Despliega el menú
Real Zaragoza

En el fondo, el Zaragoza recibe al Huesca con la espina clavada del 3-1 de la primera vuelta.

Lasure, portavoz este miércoles, reconoció que el cuadro zaragocista quiere restituir el daño que le generó la derrota de El Alcoraz en noviembre.

Dani Lasure, en carrera por delante de Eguaras y Borja Iglesias.
Dani Lasure, en carrera por delante de Eguaras y Borja Iglesias.
Raquel Labodía

Daniel Lasure, el lateral zurdo zaragozano, va a vivir su primer derbi contra el Huesca dentro del campo. El canterano fue el portavoz del Real Zaragoza este miércoles y destiló en sus declaraciones que, en el fondo, sí que existe cierto aire de revancha entre los blanquillos para restaurar el daño que le hizo a los de Natxo González el 3-1 de la primera vuelta en El Alcoraz. Una derrota que, por su formato de pésimo juego de los zaragocistas, causó una crisis de identidad que se arrastraría posteriormente durante tres meses.

"Es un partido muy especial. Y más después del partido de la primera vuelta, donde salimos escaldados. Tenemos muchas ganas. Aquel fue un partido que nos dolió muchísimo", dijo abiertamente Lasure al respecto.

"Obviamente, siempre tienes esa espina clavada de darle la vuelta a aquel partido y ganar esta vez", abundó el '17' blanquillo.

Lasure, no obstante, expuso que ese afán no debe confundir al Real Zaragoza en el planteamiento de un partido de más revoluciones que las necesarias. "Todo habrá que afrontarlo sin volvernos locos. Debemos seguir haciendo lo mismo que en los últimos meses, donde estamos siendo muy sólidos y compitiendo bien. La clave será jugar tranquilos, no estar sobreexcitados", puntualizó.

Un mecanismo que deberá combatir asimismo el extraordinario envoltorio que presentarán las gradas del estadio zaragozano, que van a rozar el lleno completo. "La Romareda llena da muchísima fuerza, es un plus de motivación para nosotros", admitió Lasure.

Etiquetas
Comentarios