Despliega el menú
Deportes

baloncesto

Robin Benzing se disfraza de Batman

El alemán fue el héroe del triunfo del Casademont, con una impecable carta de tiro: 32 puntos con un sobresaliente 8 de 11 en triples. "Ha sido el partido perfecto", reconoce.

Robin Benzing lanza a canasta en su inspirado encuentro frente al Dijon.
Robin Benzing lanza a canasta en su inspirado encuentro frente al Dijon.
Basketball Champions League

En el último segundo del tercer cuarto, cuando el Casademont Zaragoza ya había encarrilado su clasificación para los octavos de final de la Champions League, Robin Benzing se inventó un triple imposible, con las manos de un defensor francés en la cara. Un triple de otro mundo al que su compañero Nico Brussino reaccionó llevándose los dos brazos a la cabeza. No era para menos. Había presenciado, a solo unos metros, cómo su colega anotaba una canasta de otra galaxia. Por ejemplo, la de DC Comics, la editorial estadounidense propietaria de los derechos de los míticos personajes de ficción Batman y Robin. Porque lo de Robin, Robin Benzing, fue ayer de ficción. Su actuación no puede ser calificada de otro modo. El jugador alemán se disfrazó de superhéroe, se vistió con el traje de Batman y regaló al Casademont el pasaporte a los octavos de final de la Basketball Champions League.

En los casi 24 minutos que estuvo sobre el parqué del Palais des Sport Jean-Michel Geoffroy, Robin Benzing anotó 32 puntos con unos porcentajes de escándalo. Hizo 3 de 4 en tiros de dos, 2 de 2 en tiros libres y un descomunal 8 de 11 en triples. A su impecable carta de tiro, agregó dos rebotes y una asistencia para un total de 30 puntos de valoración. Con él, el Casademont Zaragoza sumó un parcial demoledor de +17.

Tildado a veces de frío y de poco aplicado en defensa, lo que nunca está a debate en torno a la figura de Benzing es su calidad. Cuando el alemán empieza a enchufar con regularidad, es imparable. Se retroalimenta de puntos. Su capacidad para generar tiros tras bote, para amagar y lanzar tras finta son muy difíciles –casi imposible en días como ayer– de defender para los rivales. Anoche, los franceses del Dijon ya no sabían qué hacer con él. Se desesperaban. 

Anotó 32 puntos con unos porcentajes de escándalo. Hizo 3 de 4 en tiros de dos, 2 de 2 en tiros libres y un descomunal 8 de 11 en triples.

Ni con dobles ayudas eran capaces de detenerle. Con el partido ya liquidado, Fisac le sentó en los últimos minutos, como si quisiera guardar su magia para este sábado en Badalona frente al Joventut. Si hubiera jugado un poco más... hubiera rondado, fácil, los 40 puntos en una actuación digna de las mejores estrellas de la NBA. "El partido ha sido perfecto para mí, pero el equipo ha hecho un gran trabajo para que yo pudiera realizar buenos tiros", reconocía después del choque con humildad.

"Creo que este ha sido el encuentro soñado. No hay esta diferencia –de puntos y nivel– entre el Dijon y nosotros. El Dijon es un gran equipo y esta es solo la segunda derrota en su casa. Son un gran equipo pero nosotros hemos hecho un partido perfecto. Veníamos preparados para ello, con el encuentro muy estudiado y nos ha salido bien", abundó en la sala de prensa el alero germano. "En ataque, hemos movido muy bien el balón, con confianza para encontrar buenas situaciones de lanzamiento. En el pasado tuvimos problemas con el tiro de tres y hoy hemos recogido los frutos de nuestro trabajo con grandes porcentajes de tres", remató. 

Sí, porque no solo Benzing estuvo inspirado en el lanzamiento exterior. Krejci hizo 2 de 2, Alocén 1 de 2, Barreiro 1 de 3, Seeley 2 de 5, Brussino 2 de 6... El Casademont, que ya cuenta habitualmente con numerosas cartas para ganar los partidos, ha adquirido en las últimas semanas la carta del 3. La del Joker. La del lanzamiento exterior. Vaya final de temporada se avecina...

Etiquetas
Comentarios