Despliega el menú
Real Zaragoza

El Real Zaragoza empata ante el Tudelano sin goles en su primer amistoso

El equipo de Idiakez falló varias ocasiones claras en la segunda parte y no pudo dar forma a su dominio.

Benito despeja un balón durante el Tudelano-Real Zaragoza de este sábado.
Benito despeja un balón durante el Tudelano-Real Zaragoza de este sábado.
Dani Marzo

Primer amistoso serio de pretemporada del Real Zaragoza que concluyó 0-0 en el campo del Tudelano. Fue un partido típico de las fechas, con infinidad de probaturas por parte de Idiakez en sus primeros pasos como entrenador blanquillo y con una evidente falta de ritmo y precisión que derivó en el marcador final.

Le costó al equipo zaragocista cogerle el aire al partido. El primer cuarto de hora fue, sorprendentemente, de mayor control del balón de los navarros, que llegaron a las cercanías del área de Cristian Álvarez con cierta facilidad, aunque solo pudieron culminar sus jugadas con un par de disparos lejanos que se marcharon muy altos. Idiakez volvió a repetir el doble experimento que se vio el jueves en Boltaña, con Verdasca como pivote en la línea media y Delmás jugando como central. La espesura con el balón fue la norma en el manejo de los tiempos por parte de los tomates, que así vistieron los aragoneses esta vez.

Ni el luso está acostumbrado a esa labor de distribución de juego, donde chirrió más que atinó, ni el lateral tiene la envergadura corporal como para dar presencia a la zaga en el centro (el ex del filial Gabarre, en las marcas al hombre, le sacaba la cabeza en estatura). En términos más globales, al Zaragoza le faltó desde el principio fluidez creativa en la medular, con un Igbekeme demasiado alborotado, con Javi Ros -tudelano y agasajado en su pueblo- poco enchufado y con Buff escaso en acierto. Y, por supuesto, se echa en falta veneno a toneladas en la delantera. Pombo intentó desmarques que nadie vio ni asistió y el joven Baselga pasó totalmente desapercibido, aislado en punta.

Lo mejor del Zaragoza en la primera parte fueron las penetraciones del lateral Benito por la derecha, muy profundo y activado. De ahí surgieron las pocas jugadas potables que consumó el cuadro zaragozano en la primera mitad. Por el otro flanco, el canterano Nieto también lo intentó, aplicando la filosofía de Idiakez de dar valor a los laterales en ataque, pero con menos tino.

No hubo ocasiones claras de gol antes del descanso. Igbekeme probó desde lejos en el minuto 13, pero el chut desde 30 metros se le marchó a dos palmos del palo. Replicó el Tudelano con una falta directa, en el 26, que Ardanaz lanzó de rosca muy cerca del palo izquierdo, fuera. Tres minutos después, Javi Ros, tras el rechace de una falta lateral, empalmó la pelota al borde del área, mordida, fuera del marco de Pagola. De nuevo hubo respuesta local, en las botas del exzaragocista Meseguer, que ejecutó una chilena tras un córner que paró bien colocado Cristian Álvarez.

En la recta final del primer periodo, Buff firmó las dos mejores acciones ofensivas zaragocistas. La primera, en el minuto 38, un disparo desde la frontal del área que rechazó como pudo el portero local. Y en el 41, lanzando un córner directo con efecto que Pagola sacó bajo el larguero con el guante sobre la raya cuando se colaba.

El 0-0 del intermedio describía correctamente lo acaecido en un duelo con poca velocidad en los movimientos, con demasiada pereza en los centrocampistas para intentar pases verticales sobre las líneas de desmarque de Pombo o Benito. Algunas combinaciones eran de libro, cantadas, pero los Verdasca, Ros, Igbekeme y, sobre todo, un parsimonioso Buff, no se decidieron nunca a arriesgar. Idiakez tendrá que estimular a los arquitectos de la línea creativa. Las bajas de Eguaras, Zapater, Guti y Papunashvili son muchas bajas para el equipo. En Tudela se vio a la legua.

El segundo tiempo comenzó con el clásico carrusel de cambios de cada ensayo de verano. El Tudelano cambió a todos menos al portero Pagola y al ariete Gabarre. En el Zaragoza, entraron 5 nuevos: Ratón, Aguirre, Perone, Pep Biel y Raí Nascimento. El técnico, Idiakez, movió fichas: Delmás se fue a su sitio, el lateral diestro. Nieto se adelantó al medio campo, como interior. La defensa quedó más ortodoxa.

