Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Puestos doblados de partida: los fichajes solo vendrán tras las salidas

Salvo el advertido fichaje del "delantero contrastado" que le falta a Lalo en su pizarra, el resto de nuevas contrataciones solo responderán a las bajas que surjan en el Real Zaragoza de este momento.

Lalo Arantegui, el pasado martes ante los medios de comunicación.
Puestos doblados de partida: los fichajes solo vendrán tras las salidas
Toni Galán

"Vamos a mantener el bloque. El cambio de proyecto fue del año anterior a este", subrayó Lalo Arantegui el pasado martes ante la prensa zaragozana cuando esbozó el Real Zaragoza que viene de cara a la temporada 2018-19. "Incorporaciones, no esperéis muchas", advirtió con intención.

Todo porque, en la pizarra que recoge la plantilla del curso próximo, Lalo tiene con contrato en vigor casi todos los puestos doblados. Es decir, tiene el equipo hilvanado de tal manera que, si la nueva liga empezase dentro de 15 días, el Real Zaragoza podría acometerla sin problemas, sin mermas tácticas en su diseño.

Ahora mismo, a 14 de junio (así será cuando el nuevo año lectivo del fútbol comience el 1 de julio, en nada), el Real Zaragoza tiene vigentes a sus dos porteros, Cristian Álvarez y Ratón. También a sus dos laterales derechos, Benito y Delmás. Y a los carrileros zurdos, Ángel Martínez y Lasure. Asimismo, a los cuatro centrales: Grippo, Mikel González, Verdasca y Perone.

Cuenta con todo el bloque del medio centro: Eguaras, Zapater, Javi Ros (recién renovado), Raúl Guti. A ellos ya ha añadido al recién fichado Igbekeme (nigeriano que viene del Gil Vicente portugués) y al balear Pep Biel, ascendido desde el filial.

En el apartado ofensivo, para la mediapunta o con opciones de volcarse a bandas, siguen Papunashvili, Buff, Pombo, Toquero, Oyarzun, Alfaro... y se ha incorporado a Aguirre (zurdo que viene del Rayo Vallecano). Y, en la referencia en punta, es obvio que ha quedado el vacío mayor, pues solo asoma con contrato el recién fichado Jeison Medina, colombiano que cruza el charco por primera vez.

La cuentas son por ahora equitativas en cifras, se han ido tres (Borja Iglesias, Vinícius y Febas) y han venido tres (Medina, Aguirre e Igbekeme). Al margen, claro, el añadido del filial Biel. Pero no casa tanto el relevo numérico si se atiende a las ubicaciones en el campo de los que se han ido y los que han llegado. El déficit a cubrir con máximo cuidado y acierto está en la zona de los goles. Falta el que recoja el testigo de Borja Iglesias. Palabras mayores.

Con este entramado dibujado en los papeles, el ritmo del verano en el área deportiva en cuanto a nuevas incorporaciones está ya bien definido: "Salvo el fichaje del delantero contrastado que falta, solo ficharemos en caso de que haya salidas, reforzando el puesto que se vaya", avisó Lalo Arantegui. Traducido, si se acaba marchando Oyarzun... vendrá otro con el perfil de Oyarzun. Si el que se va es Alfaro, llegará después otro de las características de Alfaro. Lo mismo ocurrirá si quien busca acomodo lejos de Zaragoza es Ángel Martínez. Y así sucesivamente. En casos de mayor calado, es obvio que si el portero Cristian Álvarez se terminase marchando del Real Zaragoza, las turbinas de club se pondrían a toda máquina para contratar otro guardameta con pedigrí que supliera al argentino.

Pero todo tendrá, en principio, un desarrollo ajustado al mecanismo causa-efecto. La plantilla está atada en su mayor parte a fecha actual. Y el Real Zaragoza solo irá respondiendo convenientemente a los movimientos que sus jugadores con contrato le puedan ir marcando dentro del mercado estival, que se pondrá a cien por hora en poco tiempo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión