Despliega el menú
Real Zaragoza

Volver a ganar

El Real Zaragoza recibe este domingo al Jaén en La Romareda con la necesidad de imponerse.

Los jugadores del Real Zaragoza celebran el gol contra el Eibar
El Real Zaragoza reacciona a tiempo

El Real Zaragoza necesita huir del vértigo que producen las posiciones de descenso y ante el Real Jaén dispone de una excelente oportunidad para hacerlo porque se trata de un rival directo que está en esa situación y al que derrotarlo permitiría a los zaragozanos darse un respiro.

El conjunto zaragocista no quiere mirar más allá de los noventa minutos del siguiente partido, pero el enfrentamiento con los jiennenses puede marcar a fuego el devenir de lo que le resta de temporada porque supondría eliminar a uno de los adversarios que luchan por sobrevivir y la posibilidad de poder ver un poco más cerca los puestos altos de la clasificación.

Aunque Víctor Muñoz todavía estaba a varios meses de sustituir en el banquillo del Real Zaragoza a Paco Herrera, los componentes de la plantillano pueden olvidar la afrenta que supuso en la primera vuelta la derrota (3-0)en tierras jiennenses, aunque será tremendamente complicado el intentar recuperar el factor goles pero al menos deberán hacerse con los tres puntos en juego para situar a su rival a siete puntos de distancia.

El reencuentro con la victoria en su última comparecencia en La Romareda, además ante un aspirante al ascenso directo como el Eibar, es la guía para los hombres que dirige Víctor Muñoz que sigue sin despejar las numerosas dudas que genera el juego de su equipo en sus diferentes parcelas.

Los tres últimos partidos, resueltos con dos empates y una victoria, han supuesto para los maños poner freno a la caída libre en la que entraron en los meses de febrero y marzo pero que todavía no ha servido para marcar el punto de inflexión ya que siguen estando más cerca, a cuatro puntos, del descenso que de la promoción de ascenso, de la que les separan seis puntos.

El técnico zaragozano todavía no ha encontrado un once que le ofrezca un elevado nivel de fiabilidad y podría sopesar, con el escaso margen de maniobra que le permite el reducido número de efectivos que tiene a su disposición, introducir algún cambio significativo con respecto a los últimos encuentros, sobre todo en la línea defensiva.

La única duda que tiene es la del centrocampista Mario Paglialunga que sufrió el pasado domingo una microrrotura fibrilar, pero es un jugador con el que solo contó en su primer partido y desde entonces ha caído en el ostracismo. El resto de jugadores estarán a su disposición incluido por primera vez, una vez recuperado de sus problemas físicos, el delantero chileno Ángelo Henríquez.

(Ver más noticias del Real Zaragoza)

Etiquetas