El partido se reanudó con un susto morrocotudo para el Zaragoza. El veterano Ion Vélez estuvo cerca de anotar el 1-0 en la primera jugada, al volear en carrera a la primera un centro de Belío, con el equipo aragonés aún dormido. El remate rozó la escuadra por fuera. Enseguida, el recién salido Pep Biel hizo despertar a los tomates con dos jugadas de peligro. En la primera, tras haber ganado el balón al central Corral, se recreó en el área y no llegó a tirar porque le quitaron el balón por detrás. Y seguidamente, el propio Biel culminó mal un centro raso de Delmás al corazón del área, disparando al lateral de la red. Los primeros minutos del segundo tiempo fueron mucho más ágiles que la mayor parte de la primera fase.

El Real Zaragoza, con los cambios, mejoró visiblemente. Movió más y mejor la pelota. Buscó pases largos a los puntas y así llegaron dos ocasiones palmarias de gol que marraron consecutivamente Alfaro, recién salido al campo en el 63, y Javi Ros en el 65. El primero, mano a mano ante Pagola, remató sobre el cuerpo del portero navarro. El segundo, en un pase letal de Raí Nascimento, también solo ante el guardameta, chutó raso al pie del arquero. Ahí debió haber encarado la victoria el Zaragoza, pero careció de acierto final. La cosa no quedó ahí. En el 70, Torras no logró empujar a gol a bocajarro un cabezazo previo de Ros a la salida de un córner. Demasiadas concesiones bajo los palos del rival que, al final, se pagan y suponen victorias o tropiezos.

En el esprint final del partido, con el colofón del molinillo de cambios cubierto por ambos bandos, el Zaragoza intentó lograr la victoria con interés. Botó varios córners con peligro. Merodeó el área tudelana sin cesar. Pero nadie halló el resquicio del gol. Raí, en el 84, sí que mandó el balón a la red a la media vuelta tras un centro de Alfaro… pero había controlado la pelota con la mano y la acción quedó anulada. Y para acabar el serial de ocasiones fallidas, el joven Carlos Vicente, casi en el minuto 90, se quedó solo ante el portero y remató duro, sin colocación, al cuerpo del arquero.

Para que el VAR tuviera uso en un partido tan limpio y no pasara a la historia como un estreno inerte con el Real Zaragoza como protagonista, en la última acción, el internacional Del Cerro Grande (un lujo de arbitraje en pretemporada) solicitó ayuda a la tecnología cuando de nuevo Carlos Vicente arrancó hacia la portería del Tudelano para batir a Pagola. Era fuera de juego y los colegiados del videoarbitraje, los aragoneses Jaime Latre (también de Primera) y su ayudante, el habitual asistente Bueno Mateo, así se lo corroboraron por el auricular sin necesidad de ir a consultar la pantalla de banda.

En definitiva, un partido puro de preparación, de los de finales de julio cuando todo está todavía muy tierno y las conclusiones a sacar son y deben ser pocas y sin hondura en líneas generales.

Ficha Técnica

CD Tudelano: Pagola; Delgado (Jiménez, 46), Meseguer (Zamorano, 46), Lalaguna (Corral, 46), Royo (Arellano, 46); Ardanaz (Vega, 46), Navarro (Guillermo, 46), Adán Pérez (Lázaro, 46), Lahuerta (Belío, 46); Gabarre (Pascual, 62) y Soto (Ion Vélez, 46).

Real Zaragoza: Cristian Álvarez (Ratón, 46); Benito (Aguirre, 46), Delmás (David Vicente, 75), Grippo (Clemente, 62), Nieto (Carlos Vicente, 75); Verdasca (Torras, 62), Javi Ros (Soro, 75), Igbekeme (Perone, 46), Buff (Pep Biel, 46); Pombo (Alfaro, 62) y Baselga (Raí Nascimento, 46).

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité Madrileño), internacional de Primera División. Amonestó a Verdasca (31) y Royo (42).

Goles: No hubo.

Incidencias: Partido amistoso de pretemporada jugado en el estadio Ciudad de Tudela. Tarde nublada, con temperatura agradable, 26 grados. En las gradas, alrededor de 1.200 espectadores. Se aplico el VAR (Videoarbitraje), en periodo de pruebas, con el árbitro aragonés de Primera División Santiago Jaime Latre y su asistente Jorge Bueno Mateo como responsables de su gestión.

Etiquetas
Comentarios