Despliega el menú
Deportes

ciclismo

La Vuelta parte de Huesca jaleada por un centenar de aficionados y ya rueda hacia Sabiñánigo

El pelotón ha iniciado la quinta etapa en el parque tecnológico Walqa y no ha pisado las calles de la capital oscense debido a la situación sanitaria.

La presencia de la Vuelta en Huesca apenas se pudo disfrutar. Un centenar de aficionados se acercaron este sábado hasta las dos rotondas que se encuentran junto a la entrada del IES Pirámide para ver el paso del pelotón y de toda su comitiva en la salida de la quinta etapa que debe unir la capital oscense con Sabiñánigo y alrededor de cincuenta personas, autoridades e invitados por la organización, pudieron entrar en la zona mixta. Para evitar aglomeraciones, y debido al confinamiento al que se encuentra sometida la ciudad, el punto de partida tuvo que desplazarse desde la explanada del Palacio de Congresos en la avenida de los Danzantes hasta el parque tecnológico Walqa. El paseo por las calles más céntricas fue sustituido por una rápida entrada en la A-23 para poner rumbo a Angüés.

El encargado de cortar la cinta en la línea de salida fue el alcalde de Huesca, Luis Felipe, que estuvo acompañado por la subdelegada del Gobierno de España, Silvia Salazar. El primer edil agradeció la rapidez con la que la organización modificó la salida y el recorrido neutralizado y destacó que, pese a la ausencia de espectadores, el paso de la competición por la localidad es un éxito porque ha permitido darla a conocer junto a su parte tecnológico a todo el mundo a través de las más de cien televisiones que emiten el evento.

Sin la posibilidad de acercarse a los ciclistas dado que las medidas relacionadas con el covid-19, lógicamente mandan, resultó complicado distinguir entre la serpiente multicolor al líder Primoz Roglic o a los dos aragoneses, Fernando Barceló y Jorge Arcas. Entre los acostados en la cuneta de las rotondas no faltaron curiosos y aficionados al mundo de la bicicleta, muchos ellos llegados a lomos de la suya propia. “Entiendo que hay que guardar distancia, pero podríamos a ver estado un poco más cerca”, lamentaba Fernando Alastuey, espectador habitual en las grandes pruebas ciclistas que se celebran en el Alto Aragón.

También se podía encontrar a fans llegados de lejos, como Toni Miguel, desplazado junto a varios familiares y amigos desde Cataluña para pasar el fin de semana en Aragón con la Vuelta como excusa y animar a David de la Cruz, del UAE Team Emirates, al que sí pudieron distinguir. "El no poder estar cerca de los ciclistas es un roto porque es donde está la gracia, pero hay que comprenderlo", comentaba.

Igualmente hubo rostros conocidos como los de los jugadores de la SD Huesca Jorge Pulido y Pedro López, que se quisieron acercar tras finalizar su entrenamiento previo al partido del domingo con la Real Sociedad y que aseguraron seguir habitualmente las grandes ronda. Ante la imposibilidad de fotografiarse con los ciclistas, fueron ellos los que acabaron realizando más de uno y de dos posados con los presentes.

Siempre con un helicóptero controlándolo todo desde las alturas, los primeros en abrir la comitiva fueron los vehículos de la organización y las motos, después llegaron los protagonistas, los ciclistas, y por último, los autobuses de los equipos. Muy llamativos con los colores de cada una de las formaciones, saludaron al público con sus bocinazos.

Tras pasar por Angüés, la caravana debe transitar hasta Barbastro dentro de una jornada de media montaña y de ahí virar hacia Sabiñánigo. En total, 185 kilómetros jalonados por los altos de Vió, Fanlo y Petralba que prometen espectáculo. El domingo, tras la llegada a Ejea del viernes, y la de este sábado, la Vuelta se despedirá de Aragón partiendo de Biescas y con Formigal en el horizonte.

Etiquetas
Comentarios