Despliega el menú
Fútbol

derbi aragonés

El derbi del Sol Naciente

Shinji y Shinji. Okazaki y Kagawa. Ambos futbolistas protagonizan el domingo un duelo entre amigos y dimensionan el interés en Japón del pulso aragonés entre SD Huesca y Real Zaragoza. 

Kagawa y Okazaki posan con las camisetas de sus equipos para la campaña promocional de Turismo de Aragón.
Kagawa y Okazaki posan con las camisetas de sus equipos para la campaña promocional de Turismo de Aragón.
Turismo de Aragón

En la medianoche del incipiente lunes de Japón, en los hogares en los que el fútbol tiene vida y late, las camisetas de la SD Huesca y el Real Zaragoza cobrarán un protagonismo inusitado, imprevisto hace solo unos meses. Quién diría que el derbi aragonés se viviría y se disfrutaría a más de 10.000 kilómetros de distancia como si la grada de El Alcoraz se levantara, por ejemplo, en el corazón de Kobe, la ciudad natal de Shinji Kagawa, de 30 años. No muy lejos de allí, en la misma prefectura de Hyoto, dentro del cinturón connurbano de Osaka, en la urbe dormitorio de Takarazuka, nació tres años antes y creció Okazaki, otro Shinji.

De Kobe a Takarazuka hay poco menos de la mitad de distancia que de Zaragoza a Huesca, unos 40 kilómetros, algo más de media hora de tráfico tumultuoso por las autovías del llamado ‘Keihanshin’, uno de los mayores nudos metropolitanos de planeta en el que viven casi 20 millones de personas. La demografía, en Aragón, al norte y sur de Zaragoza, se escribe con otras letras. Sin embargo, Shinji Kagawa y Shinji Okazaki se han adaptado a ellas con asombrosa naturalidad y empatía, hasta el punto de acceder a convertirse en imágenes promocionales de la campaña de Turismo de Aragón destinada al mercado japonés. Estos días, mientras se aproxima el partido entre Huesca y Zaragoza, ha crecido la difusión del video grabado con ambos jugadores: Okazaki visitando las bellezas del palacio de la Aljafería o tapeando en el Tubo zaragozano y Kagawa asombrándose frente a los paredones de los Mallos de Riglos oscenses.

Camino de un día de incandescente rivalidad deportiva, con sus equipos hombro con hombro en lo alto de la clasificación, el delantero del Huesca y el mediapunta del Zaragoza exhiben sonrisas y fraternidad, una relación que no es nueva. Ambos son amigos desde hace más de una década, en una vida de curioso trazo paralelo: los dos comparten nombre, los dos proceden de la misma prefectura -incluso Okazaki comenzó a jugar a cierto nivel en la ciudad de Kobe de Kagawa-, los dos entraron en Europa por Alemania (Stuttgart y Dortmund) en la misma temporada 2010-2011, los dos se han vestido infinidad de veces uno al lado del otro con la camiseta de Japón, los dos jugaron en la Premier League y los dos la ganaron, Okazaki con el asombroso Leicester City y Kagawa con el respetado Manchester United. Y, por último, cosas del destino, mientras se acercan al epílogo de sus respetadas carreras, los dos encontraron equipos en España en Aragón. Cuando a Okazaki se le cayó su contrato en el Málaga y le llegó la oportunidad del Huesca, abrió el mapa y ahí vio la Zaragoza que había iluminado Kagawa con su impactante fichaje. No dudó. Sería algo más que el vecino de club de Shinji. 

“Son buenos amigos desde siempre, aunque siempre han jugado en clubes distintos más allá de la selección. Ambos viven en Zaragoza y se ven a menudo”, relata el zaragozano Ignacio Naya, periodista de Kyodo News, agencia de noticias de referencia en Japón y encargado de seguir el día a día de los dos nipones en Aragón. “En Japón les han visto siempre como los ‘Shinjis’. Ahora, los observan como dos veteranos en su recta final, aprovechando su última oportunidad”, explica. “Sí, son amigos desde hace años y han tenido trayectorias muy parecidas. El mismo Okazaki me contaba hace poco en un encuentro que los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008, en los que estaba también Kagawa, fueron un impulso para venir a Europa”, agrega Masato Sugimori, de la agencia Novajaki, una productora audiovisual encargada de elaborar contenidos, entre otros, para la plataforma de televisión vía satélite Wowow, tenedora de los derechos de retransmisión del fútbol español y que emite tres partidos de Segunda por jornada esta temporada: a los iconos de los equipos aragoneses, debe añadirse el tercer japonés de la categoría, Gaku Shibasaki (Deportivo).

