Deportes
Suscríbete por 1€

fútbol femenino

El ligamento cruzado anterior, la cruz de las futbolistas

Las mujeres se lesionan cuatro veces más que los hombres el ligamento cruzado anterior. En lo que va de temporada, hasta 5 jugadoras del Zaragoza CFF han sufrido esta lesión. 

Spitler, Mubanga, Sainz y Verdaguer, este lunes, realizando ejercicios de rehabilitación en el entrenamiento del Zaragoza CFF.
Spitler, Mubanga, Sainz y Verdaguer, este lunes, realizando ejercicios de rehabilitación en el entrenamiento del Zaragoza CFF.
Zaragoza CFF

Las lesiones de rodilla son la condena de las deportistas. Las mujeres tienen cuatro veces más riesgo que los hombres de sufrir una rotura del ligamento cruzado anterior.

Esta dolencia amenaza a todas las modalidades, aunque las futbolistas son las más afectadas. En lo que va de temporada, más de 30 jugadoras de la Primera y Segunda División española han sufrido esta lesión, siendo el Zaragoza CFF el club más castigado.

Hasta cinco integrantes de su plantilla -Lana Spitler, Hellen Mubanga, Judith Sainz, Judith Verdaguer y Ksenia Kubichnaya, quien ya dejó de formar parte del equipo al querer regresar a Bielorrusia- han causado baja por una lesión que está presente en el 75% de las jornadas en España.

Los expertos distinguen varios tipos de factores de riesgo vinculados a la mujer. El primero de ellos tendría origen hormonal: durante el periodo fértil, se producen alteraciones en los compuestos que dan consistencia a los tejidos y la probabilidad de lesión aumenta.

El segundo factor, tal y como explica Julián Segura, sería anatómico. “Ellas tienen más estrecha la escotadura en la que se aloja el ligamento cruzado anterior, por lo que son más proclives a la rotura”, señala este traumatólogo especialista en medicina deportiva, antes de resaltar que la pelvis “también influye”.

Julián Segura: "Es importante que las jugadoras fortalezcan los isquiotibiales y realicen ejercicios de propiocepción para la mejorar la estabilidad»

La anchura de esta cavidad, concebida en previsión de un posible embarazo y parto, repercute en una alteración de los ángulos de los huesos que convergen en la articulación de la rodilla (tibia, peroné, fémur y rótula), y esta alineación de la articulación con respecto a la cadera hace que sean más vulnerables a las lesiones.

“Por último estarían los factores neuromusculares y biomecánicos: hay descompensación entre el cuádriceps, que se activa más durante los esfuerzos de flexión de la rodilla, y los isquiotibiales, que tienden a relajarse más”, completa Segura, aclarando que “si el vasto interno se activa, favorece la traslación de la tibia y causa estrés al ligamento”.

El fútbol implica mayor riesgo que otras modalidades porque es el paradigma de los deportes de contacto. Las fintas, los regates, los cambios de dirección… sus características implican mayor exposición de la rodilla y, como subraya Segura, “es importante que las jugadoras fortalezcan los isquiotibiales y realicen ejercicios de propiocepción para la mejora de la estabilidad”.

Judith Sainz es una de las lesionadas del Zaragoza CFF esta temporada. A finales de noviembre, en el partido contra el Málaga, se quedó clavada en la hierba en un giro y notó el “chasquido” que la iba a apartar de los terrenos de juego hasta el curso que viene. Fue operada hace seis semanas y cuenta los días para volver.

Por las mañanas, Sainz acude a rehabilitación al hospital MAZ. Por las tardes, prosigue con la recuperación junto a los fisios del equipo. “En total, hago tres horas al día de ejercicios. Es un proceso lento, pero estoy contenta por cómo van los plazos. La rodilla está respondiendo bien y ha ganado toda la movilidad”, explica esta pamplonesa de 22 años, y remarca la importancia de ser “positiva” y mirar “hacia adelante” para superar una lesión que ha llegado a retirar a numerosas deportistas.

Judith Sainz: "Para superar esta lesión hay que tener mentalidad positiva y mirar hacia adelante"

Andrea Esteban es una de ellas. La aragonesa, ex jugadora del Zaragoza CFF y actual entrenadora del Valencia CF, se rompió el cruzado hasta cinco veces. La primera de estas lesiones le llegó con apenas 16 años. La última, cuando tenía 23 y decidió abandonar definitivamente la práctica del fútbol.

Otro caso que conmocionó al deporte aragonés fue el de Salma Paralluelo. En abril de 2021, esta prodigio del fútbol y el atletismo, que compite con el Villarreal y el Playas de Castellón, vio frenada en seco su progresión. Una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda la mantuvo fuera de combate durante nueve largos meses. Volvió a comienzos de año para seguir acumulando récords. Todavía es muy joven (18 años) y, como ella misma confesó a su regreso, esta dura experiencia no ha hecho más que fortalecerla como deportista. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión