Deportes
Suscríbete por 1€

El fútbol aragonés se viste de gala para celebrar su centenario

El Teatro Principal de Zaragoza ha acogido este martes el emotivo evento, en el que se han entregado distinciones y galardones a quienes han sido elegidos como referentes principales en distintos apartados del día a día del fútbol regional en este siglo de vida.

Foto de la Gala del centenario de la Federación Aragonesa de Fútbol en el Teatro Principal de Zaragoza
Foto de la Gala del centenario de la Federación Aragonesa de Fútbol en el Teatro Principal de Zaragoza
Toni Galán

Brillante, sobresaliente, merecida y feliz gala la que este martes por la noche ha tenido lugar en el Teatro Principal de Zaragoza para conmemorar el cumpleaños redondo, el centenario del fútbol aragonés. Porque en este 25 de enero de 2022, el viejo balompié de Aragón celebró su siglo de vida, un hito para la historia digno de quedar grabado en el recuerdo con letras de oro, de molde.

El fútbol, sabido es desde hace unas cuantas décadas, no es cualquier cosa en la sociedad moderna de todo el mundo. Es motor de emociones, de relaciones humanas, de sentido de pertenencia, de ocio, de economía. De muchos modos y maneras, este invento que procede de tierras británicas y de finales del siglo XIX, ha ido impregnando el día a día de la humanidad hasta pasar a ser algo cotidiano en la agenda de millones de personas. Y en Aragón, hace ya cien años que se organizó, se federó, se aglutinó en un organismo que lo tutela, lo gestiona, lo impulsa, lo defiende y lo administra: la Federación Aragonesa de Fútbol.

Ha sido una gala muy especial. Única. De más de hora y media de recuerdos, de reconocimientos, de homenajes, de vivencias reunidas en el marco excepcional que es el gran teatro zaragozano del Coso y la Plaza de Sinués. Cien años atrás, a menos de 300 metros de distancia del lugar de esta fiesta, en el número 3 de la Plaza de San Felipe, se rubricó la fundación de la federación, a las 8 de la tarde de un ya providencial 25 de enero de 1922. Anoche, aquel semillero de unos pocos pioneros, desembocó en un aniversario sonoro, un acto que tendrá más eventos que lo secunden a lo largo de este 2022.

Ha arrancado el acto con palabras del alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, en ausencia justificada por motivos de un viaje del presidente de la Comunidad Autónoma, Javier Lambán (ha cerrado posteriormente el protocolo el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci). Óscar Fle, el actual presidente del ente que ya es centenario y anfitrión del evento, ha dado paso con su emocionada bienvenida a la entrega de distinciones y galardones a quienes han sido elegidos como referentes principales en distintos apartados del día a día del fútbol regional en este siglo de vida.

Lo ha habido para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Guardia Civil y la Policía Nacional, indispensables para garantizar ininterrumpidamente desde el inicio de esta maravillosa historia del fútbol la disputa de los que, ahora mismo en 2022, son más de 31.000 partidos disputados cada temporada en Aragón.

En el mundo arbitral, el elegido ha sido Adolfo Bueno Perales, nacido en Zaragoza pero con arraigo en Gallur, que fue internacional y estuvo en la élite española entre 1961 y 1974. En su caso, el reconocimiento fue a título póstumo, pues falleció hace tres meses y recogieron el galardón sus hijos.

También ha  tenido el mismo rango el apartado de los medios de comunicación, donde la referencia elegida fue la figura del entrañable fotógrafo belchitano Antonio Calvo Pedrós, desaparecido en 2006 con una obra y archivo de fútbol regional, base y también profesional sin parangón en Aragón.

Asimismo, en el grupo de los miles de directivos que han dado su trabajo en estos cien años a los miles de clubes de las tres provincias, el sentido recuerdo ha destacado al también fallecido Juan Manero Lambán, alma máter del Endesa Andorra turolense, federativo de primer orden en Aragón y también en la Real Federación Española durante décadas de servicio al fútbol regional.

Ya entre los presentes, la gala continuó con el pujante fútbol femenino, la rama futbolística de mayor modernidad en su eclosión imparable, que tuvo como figura premiada y referencial a la exfutbolista y actual entrenadora Noemí Navarro, una de las pioneras en su doble faceta.

El fútbol sala, la modalidad del balompié en pista pequeña, mayormente cubierta, que caló hondo en España y en Aragón a partir de los años 70, ha tenido dos premios en su historial. Como mejor futbolista, el inigualable palmarés de Santi Herrero no ofreció dudas para nombrarlo como el mejor de todos los tiempos. Y, con él, el entrenador Luis Ángel Corredera, completó el elenco, una alegoría del mítico equipo de Zaragoza, el Pinturas Lepanto, que ganó la liga española en 1995, un hito sin par en todo el deporte de la región.

Luego ha llegado el momento del fútbol 11, el fútbol con mayúsculas, el de siempre, el que ha seducido a las masas irremediablemente desde sus primeros pasos en Aragón, allá por 1903 en Zaragoza, mucho antes incluso del nacimiento de la federación.

Foto de la Gala del centenario de la Federación Aragonesa de Fútbol en el Teatro Principal de Zaragoza
Foto de la Gala del centenario de la Federación Aragonesa de Fútbol en el Teatro Principal de Zaragoza
Toni Galán

El de mejor jugador aragonés, a tenor de sus internacionalidades con España, ha sido designado el zaragozano Víctor Muñoz Manrique, que desempeñó su carrera en el Boscos, Aragón, Real Zaragoza –dos etapas, la inicial y la de la retirada–, Barcelona, Sampdoria (Italia) y Saint Mirren (Escocia) entre 1974 y 1991.

 En el ámbito de los entrenadores, el estandarte del colectivo ha sido para Víctor Fernández Braulio, también zaragozano, del barrio Oliver, que asomó al profesionalismo en 1991 desde el Stadium Casablanca y entrenó al Real Zaragoza por tercera etapa distinta hasta hace solo año y medio, en 2020.

En la recta final del acto, también han formado parte del elenco de premiados el Real Zaragoza, como primer club de Aragón en títulos, palmarés, historial en la élite y volumen de seguidores en la región, cuyo trofeo ha recogido el vicepresidente Fernando Sainz de Varanda.

También la Real Federación Española de Fútbol, con el aragonés (de Erla) Eduardo Bandrés en representación del ausente presidente Luis Rubiales –por razones de agenda–, al que sí ha escuchado y visto en un vídeo grabado por la mañana desde su despacho en Madrid.

El violín electrónico, vertiginoso y limpio, de Lolo Alonso y los monólogos del humorista Leo Harlem han triunfado en la velada con agilidad y gusto para redondear una noche inolvidable.

En el abarrotado patio de butacas y en muchos de los palcos del Teatro Principal se han dado cita más de 400 invitados, la mayor parte de ellos directivos representantes de muchos de los clubes de las tres provincias, miembros de comisiones federativas, así como del colectivo de entrenadores (con su presidente Agustín Cirac al frente), de los árbitros (con Francisco Ramo al la cabeza) y, obviamente, de futbolistas de distintas categorías.

En las butacas de primera fila ha habido nutrida presencia del ámbito político, de todas las instituciones, con el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada, encabezando el protocolo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión