Deportes
Suscríbete por 1€

balonmano

El nacimiento del Casademont Balonmano: la alegría de la familia

Jordi Ribera, el entrenador que pilota la selección más laureada del deporte español; Álex Dujshebáev, el jugador más determinante del balonmano mundial; y Mariano Ortega, un campeón. Los tres, íntimamente ligados a Zaragoza. Los tres festejan el regreso del equipo de la ciudad que tanto quieren 

Jordi Ribera, Álex Dujshebáev y Mariano Ortega.
Jordi Ribera, Álex Dujshebáev y Mariano Ortega.
EP/Reuters/Heraldo

Algunos habían oído algo, otros sabían que estaba a punto de suceder, otros no lo esperaban todavía... Pero todos experimentaron "un subidón de alegría enorme" cuando en la tarde del miércoles leyeron la noticia del nacimiento de la criatura, del nuevo Casademont Balonmano

Los más ilustres hijos del balonmano zaragozano se emocionaron igual que papá, el seleccionador nacional español. Todos están íntimamente unidos a la capital aragonesa. Álex Dujshebáev, el mejor jugador del mundo, rompió como figura indiscutible del balonmano universal en Zaragoza, ciudad a la que sigue ligado. Igual que Mariano Ortega, campeón de todo y exjugador y exentrenador del CAI Aragón. Y Jordi Ribera, un habitual de Zaragoza desde los tiempos del inolvidable Óscar Mainer.

Ribera, autor intelectual de la retahíla de éxitos de la más potente selección del deporte español (oro los Europeos de 2018 y 2020, plata en el Europeo de 2022, bronce en los Juegos Olímpicos de 2020 y bronce en el Mundial de 2021) recibió la noticia vía Juan Caamaño, delegado del equipo nacional. "Me pasó la información Juan. Fue una alegría muy grande. Independientemente de mi extraordinaria relación con personas de Zaragoza, una ciudad de esa dimensión es una plaza que jamás debería haber perdido el balonmano español. Sin ninguna duda, es una gran noticia para el balonmano y para el deporte español", se arrancó el sabio con pinta de presbítero.

Ribera: "Zaragoza, una ciudad de esa dimensión es una plaza que jamás debería haber perdido el balonmano español"

El cerebro de la España que demuestra que el balonmano, además de Física, es Química, que también se puede ganar con jugadores de 10 centímetros y 10 kilogramos menos que el rival, explicó sus últimas visitas a Zaragoza. "Asistí a la Copa Asobal. También presencié la Minicopa (el torneo con los equipos juveniles). E incluso un sector que organizó Dominicos. Además, me llamó el hijo de Óscar Mainer y fui con él a ver los partidos", recordó Ribera.

Respecto a los tiempos de la esperada vuelta a la élite, Jordi Ribera se mostró prudente. "Hay que consolidarse. Zaragoza desapareció de la élite hace unos años, pero ha seguido teniendo un balonmano de base importante. Insisto en que me parece una plaza fundamental en nuestro balonmano y me alegro muchísimo por la noticia", subrayó.

Álex Dujshebáev, el jugador más determinante del mundo, recibió la noticia en Zaragoza, donde se encuentra pasando las vacaciones con su mujer, su hijo y sus suegros. "Me pasaron por whasap la noticia que publicó HERALDO. Fue un subidón increíble. Es evidente que quiero mucho este equipo y a esta ciudad", reiteró la zurda mágica de la selección española y del Kielce de la Champions de balonmano.

El brazo ejecutor de la España de Ribera rebobinó en el pasado hasta 2012, cuando su carrera dio un viraje radical cuando firmó por el BM Aragón. "Llegué a Zaragoza y solo puedo estar agradecido. Óscar Mainer y Mariano Ortega apostaron por mi, me dieron continuidad, muchísima confianza", recordó el hombre actual sobre el chaval que llegó a la capital aragonesa y rompió la tabla de goleadores de la Asobal. Además de lo deportivo, Álex también se refirió a la faceta personal. "Aquí conocí a la que hoy es mi mujer (la también jugadora de balonmano Irene Portillo), aquí nació mi hijo, aquí vuelvo todos los años", explicó mientras hacía las maletas, como un aragonés más, para pasar el fin de semana en la costa mediterránea (Alcocéber) con su familia. La próxima semana se incorporará al Kielce, club de vanguardia europea entrenado por su padre, Talant Dujshebáev. "Deseo lo mejor, que Zaragoza esté cuanto antes donde tiene que estar, con los mejores", proclamó.

Ortega: "Es fundamental que (los jóvenes jugadores) ahora no tengan que salir de Zaragoza para triunfar. Daré todo mi apoyo al equipo de la ciudad que tanto quiero"

Campeón del Mundo con España, de Europa con el Ciudad Real, campeón de todo. Jugadorazo, Mariano Ortega. Talant, compañero y entrenador en el Ciudad Real en los tiempos de gloria de Domingo Díaz de Mera, decía que Mariano era preciso como un reloj suizo. En 2005 vino a Zaragoza como fichaje de lujo junto a Zaky. Ayer también estaba muy contento. "Recibí la noticia en Palacios de la Sierra (Burgos), el pueblo de mi mujer, donde estoy de vacaciones mientras preparo la pretemporada con mi equipo, el Villa de Aranda. Fue una alegría enorme. En Zaragoza pasé nueve años: tres como jugador y seis como entrenador, un tiempo importante en mi vida. Además, allí nació mi hijo Álvaro y guardo grandes amigos y recuerdos", evocó.

La siguiente anécdota es desveladora. "Recuerdo en un viaje cuando entrenaba al Guadalajara, cuando pasamos por Zaragoza para jugar en Huesca. Sentí algo muy especial, me emocioné... Me alegro muchísimo por el equipo que se acaba de crear", insistió el roble de Esparraguera. La consideración final es tan desveladora como la anécdota anterior. "Se hizo un gran trabajo en el CAI Aragón. Y no solo con jugadores que hoy son estrellas con España, como Maqueda o Álex Dujshebáev, sino con chavales que brotaron sin cesar. Es fundamental que ahora no tengan que salir de Zaragoza para triunfar. Daré todo mi apoyo al equipo de la ciudad que tanto quiero", concluyó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión