Deportes
Suscríbete por 1€

deportes

El andorrano que llegó tercero (contra pronóstico) en la ironman más popular del mundo

Roberto Ruiz, de 35 años, logró el tercer puesto entre 5.000 participantes en Barcelona y logró el billete para el Campeonato del Mundo de Hawai del año que viene.

Roberto Ruiz, con su trofeo en las playas de Barcelona.
Roberto Ruiz, con su trofeo en las playas de Barcelona.
Heraldo

Cuando era chaval, Roberto Ruiz no era un gran deportista. Ni destacaba ni tenía especial afición. Con 21 años, este andorrano se puso a correr por que sí, simplemente por hacer algo de deporte. Desde entonces no ha parado. Ni de correr, ni de ir en bici ni de nadar. Tanto y tan bien lo ha hecho que esta repentina y tardía afición se convirtió en su profesión y en su modo de vida. Ahora, además, le va a llevar a sus 35 años hasta Hawai para disputar el Campeonato del Mundo de Ironman, esas pruebas titánicas de distancias imposibles que reúnen a los más fuertes del planeta.

El joven de Andorra consiguió su billete el pasado domingo en la ironman de Barcelona. Acostumbrado a las pruebas de media distancia, era la segunda vez que Roberto Ruiz se lanzaba a los 180 kilómetros en bicicleta, 42 corriendo y 3,8 a nado. Su tercer puesto de entre 5.000 participantes de 80 países diferentes -es la ironman más popular del mundo- fue toda una sorpresa, incluso para él. “Sabía que lo podía hacer bien, pero no me imaginaba esto”, comenta.

Entrada en la meta de Barcelona de Roberto Ruiz.
Entrada en la meta de Barcelona de Roberto Ruiz.
Heraldo

Su anterior ironman fue el Campeonato de España del año pasado, y ahí sufrió. En una especie de ejercicio de masoquismo se levantó y decidió preparar a conciencia el de Barcelona. “Los entrenamientos han sido perfectos, y la experiencia del año pasado ha sido importante para mejorar. Además, verte ahí disputando la carrera hace que te motives más”. Tanto que paró el crono en 8 horas, 53 minutos y 32 segundos, el que puede ser -a falta de confirmación oficial- el récord de Aragón de la distancia.

Ahora tiene tres semanas para descansar el cuerpo y hacer deporte solo ‘por vicio’. Luego entrará de nuevo en su rutina de entrenamientos, que incluye entre 15 y 20 horas a la semana repartidas entre la natación, el atletismo y el ciclismo. “Solo descanso un día al mes”, señala. La que peor se le da, confiesa, es la natación, por eso está haciendo un esfuerzo extra en la piscina, pero sin poder descuidar las otras dos modalidades.

Primero preparará las pruebas de su especialidad, la media distancia, para luego centrarse en el reto de Hawai. Allí, en Kona, está programado el Campeonato del Mundo de 2023 para justo ahora dentro de un año. “Lo voy a preparar a conciencia, pero este es para disfrutar y vivirlo lo mejor posible. Solamente viajar y ver todo aquello ya será un regalo”, valora.

La afición de Roberto Ruiz se ha convertido en su profesión, ya que es entrenador personal de personas que quieren participar en pruebas de resistencia, tanto de triatlones como maratones, pruebas de ciclismo… Además de entrenar a un grupo de alumnos en Andorra, también lleva a muchos otros online. Su mujer, con la que lleva 21 años, le apoya en su pasión. “A ella también le gusta el deporte, me acompaña y está conmigo en todo”, apunta. Próximo destino, Hawai.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión