Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

Casademont Zaragoza-Barcelona: fe para derribar al gigante

El renacido equipo aragonés reta el sábado a las 20.45 al Barça, gran dominador del baloncesto español y europeo.

Mekowulu, rodeado de una nube de brazos del Obradoiro.
Mekowulu, rodeado de una nube de brazos del Obradoiro.
Guillermo Mestre

Estas cosas, estas reacciones súbitas que nos dejan ojipláticos, solo se entienden desde la Fe (con adecuada mayúscula). Fe para creer. Quizá estos días de reflexión... Fe para crear. Fe de Ferrari, el base que ha catalizado la reacción de un Casademont que se arrastraba camino del calvario y que en la noche del miércoles se levantó con un triunfo vital ante el Obradoiro (80-73). Solo desde esta perspectiva, desde la extraordinario rehabilitación del conjunto aragonés, se podría considerar la victoria ante el gigante que este sábado a las 20.45 visitará el pabellón Príncipe Felipe, el Barça, el mejor equipo de Europa, el mejor conjunto del básket FIBA.

Líder de la Euroliga, con un balance de 21 (victorias)/7 (derrotas), y de la Liga Endesa ACB (22/6), el Barça afronta la recta final de un curso en el que pretende trasladar al ‘play off’ de las dos competiciones el magnífico rendimiento alcanzado en la competición regular. La exclusión de los torneos internacionales del CSKA de Moscú y el súbito desvanecimiento del Real Madrid allanan los dos itinerarios hacia los dos títulos que persigue el Barça. La cita de hoy cabe inscribirla dentro de ese segundo objetivo que tiene entre ceja y ceja Jasikevicius, la ACB. En estos momentos, a seis fechas de la clausura de la Liga Regular, el Barça cuenta con tres victorias más que su inmediato perseguidor, el Real Madrid (balance 22/6 frente a balance 19/9). Y con los de Laso perdiendo últimamente hasta en los entrenamientos... Ciertamente, el Barça tiene el primer puesto de la Liga Regular en el bolsillo.

Si los últimos resultados del Madrid son indicadores, no lo es menos el del Barça de ayer, cuando cayó en el Palau Blaugrana ante el Unicaja (63-73). Y, paradójicamente, no podría ser nada bueno para el Casademont. ¿Por qué? Porque no es sencillo que el 3 de 21 de ayer en triples del Barça se repita. El Barça puede fallar un día. Mucho más si no hay demasiado en juego. Pero no es sencillo que la pifie dos días seguidos. Su potencial es enorme. Bases con puntos y con óptima dicción del juego (Calathes y Laprovittola), aleros con muy buena mano (Kuric, Jokubaitis, Mirotic, Hayes), pívots de jerarquía en Europa (Davies, Sanli, Oriola). Y, sobre todo, una versatilidad sin parangón en el baloncesto de élite FIBA. Y después de haber perdido ayer, más complicado si cabe para el necesitado equipo zaragozano.

No obstante, la trascendencia del resultado es muy superior para el Casademont. Le vuelve a ir la vida en el careo al equipo de Sakota. El triunfo ante el Obradoiro significó un paso importantísimo, pues la derrota equivalía a quedar condenado. No está condenado, ni mucho menos, el Casademont, como ya pudimos ver el miércoles ante el Obradoiro; pero tampoco está salvado, como proclama la clasificación. Para salvarse necesita de más victorias. Hoy se antoja complicado, pero habrá que lucharla. Y, desde luego, la perspectiva es otra desde que Ferrari tomó la batuta y comenzó a dirigir al Casademont. No solo juega, sino que hace jugar a los compañeros. Así pudimos ver por fin a un gran Kilpatrick. Como Waczynski suele estar siempre centrado, el juego exterior queda muy apañado. Por dentro, las apariciones de Radoncic fueron vitales ante el Obradoiro. Y Mekowulu ha aportado mucha capacidad de intimidación debajo del aro. Rodrigo, Cook, Bone, Yusta, Font, Vanwijn, Thompson, Hlinason... Todos pueden aportar, sumar para que la adición final sea superior a la azulgrana. Y además, con esa nueva energía manifestada ante el Obradoiro. Fe para derribar al gigante, al mejor equipo FIBA, el Barça.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión