Despliega el menú
Deportes

deporte

El deporte base ultima el regreso de las competiciones

El 13 de febrero está marcado en rojo en el calendario de los equipos, que llevan meses entrenando sin poder disputar partidos. 

El 13 de febrero está marcado en rojo en el calendario del deporte aragonés. Es la fecha anunciada por la DGA para el regreso, siempre y cuando la evolución de la pandemia lo permita, de todas las competiciones base y amateur. Tras diez meses de vacío, las ligas se podrían retomar con una serie de medidas preventivas que ya marcan los entrenamientos que se están pudiendo programar.

En el caso de las categorías formativas, hay que diferenciar aquellos chavales que pertenecen a clubes federados de los que no. Los primeros están entrenando desde septiembre, aunque con las consiguientes restricciones y sin poder jugar partidos los fines de semana. Los segundos, los niños que por el contrario no pertenecen a ninguna federación, están encontrando serios problemas para practicar deporte en pista.

Son pocos los centros en los que se están programando actividades extraescolares por las tardes y esto ha derivado en el trasvase de chicos que se inscriben en clubes deportivos federados para, al menos, poder entrenar varias veces por semana. En el caso del baloncesto, los Juegos Escolares de Aragón aglutinan las categorías de prebenjamín, benjamín, minibasket, preinfantil y cadete. Es decir, todos los niños menores de 16 años llevan casi un año sin disputar partidos pero entrenando con la ilusión de que pronto volverán a hacerlo.

Manuel Fumanal, delegado de la sección de baloncesto en El Olivar, explica que sus equipos comenzaron a entrenar en septiembre y desde entonces no han parado. Cuando no se podía practicar deporte en interior, salían a las pistas exteriores. Ahora, se ajustan a las limitaciones horarias vigentes. “El protocolo de El Olivar es similar al de la Federación Aragonesa de Baloncesto. Los chicos se echan gel al entrar, llevan la mascarilla entrenando y salen por otra puerta que el siguiente grupo que entrena. Al acabar, todo el material es desinfectado”, comenta Fumanal, y subraya que el deporte en ningún caso es foco de transmisión.

Aquí se han notificado ocho casos positivos de chicos que se contagiaron en su vida social y en ninguno de ellos hubo transmisión posterior en el entorno deportivo, en las sesiones de entrenamiento”, añade, y celebra -aunque con cierta reticencia- que el Gobierno de Aragón, al fin, haya definido el horizonte del baloncesto base, fijando el 13 de febrero como fecha de regreso de los torneos.

Del mismo modo, Fran Martín, directivo del Balonmano Dominicos, señala que mantienen la “esperanza” de que se pueda jugar a partir de ese día. Actualmente, el club está integrado por alrededor de 250 chicos repartidos en 17 equipos que desarrollan entrenamientos “cerrados”, es decir, siempre con los mismos compañeros.

“Los entrenamientos empezaron de forma progresiva en agosto. Los grupos están formados por un máximo de 20 chicos y cuentan con un responsable de covid en la instalación. De momento, Dominicos no nos deja entrenar en el colegio y utilizamos, fundamentalmente, el pabellón de La Salle. Tenemos casi todas las horas ocupadas de lunes a sábado porque, al no jugar los fines de semana, también entrenamos el sábado”, comenta Martín.

Al igual que el resto de las federaciones, la de balonmano, presidida por Juan Caamaño, ya trabaja en los nuevos calendarios y tiene elaborado su particular protocolo. El documento especifica las medidas a seguir en los entrenamientos (número máximo de personas, imposibilidad de compartir botellas de agua…); las competiciones (será responsabilidad de cada equipo que ninguno de sus miembros que haya tenido una temperatura corporal de 37’5 grados o superior en los 14 días anteriores a la celebración del partido participe); el acceso del público (en terrenos de juego o espacios al aire libre no se superará el 75% del aforo total) y el desarrollo del partido. 

En lo que al fútbol se refiere, el presidente de la Federación, Óscar Fle, explicó recientemente a este medio la importancia de que las competiciones vuelvan. “Cerca de 40.000 personas llevan desde marzo sin jugar. Todo el fútbol base, competiciones regionales, femenino, fútbol sala... Hay una cantidad de actividad detenida que es dramática. La supervivencia de este deporte está en juego”, remarcó un Fle que confía en que la DGA acaba cumpliendo su palabra de retomar todas las ligas el 13 de febrero. La siguiente batalla será el regreso de público -con limitaciones- a las instalaciones.

Etiquetas
Comentarios