Despliega el menú
Deportes

deporte

Así es el regreso de los aficionados al deporte aragonés

Después de muchos meses con los recintos huérfanos, Aragón permite desde este sábado que los campos y pabellones de la Comunidad alberguen espectadores.

El pabellón Los Planos, preparado para el duelo entre el CV Teruel y el Melilla.
El pabellón Los Planos, preparado para el duelo entre el CV Teruel y el Melilla.
C.R.

El deporte vuelve a ser de sus aficionados. Después de muchos meses con los recintos huérfanos, sin alma, Aragón permite desde este sábado que los campos y pabellones de la Comunidad alberguen espectadores. Los partidos dejan de ser a puerta cerrada, cumpliendo el deseo compartido de seguidores y clubes, que asumen la responsabilidad de adaptarse a las nuevas normativas sanitarias.

Dichas medidas vienen recogidas en la orden que restablece las condiciones del nivel de alerta 3 agravado en la Comunidad, publicada el jueves en el BOA con un error de redacción que generó incertidumbre. A pesar de que la intención de la DGA era permitir el acceso de público (con un 30% de aforo hasta un máximo de 300 personas en espacios interiores y de 500 al aire libre) tanto en las competiciones autonómicas como en las nacionales, estas últimas no fueron citadas en el texto, provocando que los clubes que este fin de semana juegan como locales se replanteasen la entrada de espectadores.

Poco después, a última hora del viernes, la Dirección General de Deporte emitió una instrucción para que, hasta que se corrija el error en la redacción del boletín, se equiparen las categorías nacionales y las autonómicas y se permita que todos los equipos puedan jugar con aficionados, en un trámite elogiado por los equipos a pesar del escaso margen de maniobra que tuvieron para preparar el regreso de sus seguidores.

Uno de los primeros equipos afectados es el Zaragoza CFF, puesto que este mismo sábado a las 12.00 se ha medido al Barça B. El duelo se ha jugado en el estadio Enrique Porta de Villanueva de Gállego con alrededor de 100 espectadores en las gradas, cifra que, según valora el presidente del club, Rubén Alcaine, ha sido “más baja” de la esperada.

Hay que tener en cuenta que jugar en Villanueva -hasta la pasada temporada jugaban en el Pedro Sancho y esta campaña han tenido que cambiar de sede- es un hándicap importante. Nuestros seguidores no tienen tantas facilidades para asistir y, con todo, tenemos que celebrar que Zaragoza capital ya no esté confinada y hayan podido venir seguidores de la ciudad”, añade Alcaine.

Al ser una instalación al aire libre, el Zaragoza CFF hubiese podido dar cabida a 500 espectadores en su enfrentamiento con el Barça B. No así el CV Voleibol Teruel, puesto que, al jugar en recinto cerrado (pabellón Los Planos), esta tarde tendrá que reducir ese número hasta los 300 espectadores en su duelo con el Melilla (17.45).

El club turolense ya pudo jugar dos partidos (uno de Superliga y otro de Supercopa) con seguidores en los comienzos de la temporada, y ahora, tal y como explica su presidente, Carlos Ranera, han tenido que “refrescar la memoria” para acomodar sus instalaciones a las exigencias sanitarias.

Hemos estado trabajando durante toda la mañana para dejar todo listo. Hay que tener en cuenta que hasta última hora del viernes no supimos con certeza si íbamos a poder jugar con público y nos hemos adaptado a contrarreloj. Lo más complicado era contar con el beneplácito de la Federación, de los árbitros y del rival, puesto que lo comunicamos a menos de 24 horas del partido, pero todos se han portado muy bien”, comenta Ranera, antes de dar más detalles sobre un protocolo que considera “sencillo”.

Las taquillas estarán abiertas desde las 16.15, donde los socios podrán recoger su entrada gratuita presentando su carnet de abonado hasta alcanzar el número permitido: 300 asientos. Los socios que se queden sin entrada recibirán una para el siguiente partido en casa. Habrá gel hidroalcohólico en las entradas, se mantendrá la distancia de seguridad en las localidades y será obligatorio el uso de mascarilla en todo momento”, completa Ranera, sobre unas medidas similares a las adoptadas por el Villa de Mallén, que esta tarde se medirá al Pedrola en encuentro correspondiente a la undécima jornada de la Tercera División de fútbol sala.

Según detalla su entrenador, Samuel García, el conjunto zaragozano ha preparado varios controles de acceso al pabellón. El primero estará en la entrada, donde una persona llevará el registro detallado de todos los aficionados (nombre, dni y teléfono) y medirá su temperatura. Ya dentro, habrá otro punto de acceso a la grada en el que otra persona se encargará de distribuir a los aficionados por las localidades, siempre cumpliendo con el 30% de aforo.

En próximos encuentros, para satisfacer a ambas aficiones, comunicaremos al club visitante que puede acudir con un 10% de seguidores. Nuestro deseo es que haya público de ambos equipos porque el deporte, al final, tiene que contar con esa rivalidad sana”, añade indica García, y adelanta que, si hubiese algún contagio en el partido, el club se pondría automáticamente en contacto con las autoridades sanitarias para que estas estableciesen la forma de proceder.

El Mallén es uno de los diez equipos que este sábado actúan como local en Tercera de fútbol sala. En la Segunda División B de este mismo deporte, otros dos clubes aragoneses como el Pinseque y el Tauste, que se enfrenta al Patatas Gómez en un derbi territorial, también ejercen como locales y debutan con espectadores en sus pabellones. Del mismo modo, en Tercera División de fútbol, el Binéfar recibe al Valdefierro en el único encuentro adelantado al sábado.

Mañana domingo, además de la jornada completa de Tercera, está previsto que tanto el Ebro como el Tarazona se reencuentren con sus aficionados en sus respectivos partidos de la Segunda División B, programados a las 12.00 y las 16.30. También a las 12.00, el Casademont femenino recibirá al Perfumerías Avenida, en otro de los duelos destacados que se celebrarán con público en las gradas.

Etiquetas
Comentarios