Este fin de semana, operarios, productores, cámaras y periodistas se instalarán en el epicentro de El Alcoraz. El derbi aragonés ha generado en Japón la lógica expectación de una cita así y con estos protagonistas. Varios medios nipones han confirmado acreditaciones. Hay un detalle de interés añadido: si coinciden en el campo algún minuto, será la primera vez en la historia del fútbol japonés que dos de sus compatriotas se enfrentan en España. Kagawa y Okazaki, en cambio, sí se han medido en la Bundesliga, por ejemplo. “Real Zaragoza y Huesca no aparecerían en los medios de comunicación japoneses si no fuera por estos dos jugadores. Ambos son una atracción allí, aunque la verdadera historia futbolística del año es Kubo y su fichaje por el Real Madrid. El derbi va a tener un seguimiento especial como es lógico, pero, por ejemplo, en la agencia para la que trabajo, lo vamos a tratar en el día, con alguna crónica más amplia, pero sin grandes previas ni informaciones suplementarias. No obstante, está claro que este partido tiene un interés relevante con estos dos jugadores enfrentándose”, describe Ignacio Naya.

“No se habla a toda costa del partido a nivel general, pero entre los aficionados japoneses a la liga española es un día con un significado especial. Además, por fin, pueden enfrentarse por primera vez dos japoneses en el fútbol español coincidiendo en el campo, algo que no ha sucedido aún pese a que se han enfrentado equipos con jugadores nipones. Ni en Primera ni en Segunda se ha dado”, indica Sugimori.

En su tiempo en Aragón, Kagawa y Okazaki han impresionado a la gente que convive con ellos por su sencillez, su predisposición y su veloz adaptación. Ambos son dos estrellas del deporte en su país y ambos cargan una trayectoria estimable en el fútbol europeo. Sin embargo, en Zaragoza y en Huesca, se han presentado como chicos espontáneos, educados y afectuosos. “Va un poco en la cultura. Los japoneses son muy respetuosos con quienes les dan trabajo, con quien les acogen y con quien les rodean, ya sean futbolistas, empleados del club o periodistas”, destaca Naya. 

Shinji Kagawa celebra un gol con Shinji Okazaki y Keisuke Honda en un partido contra Siria durante la clasificación para el Mundial de 2018.
Shinji Kagawa celebra un gol con Shinji Okazaki y Keisuke Honda en un partido contra Siria durante la clasificación para el Mundial de 2018.
AFP

“Ambos han jugado en ligas superiores, pero me consta que querían jugar en España alguna vez, sin importar que fuera en Segunda. Kagawa nos comentó en sus primeros días que lo que más le había impresionado al llegar era el alto nivel técnico de sus compañeros del Real Zaragoza en los entrenamientos. Okazaki también nos ha dicho alguna vez que aunque tiene compañeros en el Huesca que han jugado en Primera y tienen mucho potencial nadie presume de ello y tienen los pies en el suelo”, completa Sugimori, quien recalca uno de los posibles factores de su buen aterrizaje en la vida aragonesa: “Hyogo está en la región de Kansai y, digamos, es la región de Japón que equivaldría a Andalucía en España. Hyogo sería la provincia de Granada, por ejemplo. En esa zona, tienen mucha fama de sociables y dicharacheros. Los japoneses que conocemos España solemos decir que de allí proceden los japoneses ‘más españoles’. Quizá, por eso, Kagawa y Okazaki se han adaptado tan bien”.

Turismo de Aragón no ha desaprovechado su paso por aquí para seducir a sus compatriotas y estrechar lazos con Japón en la medida de lo posible. Del algo más de medio millón de extranjeros que visitan la Comunidad al año, apenas un 1% procede del Sol Naciente. Habrá que esperar para calibrar el impacto de estos dos futbolistas a la hora de poner Aragón en el mapa de Japón, pero Ignacio Naya ofrece algunas claves: “No sabría decir si, a raíz de esto, van a llegar riadas de japoneses, pero lo que es seguro es que el impacto de Aragón en Japón va a ser mucho mayor que si estos dos futbolistas no estuvieran jugando en Huesca y Zaragoza. Van a contribuir a familiarizar el nombre de Aragón en Japón. Por cierto, allí la escalada deportiva está en auge y aquí podemos ofrecer montañas”.

Ya solo queda esperar al balón y a las alineaciones del domingo. A las 16.00, sobre el césped de El Alcoraz, ocho horas más tarde en las televisiones de Japón; Huesca y Real Zaragoza se colorearán de Sol Naciente con mucho en juego y con dos amigos revoloteando la pelota.

-¿Y este fin de semana, qué?- pregunta Kagawa en el video promocional de Turismo de Aragón.

-Derbi aragonés- replica Okazaki.

-Sí, derbi aragonés. Aunque no juguemos en casa saldremos a ganar. Será difícil porque vosotros sois fuertes en vuestro estadio- advierte el zaragocista.

-No podemos perder. Veremos quién gana- contesta el delantero azulgrana.

-Muchas suerte- se desean.

-Hasta el domingo.

Etiquetas
Comentarios