Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Frenazo del Casademont en Andorra

El Morabanc Andorra pasó por encima de los de Fisac y se impuso por 106-78.

Aciago arranque de 2020 del Casademont Zaragoza. Los de Porfirio Fisac, que venían de sumar seis victorias consecutivas en la Liga Endesa, cayeron este sábado por un contundente 106-78 en la cancha de Morabanc Andorra, que se mostró superior en todas las facetas del juego y los avasalló desde la línea de 6,25, convirtiendo un total de 17 lanzamientos triples en 32 intentos.

Las malas sensaciones se percibieron desde el inicio del encuentro. El Morabanc Andorra se mostró más inspirado en el lanzamiento a canasta y planteó una defensa zonal que causó problemas a los zaragozanos, obligados a ejecutar tiros lejanos que no siempre encontraron el aro. Benzing y Fran Vázquez, grandes especialistas en convertir desde los cuatro metros, fueron los jugadores más destacados de un comienzo incómodo para los rojillos, que veían cómo su rival exhibía mayor fluidez en ataque.

Un triple de Hannah puso el 14-6 a falta de cinco minutos para el término del primer acto, obligando a Porfirio Fisac a parar el partido con un tiempo muerto que no surtió efecto. Tras la reanudación, los andorranos, por encima del 50% de acierto en el lanzamiento de tres (cinco de diez en el primer cuarto), consiguieron incrementar distancias. Y solo Justiz con un par de acciones marca de la casa y Alocén, con un triplazo lejano, mantuvieron con vida a un Casademont que se fue con una importante desventaja (25-16) al primer parón.

Al regreso, las vibraciones cambiaron. El Casademont comenzó enchufado y, catapultado por un gran Justiz (llegó a los ocho puntos cuando tan solo se llevaban disputados doce minutos de juego), recortó distancias hasta el 27-23 a falta de siete minutos para el descanso.

A partir de ahí, los de Fisac se sintieron vivos y adquirieron confianza, pero su desacierto impidió que llegasen a voltear el marcador. Andorra dominaba la pintura y contaba con el jugador más diferencial, un Hannah que se fue a los 10 puntos cuando todavía restaban más de tres minutos para que finalizase la primera parte. El estadounidense las convertía desde todos los ángulos, al tiempo que Ennis y DJ Seeley no encontraban la forma de encarar el aro. La primera canasta del canadiense, un triple desde siete metros, llegó en el minuto 17, y solo treinta segundos después repitió para sostener a los suyos.

Fue entonces cuando el partido quedó convertido en un intercambio de golpes. Benzing y el propio Ennis ajusticiaban por parte de un Casademont que se fue al 42% de acierto (seis de catorce) en el lanzamiento desde 6,25 en la primera parte. Buena estadística si no fuese porque su rival la ostentaba aún mejor: ocho de 16 en unos primeros 20 minutos en los que la mejor noticia para los rojillos era haber sobrevivido (46-40) a la extremada puntería rival.

Pésima segunda parte

La salida del Casademont en el tercer cuarto fue fulgurante. Radovic y Alocén recortaron distancias en el primer minuto de juego, obligando a Ibon Navarro a parar el encuentro con un tiempo muerto que precedió a un nuevo intercambio rápido de canastas. En un santiamén, Alocén convirtió dos triples -tuvo tiempo de fallar otro- y asistió con criterio a sus compañeros para llevar el marcador al 57-52 a falta de cinco minutos para el descanso.

Sin embargo, de ahí hacia el final del tercer acto, Morabanc Andorra supo reaccionar y, merced a varias transiciones fugaces y al resurgimiento del lanzamiento desde el 6,25, volvió a abrir brecha en el marcador. A falta de dos minutos para el final del tercer cuarto, llegó la máxima distancia de los locales en el encuentro (70-56), frenada por Barreiro desde el tiro libre antes de que un nuevo triple de Senglin finiquitase el acto. Un nuevo intercambio de triples inauguró el último cuarto, con Barreiro y San Miguelcomo ejecutores y visitantes, y Massenat (se fue a los 16 puntos) como artífice del Morabanc. Y así, desde el juego directo, el encuentro fue caminando hacia una final en el que no hubo espacio para las sorpresas.

Krampelj terminó de descubir las carencias defensivas de un Casademont incapaz de controlar el juego dinámico. A falta de cinco para la conclusión, el electrónico dibujaba un 88-69, y los de Fisac ya no volvieron a disponer de opciones en la contienda. Senglin, Hannah y Walker, con un mate de concurso, terminaron de apuntillar a un equipo desdibujado, que no dejó de acumular pérdidas en el tramo definitivo. Solo Ennis parecía activado, mientras los andorranos rubricaban un triunfo coral, con el lanzamiento triple como cimiento. Los 106 puntos encadados (60 de ellos en la segunda parte) pusieron de manifiesto la debilidad defensiva mostrada ayer por el Casademont.

Etiquetas
Comentarios