Despliega el menú
Baloncesto

casademont-barça

Crecer ante un gigante

Un necesitado Casademont Zaragoza recibe al Barça, el equipo más en forma del baloncesto europeo

Sergio Hernández, dando indicaciones a sus hombres durante el último partido en casa.
Sergio Hernández, dando indicaciones a sus hombres durante el último partido en casa.
javier cebollada/efe

"No queremos ser el ‘sparring’ del Barça, sino ganar". Valga esta frase de Sergio Hernández para ilustrar en qué momento llega la visita de los azulgranas al Príncipe Felipe. Un Casademont empequeñecido busca huir de su crisis de juego y resultados ante el gigante de la competición. El equipo aragonés se encuentra en un callejón oscuro del que debe salir cuanto antes. Con solo dos victorias en 10 partidos, la necesidad de sumar apremia. Solo el Bilbao y el Gipuzkoa han ganado menos partidos en lo que va de liga, y peor todavía son las sensaciones que emite un bloque desorientado, que reclama el tiempo que no concede el ritmo competitivo para adaptarse al cambio de entrenador. 

El fichaje de Hernándezno ha tenido el efecto deseado. Sus doctrinas, alejadas de las implantadas por el destituido Ocampo, quedan en buenas intenciones. El acreditado técnico argentino no ha logrado corregir el principal defecto del grupo, esos altibajos que convierten los encuentros en una montaña rusa de desenlace incierto; esa falta de concentración en los instantes finales en los que se decide todo. 

Se vio la pasada semana, con el nefasto último cuarto completado en Fuenlabrada, pero también anteriormente en los duelos ante Manresa o los rusos del Nizhny, cuando el triunfo sobre la bocina gracias a una genialidad de Ennis no ocultó las carencias grupales. Y precisamente en ese aspecto -en la importancia de repartir el peso ofensivo en lugar de fiarlo a las individualidades- viene incidiendo Sergio Hernández, convencido de que el talento mal administrado puede llegar a ser perjudicial. 

"Subestimamos la táctica ofensiva porque tenemos muy buenos jugadores de balón en mano, como Ennis, Seeley, Brussino o San Miguel. Parece que se les puede dar el balón y ellos pueden crear y generar, pero eso es difícil de hacer a no ser que tengas en el equipo a Bryant o Lebron James", señaló el Oveja Hernández en la rueda de prensa previa a un choque en el que espera competir. 

"A nivel de alta competición hay una cierta paridad en la que ningún partido se gana antes de jugarlo ni se pierde antes. El Barça lucha por ganar la Euroliga, pero después el juego dirá lo que tenga que decir", recalcó, sobre un equipo que el viernes ganó con un marcador corto de 76 a 65 al Estrella Roja y, con todo, empeoró los números defensivos exhibidos en las últimas semanas. 

El Barça de Jasikevicius disfruta con la pelota,es un espectáculo en ataque, pero también sabe sufrir y proteger su propio aro. Quizá esta sea la principal diferencia con el anterior Barça de Pesic. Aquel equipo no acababa de traducir el rigor táctico en convicción. La falta de confianza y determinación atenazaba a varios de los que jugadores que esta temporada, con la llegada de Saras al banquillo, han dado un paso al frente hasta convertir al conjunto culé en el más temido del Viejo Continente. 

En este 2020, al Barça le ha ocurrido todo lo contrario que al Casademont. Los catalanes han dado el estirón que les faltaba para ser un verdadero gigante y no quedarse en los nombres, y los aragoneses se han encogido hasta el punto de que lo ocurrido hace un año parezca ficticio. 

La pasada campaña, en similares fechas otoñales, este duelo aupó al Casademont a la segunda plaza de la Liga Endesa, tras una victoria coral en la que Barreiro secó al mismísimo Mirotic, al tiempo que los Benzing, Seeley o Brussino ejecutaban a un conjunto que apenas sufrió retoques en el mercado estival. 

El fichaje de Calathes y el avance del joven Bolmaro son las principales novedades de un coloso que, por entidad y estadísticas, puede mirar por encima del hombro a cualquiera. Después, como dice Hernández, el juego dirimirá la aparente desigualdad.

Etiquetas
Comentarios