Despliega el menú
Fútbol

real zaragoza-sd huesca

Míchel Sánchez: "Ganar en La Romareda nos da seguridad en nuestro trabajo"

El técnico de la SD Huesca ha celebrado "un premio", el 0-1 al Real Zaragoza en La Romareda, y avisa de que "aún nos quedan seis finales".

RZ - Huesca / 30-06-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
Míchel y los jugadores de la SD Huesca celebran la victoria de este lunes.
Guillermo Mestre

El técnico de la SD Huesca, Míchel Sánchez, saltó y entró al terreno de juego de La Romareda para gritar el gol in extremis de Javi Galán (0-1). Después, en la sala de prensa del estadio zaragocista, se ha mostrado mucho más comedido. Ha querido trasladar una idea clara: de nada servirá la primera victoria oficial del club azulgrana en la casa del Real Zaragoza si no se mantiene una línea regular en las últimas seis jornadas, comenzando este jueves ante la UD Las Palmas en El Alcoraz.

También se han quitado la espinita clavada de los finales de partido, en los que han volado demasiados puntos, para dar la vuelta a la situación. Para Míchel, "cuando lo hemos tenido en contra no ha sido mala suerte sino por gestionar mal los finales. No es una recompensa pero se ha buscado hasta el final y se ha obtenido el premio en un tramo muy importante de la temporada", con tres puntos de distancia de los zaragocistas y cuatro del Cádiz.

Los azulgranas se encuentran tras el derbi aragonés "en la pelea con un déficit de puntos con la cabeza y hay que seguir luchando. Esperamos que sea un punto de inflexión pero el jueves hay otra final, quedan seis. De nada sirve si no conseguimos los tres puntos ante la UD Las Palmas". Las Palmas, Deportivo, Alcorcón, Racing, Numancia y Sporting componen la parte final del campeonato para el Huesca.

Un contexto que satisface a Míchel Sánchez: "Es un derbi, un partido especial y era importantísimo sumar los tres puntos. Por la afición, que se habrá llevado una gran alegría. Es el rival al que soñamos con ganar y nos mete en la pelea por el ascenso directo. La felicidad es total".

El 0-1 se celebró como se debía en el vestuario azulgrana puesto que "no nos hace estar en ascenso pero nos acerca a donde queremos estar. El equipo estaba muy contento, también porque era un derbi y da cierta seguridad en lo que haces. Vamos a prepararnos para otra final en tres días", después de los cuatro puntos de botín sumados estas últimas jornadas ante Cádiz y Real Zaragoza.

En este contexto de nuevo fútbol los oscenses mantienen que "al margen de lo físico son puntos importantísimos. El desgaste físico y el mental han sido brutales y con los tres puntos se respira mejor. Se trata de un empujón para el jueves, hemos hecho muchas rotaciones y las seguimos necesitando para seguir siendo competitivos cada tres días".

La exigencia es, para Míchel, "máxima en cada partido y la alegría es importantísima, competir con una necesidad imperiosa de ganar. Me ha encantado la puesta en escena, la primera media hora, y es el camino a seguir, luchar cada partido para acercarnos al objetivo. Necesitamos que los rivales se equivoquen y ser lo más regulares posible".

El Huesca asume "mucha acumulación de partidos y cansancio. En los minutos finales se rompen los partidos y hay que gestionarlos de la mejor manera posible. El futbolista llega al límite, las fuerzas no acompañan y de ahí las alternativas. Intentaremos mejorar"; primero, "ganando a Las Palmas, el Deportivo todavía está lejos".

Etiquetas
Comentarios