Despliega el menú
Real Zaragoza

El líder de la segunda vuelta... el Real Zaragoza

Con el triunfo ante el Oviedo, suma 16 de los 21 puntos disputados en las 7 jornadas del segundo tramo de la liga, con 5 victorias, un empate y una sola derrota.

Clasificación parcial de la segunda vuelta de la liga de Segunda División, con el Real Zaragoza líder en las 7 primeras jornadas. (Falta el Tenerife-Lugo, suspendido este fin de semana por el temporal en Canarias).
El líder de la segunda vuelta... el Real Zaragoza
HA

El Real Zaragoza ya es el mejor equipo, en solitario, de las 7 primeras jornadas de la segunda vuelta. Andaba 2º, tras el líder Huesca, desde hace un par de semanas. Y, en este último fin de semana, la derrota oscense en Vallecas (3-0), coincidente en el tiempo con el triunfo zaragocista frente al Oviedo (2-1), ha volteado ese puesto parcial que, sin servir realmente para nada, sí es un hito orientativo que dice mucho de cómo está siendo la reacción blanquilla en este último trecho del torneo. Un termómetro de situación. Una guía de comportamiento.

Este líder puntual, el revitalizado Real Zaragoza de 2018, ha sumado 16 de los 21 puntos dirimidos desde que el calendario volvió a repetirse el 13 de enero. Le siguen, con 15 en el mismo periodo, el Granada, el Rayo Vallecano y el citado Huesca. Y, a una distancia cercana, con 13 puntos, aparecen el Barcelona B, el Valladolid y el Sporting de Gijón. Este sería el elenco de los sobresalientes y notables de la referida segunda vuelta.

Una renta adicionada por los zaragocistas mediante 5 triunfos, un empate y una sola derrota. En efecto, solo se han dejado 5 puntos de sumar en este tiempo: cuando el Real Zaragoza cayó por 2-1 en Granada y en el empate, 1-1, en Alcorcón. Los demás choques son todo éxitos. Cuatro triunfos en La Romareda, por 1-0 ante Tenerife y Córdoba, por 2-0 contra el Lugo y, este domingo, por 2-1 en la visita del Oviedo. Y el quinto, a domicilio, por 0-2 en Tarragona. El balance goleador es de 10 goles a favor por 4 en contra. Números de líder. De poderoso equipo en ese periodo de 43 días naturales.

El mérito del equipo zaragozano es enorme por venir de la zona baja de la tabla (algo en lo que le secunda el Barcelona B en ese septeto de adelantados que son los mejores en el último mes y medio). Porque los tres que suman un punto menos que el Real Zaragoza en la segunda vuelta, Granada, Rayo y Huesca, resulta que son los tres primeros clasificados en el escalafón real del torneo. Los oscenses van primeros, los rayistas segundos y los granadinos terceros. Es natural, por lo tanto, que viviendo en cabeza las rentas sean altas por pura lógica. Lo sorprendente es el despertar del languidecido Zaragoza que acabó la primera fase liguera asomado al abismo del vagón de cola e, incluso, vivió su peor momento clasificatorio tras empatar en Alcorcón en la 4ª jornada de esta serie brillante (las carambolas de los demás marcadores de la parte baja lo dejaron a solo 2 puntos del descenso).

Es evidente que, no haber mediado este brinco tremendo en su suma de puntos, el Real Zaragoza, de haber seguido en estas últimas jornadas con su pausado ritmo de rentas, se hubiese metido en un lío mayúsculo a fecha de hoy. Y, por el contrario, gracias a que la trayectoria positiva ha ido in crescendo hasta acumular tres triunfos seguidos, un 9 de 9 en los últimos 15 días, otra carambola de resultados favorables de terceros en la parte de la tabla que le precede lo ha acercado mucho más hacia el tren de la promoción del ascenso de lo que podría imaginarse hace solo tres partidos: está a solo 4 puntos de la 6ª posición, que ocupa el Numancia, precisamente el rival al que se visita el sábado en Soria. Y, con 14 partidos por delante para la conclusión de la liga, es decir, con 42 puntos aún por subastar, ese tipo de distancias no son rotundas.

El Real Zaragoza, cuando las matemáticas y el rendimiento deficiente le apretaban hace muy poco tiempo, sabía y reconocía que estaba en la obligación de firmar una segunda vuelta de campeón para, primero, huir de las brasas peligrosas de la cola y, después, poder aspirar a meterse en la pugna por el ascenso en junio. Pues bien... cuando marzo ya empieza, resulta que es el líder de este tramo del torneo. Está en el camino requerido, ese que parecía un imposible embocar hace nada. El fútbol se estira y se encoge como el nilon y, en su mundo, cabe todo. Lo sencillo y lo harto complicado. Lo probable y lo quimérico. Por eso, este examen parcial del Zaragoza, evaluado con tan magnífica nota, cambia repentinamente las perspectivas de la nota final del curso que se auguraba mientras se comían los turrones e, incluso, el roscón de San Valero y San Blas. Como decía el yugoslavo Boskov cuando llegó a Zaragoza en 1978, "fútbol es fútbol". Una tesis de frase en la que cabe cualquier cosa y que, a su vez, explica todo lo que haya que explicar por difícil que parezca.

Etiquetas
Comentarios