Despliega el menú
Real Zaragoza

Cristian, el camino del héroe

La exhibición contra Osasuna fue la última en la temporada del portero argentino, pieza básica del equipo. Durante todo el año, ha intervenido directamente en la suma de puntos

Cristian Álvarez, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Cristian Álvarez, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Guillermo Mestre

Desde los tiempos de Roberto Jiménez, el Real Zaragoza no contaba entre los suyos con un portero del impacto y la influencia de Cristian Álvarez. Es decir, un guardameta que sume puntos y no los reste. Alguien capaz de incidir en los resultados de modo rotundo y decisivo. Tal y como sucedió en Pamplona, con Osasuna como incrédula víctima de las proezas del argentino entre los palos. Los sucedido en El Sadar solo es la última exhibición de un portero que ha convertido la profesión de héroe en un oficio cotidiano durante toda la temporada. Hasta en 9 partidos ha sido clave para que el Zaragoza ganara puntos o no los perdiera. En la esencia de Cristian esta eso: no es un portero que pare mucho, sino que para cuando tiene que parar:

Jornada 6. Zaragoza - Nástic 1-1

Le costó debutar cuatro jornadas a Cristian tras su tardío fichaje y sus circunstancias especiales, después de un año en blanco por razones personales. En la jornada 6, se produjo su primera demostración, frenando al Nástic durante media hora en la que el Zaragoza jugaba con uno menos: le sacó manos imposibles a Barreiro, una colosal tras una volea, y a Omar.

Jornada 14. Zaragoza - Rayo 3-2

La apurada victoria contra el Rayo se fraguó en paradas de Cristian Álvarez cuando el partido aún iba empate a cero. A Raúl de Tomás le tapó un mano a mano. Y a Embarba le sacó un gol hecho sellando el primer palo en un remate escorado. El Real Zaragoza pudo ganar porque Cristian Álvarez se encargó de ello.

Jornada 17. Sporting - Zaragoza 0-1

Desbarató Cristian claras ocasiones de Santos, Rubén García o Jordi Calavera durante los momentos de mayor dificultad para el Real Zaragoza. Pero su acción decisiva fue el penalti detenido a Michael Santos con 0-1. Su imagen en la ceremonia previa al disparo quedó grabada: mirando al vacío, engañando al lanzador, con un gesto fingido.

Jornada 24. Zaragoza - Córdoba 1-0

Y Cristian Álvarez repitió ritual y acierto: contra el Córdoba, con 1-0 a favor, el Zaragoza se arrojó a las manos de su portero, quien detuvo a Alejando Alfaro un penalti que bien pudo cambiar el destino expansivo del equipo en la segunda vuelta.

Jornada 25. Alcorcón - Zaragoza 1-1

Al final del encuentro, el guardameta argentino resultó vital para evitar la derrota y sumar un punto en el campo de Santo Domingo. Su paradón al misil que Sangalli se sacó desde la frontal en el minuto 91 fue espectacular. Antes, en la primera mitad, ya había abortado un claro gol de Peña en una de las tantas acometidas del Alcorcón ese día.

Jornada 26. Zaragoza - Lugo 2-0

Antes de que al Real Zaragoza se le pusiera el partido de cara con dos goles, Cristian Álvarez intervino puntual y resolutivo para evitar la ventaja del rival. Frenó al delantero Cristian Herrera en un remate a bocajarro con una parada fabricada de reflejos, posicionamiento y velocidad. También, esta vez con el pie, evitó un gol cantado de Fede Vico en la segunda mitad.

Jornada 27. Nástic - Zaragoza 0-2

La volea que taponó a Barreiro, con un vuelo imposible, al final del partido, en el minuto 88, se definió como su acción estelar en el encuentro. Pero hasta llegar allí, Cristian Álvarez tuvo paradas para todos: a Fali le sacó un remate a diez centímetros en un córner, a Álvaro Vázquez le cerró las vías del gol en otra ocasión clara, a Juan Jiménez le negó un remate duro abajo con la zurda... y a Uche le paró, desde el suelo, con un golpe de riñones, un remate que tenía todo el color del gol. Otra actuación decisiva del portero, pese a la victoria por dos goles del Real Zaragoza.

Jornada 29. Numancia - Zaragoza 1-2

Oportunista como nunca, con empate en el marcador, cuando más falta hacía, Cristian Álvarez resolvió dos duelos fundamentales con Nacho, extremo del Numancia. En el minuto 69, detuvo abajo un fuerte remate. Y cinco minutos después, frente al mismo protagonista, firmó una jugada clave: en un mano a mano, le aguantó, le fue cerrando el hueco y descarrilándolo del camino del gol, hasta que Natxo se abrió tanto que su tiro acabó fuera. Luego, Pombo marcó el gol del triunfo, pero Cristian ya le había puesto la alfombra roja a la victoria.

Jornada 31. Osasuna - Zaragoza 1-2

Resulta casi imposible de contabilizar el número de milagros por metro cuadrado que Cristian efectuó en Pamplona. Imborrables son su increíble parada a Quique con una reacción felina en la primera mitad, o el vuelo sin motor para despejar el fantástico chutazo de Borja Lasso, un tiro envenenado directo a la escuadra, en la segunda mitad. En El Sadar tardarán en olvidar a este portero argentino al que el fútbol le ha ofrecido una revancha, mientras el Zaragoza le disfruta.

Etiquetas
Comentarios