar la anticipación del regreso del africano a la citación en una jornada de liga. Esto esta aún por verse. Y, en el caso de que así ocurriera, todavía faltaría el último visto bueno, el médico, sustentado en el grado de riesgo de recaída que envolvería la hipotética alineación de Igbekeme frente al Osasuna el lunes próximo.

Así pues, Papunashvili queda ya prácticamente descartado, mientras que el caso de Igbekeme queda aplazado al menos 48 o 72 horas en el mejor de los casos (si el proceso se ralentizara a partir del miércoles, su descarte llegaría incluso antes).

Etiquetas
Comentarios