Despliega el menú
Baloncesto

bilbao basket 73-96 casademont zaragoza

Contundente triunfo del Casademont en Bilbao para alejarse de la zona baja

El equipo de Sergio Hernández se ha impuesto por 73-96 al Bilbao con una gran actuación coral. Es el tercer triunfo consecutivo en liga de los aragoneses. 

Hlinason en un ataque.
Hlinason en un ataque.
Heraldo

Valiosísimo triunfo del Casademont Zaragoza en el Bilbao Arena. Por la forma en que llegó, con un rotundo marcador (73-96) que reforzó las buenas sensaciones que los de Sergio Hernández venían ofreciendo en los anteriores partidos, y por su gran trascendencia en la tabla clasificatoria. El cuadro aragonés consigue abrir brecha con la zona baja (tanto el propio Bilbao Basket como el Gipuzkoa quedan a tres victorias) y mira hacia arriba después de encadenar tres importantes triunfos consecutivos frente a rivales directos en la Liga Endesa.

El primer cuarto finalizó ayer con un elevado marcador de 24-29 que reflejó la viveza de ambos equipos en ataque. El Casademont Zaragoza explotó con inteligencia el juego interior, donde un Tryggvi Hlinason dominante se fue hasta los siete puntos (acompañados de dos rebotes) en solo cinco minutos, y el Bilbao Basket se valió del lanzamiento exterior (cinco aciertos en 11 intentos) para seguir la estela del conjunto zaragozano.

Jenkins, que de inició convirtió dos triples consecutivos y luego acumuló hasta siete errotes durante el resto del encuentro, fue el gran estilete de los locales en el arranque del choque, al tiempo que el Casademont Zaragoza medía mucho más sus intentos desde el 6,25.

El partido se rompe

Ya en el segundo cuarto, el equipo zaragozano tomó confianza y comenzó a abrir brecha en el electrónico, a través de ataques heterogéneos que combinaron penetraciones directas de Nicolás Brussino y Jonathan Barreiro con otros movimientos de pizarra más trabajados por Hernández.

El Bilbao extrañaba el poderío interior de Balvin, que apenas se hizo notar en ambos lados de la cancha. Ausente durante las últimas semanas por una lesión de tobillo que sufrió con su selección, el checo acusó la inactividad en la batalla que libró ante Javier Justiz, Elias Harris y Tryggvi Hlinason, que se llenaron pronto de faltas pero no por ser más exigidos de la cuenta en la pintura.

El Casademont Zaragoza era el claro dominador de todas las facetas del juego y el Bilbao Basket, que encajó un rotundo parcial de 8-23 en contra en ese segundo cuarto, empezó a impacientarse. Como mejor prueba, la técnica señalada a su entrenador, el catalán Álex Mumbrú, poco antes de alcanzar el tiempo de descanso con un marcador de 32 a 52 que anticipaba lo que vendría seguidamente.

Tras el paso por vestuarios, el Bilbao le dio algo más de sentido al juego de la mano de Rousselle, su único base puro disponible, pero en defensa siguió permitiendo penetraciones directas y lanzamientos cómodos desde cualquier distancia.

Jonathan Barreiro terminó de romper el partido con canastas de todos los colores. Bandejas a la carrera, tiros lejanos, de media distancia… el gallego se fue hasta los 22 puntos en el tercer cuarto y el Casademont obtuvo una máxima renta de más 25 (40-65) cuando restaban cinco minutos para el término de ese tercer parcial.

Más allá de esa actuación sobresaliente de Barreiro, que fue reservado por Sergio Hernández cuando iba camino de firmar números de MVP de la jornada, la anotación del Casademont Zaragoza estuvo muy repartida, y no necesitó del talento individual de Dylan Ennis o Rasheed Sulaimon como en otras ocasiones. Ahí también influyó la escasez anotadora del Bilbao Basket, que tan solo emitió señales de vida cuando los de Sergio Hernández se relajaron en el tramo final del acto (52-73).

Sin sufrimiento final

En el parcial definitivo, el Casademont Zaragoza no sufrió para mantener esa amplia ventaja. Ennis, espoleado por los malos números que venía ofreciendo en el encuentro, apareció con varias acciones brillantes consecutivas; Elias Harris (impecable bagaje de 4 de 4 en tiros de dos y 8 de 8 en tiros libres) y TJ Bray (4 de 4 en triples) siguieron engrosando sus guarismos; y el Bilbao Basket acabó desesperado ante la actuación coral del cuadro aragonés.

Además de firmar el mejor encuentro defensivo desde que Sergio Hernández llegó al banquillo, circunstancia apoyada en el desacierto local, el Casademont exhibió unas estadísticas ofensivas encomiables, acaso empañadas por unos minutos finales en los que el cuadro aragonés se dejó llevar y acumuló pérdidas y errores.

El Casademont Zaragoza terminó el encuentro con una anotación superior a la media de la temporada (88 puntos), gracias a la mejora en el triple (ayer convirtió el 61% de sus intentos cuando hasta la fecha venía convirtiendo el 33%) y en los lanzamientos de tiro libre, faceta en la que el equipo se Sergio Hernández se mostró ayer casi infalible.

De esta forma, con esta conquista coral que significó la quinta victoria consecutiva contando la competición doméstica y la europea, el Casademont queda a la misma distancia del ‘play off’ que del descenso. Jugando un baloncesto así, las metas pueden ir más allá de salvar la categoría.

Etiquetas
Comentarios