Baloncesto
Suscríbete

casademont zaragoza

Expectación en Benasque para ver a las campeonas del Casademont Zaragoza

Las jugadoras de Cantero han recibido el calor de la afición ribagorzana durante los cuatro días en el Pirineo. La alemana Leo Fiebich, la más solicitada por los más jóvenes.

Oma y Mariona atienden a varios niños al final de un entrenamiento en Benasque.
Oma y Mariona atienden a varios niños al final de un entrenamiento en Benasque.
Heraldo

Carlos Cantero, entrenador del Casademont Zaragoza, decía hace solo dos días en este periódico que el mejor trofeo que ha conquistado su equipo es "todo lo creado alrededor", por encima -incluso- de la Copa de la Reina. Los cuatro días que cerró este domingo la plantilla en Benasque, donde realizó un pequeño ‘stage’ de pretemporada, bastaron para comprobar que el cariño y el apoyo que reciben sus jugadoras trasciende, efectivamente, más allá del Príncipe Felipe.

El jueves por la tarde, coincidiendo con la llegada de la plantilla a la localidad, ya se congregaron un puñado de aficionados a las puertas del hotel. Los más jóvenes, ataviados con las camisetas y los colores del Casademont Zaragoza, reclamaron los primeros autógrafos a jugadoras como Vega Gimeno, Helena Oma, Mariona Ortiz o Leo Fiebich.

La alemana, sin perder en ningún instante la sonrisa, atendió con exquisita amabilidad todas las peticiones que recibió. La gran estrella del Casademont, la MVPde la última temporada en la Liga Femenina, fue uno de los grandes reclamos, pero no el único.

Todas las sesiones de entrenamiento que llevó a cabo el equipo en Benasque contaron con presencia de público. Fuera del pabellón, ya que el equipo trabajó a puerta cerrada, aguardaba impaciente una multitud de aficionados, compuesta mayoritariamente por jóvenes.

Niños y niñas que el viernes, en los últimos minutos de la jornada, sí accedieron a la instalación municipal para saludar y fotografiarse junto a sus ídolas. "¡Mira papá, veo a Mariona!", exclamaba con ilusión la pequeña Sofía, de ocho años, que tampoco se quedó sin la carantoña de la base catalana.

Pero no solo a la salida del entrenamiento. Los seguidores aprovecharon también los 800 metros que separan el pabellón de Benasque del Sommos Hotel Aneto, donde estaba alojada la plantilla, para realizar sus peticiones. Una vecina, desde la terraza de su vivienda, se paró a charlar unos segundos para ver si Vega Gimeno le podía conseguir una camiseta. "Déjalo en mis manos", dijo la capitana, otro de los grandes reclamos del público en Benasque.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión