Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

Casademont Zaragoza-Real Madrid: el gran desafío

El Casademont tratará de sorprender este sábado al Real Madrid, líder de la Liga Endesa con una sola derrota en el presente curso (20.45, Movistar+). 

La plantilla del Casademont, en el centro de la pista del pabellón Príncipe Felipe.
La plantilla del Casademont, en el centro de la pista del pabellón Príncipe Felipe.
Guillermo Mestre

Es el gran desafío; una batalla colosal. El Casademont asume un reto gigantesco, prácticamente inabordable, en la duodécima jornada de la Liga Endesa: intentará derribar este sábado al Real Madrid (20.45, Movistar+), uno de los conjuntos más imponentes de la competición española y también un sólido aspirante al título continental. Un duelo de altura, de máxima exigencia y de muy mal pronóstico para los zaragozanos, quienes, además, acuden a la cita con importantes rémoras en su juego: al margen de sus evidentes problemas de índole estructural, el cuadro aragonés exhibe una incapacidad manifiesta en sus acciones de ataque. Se trata, de hecho, del tercer conjunto que menos anota de la competición, con un promedio de 77 puntos por encuentro, lo que representa una merma considerable para batir hoy a la mejor defensa del torneo. Únicamente el San Pablo Burgos (74,3) y el Real Betis (70), actual colista, facturan menos puntos que los zaragozanos en el curso actual. Por el  contrario, los blancos sólo reciben 68 tantos por partido, favorecidos por su tenacidad, su disciplina táctica y la autoridad de Walter Tavares bajo los aros.

Por historia, presupuesto, plantilla y profundidad de banquillo, el cuadro madridista comparece en el pabellón Príncipe Felipe como indiscutible favorito a la victoria. Más aún cuando viene ofreciendo un sobresaliente rendimiento en el curso actual, con la única mácula del revés encajado ante el UCAM Murcia (70-75), en la séptima jornada del campeonato. El resto de sus compromisos los ha saldado con victoria: doblegó en casa al San Pablo Burgos (70-63), al Obradoiro (78-68), al Tenerife (86-77), al Bilbao Basket (95-61) y el Real Betis (71-48); mientras que también se impuso en sus desplazamientos a Andorra (58-86), Valencia (79-93), Lugo (71-79), Vitoria (65-83) y Fuenlabrada (85-88). Se alinea actualmente en lo más alto de la clasificación, con idéntico balance (10 victorias y una sola derrota) que el Barcelona, que es segundo.

El Casademont presenta una recorrido opuesto. Es un bloque timorato, voluble e inconstante, con importantes altibajos en su juego: y sigue marcado por los rigores de la clasificación, cuando ya se han consumido 11 jornadas del campeonato regular: se halla instalado en la duodécima posición de la tabla, con sólo cuatro victorias capturadas en todo el campeonato. Y viene de perder en Santiago de Compostela, frente al Obradoiro (87-82), tras desencajarse de nuevo en los compases finales, víctima de su indolencia defensiva y de su falta de destreza en la dirección.

Además, los precedentes entre ambos conjuntos resultan muy significativos: los blancos se han impuesto a los zaragozanos en 31 de sus 33 enfrentamientos (28 victorias en la Liga Endesa, 2 en la Copa del Rey y una en la Supercopa de España), casi siempre de manera amplia y concluyente. El primer triunfo aragonés se remonta al 16 de abril de 2011, en la trigésima jornada de la competición regular, con José Luis Abós en el banquillo, cuando el Casademont superó a su oponente en el pabellón Príncipe Felipe (86-84), en un duelo marcado por la productividad de Andrés Miso y de Paolo Quinteros, ambos con 15 puntos en su haber.

También ganó el cuadro zaragozano el 1 de diciembre de 2019, en la undécima jornada del campeonato, sostenido por una defensa firme, sin apenas fisuras –dejó a los madridistas en 67 puntos (84-67)–, e impulsado por la productividad ofensiva de Nemanja Radovic (14 puntos), Dylan Ennis (13), Tryggvi Hlinason (12) y DJ Seeley (12). En el resto de los compromisos, el Casademont siempre ha doblado la rodilla frente a uno de los equipos más rutilantes de Europa.

Los blancos no podrán alinear al aragonés Carlos Alocén, con un problema en el pie, mientras que Randolph y Thompkins ya se entrenan con normalidad tras haber superado sus respectivas lesiones, ambas de larga duración. Santi Yusta y Omar Cook representan las dos únicas ausencias del Casademont Zaragoza. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión