Despliega el menú
Deportes

ciclismo

La Vuelta Aragón no se celebrará en 2020

La falta de apoyo de las instituciones públicas de Aragón y los problemas de financiación condenan a la prueba ciclista solo dos años después de su regreso al calendario internacional. 

Llegada de la Vuelta Aragón 2018 a Zaragoza
Llegada de la Vuelta Aragón 2018 a Zaragoza
Aránzazu Navarro

La Federación Aragonesa de Ciclismo ha confirmado la información avanzada este mediodía por heraldo.es: la Vuelta Aragón no se celebrará en 2020 debido a los problemas de financiación y la falta de colaboración de las diferentes instituciones públicas de la Comunidad. Solo dos ediciones después de su resurrección y regreso al calendario internacional vuelve a apagarse la llama de una prueba que se había ganado el reconocimiento de aficionados y profesionales del ciclismo tras su éxito organizativo, promocional y deportivo de las ediciones de 2018 y 2019. “La Federación Aragonesa de Ciclismo comunica que la Vuelta Aragón en el año 2020 va a realizar un paréntesis, debido a que los apoyos obtenidos no son suficientes para que garanticen su viabilidad”, arranca el comunicado oficial de la entidad encargada de la dirección técnica de la carrera. La Unión Ciclista Internacional (UCI) ya le había reservado fecha en el calendario internacional de la próxima temporada: los días 15, 16 y 17 de mayo.

La Territorial agradece “la apuesta firme y decidida de Turismo de Aragón y de la Consejería de Vertebración” permitiendo su recuperación y “al resto de entidades que han colaborado durante estas dos ediciones”. La falta de apoyos económicos es la causa principal de esta suspensión, eventual y provisional según se entiende del comunicado federativo, pero que deja herida de muerte para el futuro a la prueba, en un proceso idéntico al que le costó su continuidad en 2005.

Precisamente, el cambio de competencias de la dirección general de Turismo tras las últimas elecciones autonómicas ha jugado un papel sustancial en la crisis que se ha abierto en la supervivencia de la Vuelta Aragón. En las ediciones precedentes de la Vuelta, el promotor principal del evento fue Turismo de Aragón, departamento entonces dependiente del departamento de Vertebración, Territorio y Vivienda del Gobierno de Aragón, dirigido por José Luis Soro, quien puso empeño político en la recuperación de la prueba.

Ahora, desde el pasado mes de junio, la dirección general de Turismo es un organismo adscrito a la consejería de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial. La DGA contribuía, además, al presupuesto de la prueba (unos 400.000 euros) con una asignación de la dirección general de Deportes. Las aportaciones públicas restantes venían procediendo de los ayuntamientos de llegada y salida de las diferente etapas, así como de las diputaciones provinciales de Zaragoza, Huesca y Teruel. Para 2020, solo la Diputación de Teruel ha manifestado un interés firme en mantener esa colaboración económica, un apoyo escaso para la viabilidad de la Vuelta.

En su nota oficial, la Federación Aragonesa de Ciclismo, que en los últimos meses ha trabajado en el diseño, estructura y logística de la carrera como si su continuidad estuviera garantizada, subraya el éxito de las ediciones de 2018 y 2019, tanto en “calidad” como en “participación”, dentro del panorama ciclista internacional “en la categoría UCI 2.1, con excelentes informes de la Unión Ciclista Internacional sobre la organización en general y el reconocimiento de los equipos en cuanto a la seguridad y cumplimiento de compromisos”, indica.

Para la DGA es "inviable"

El Gobierno de Aragón, a través de sus direcciones generales de Turismo y Deporte, considera que una próxima edición de la Vuelta es "inviable".  Ambos departamentos "habían anunciado que mantendrían su apoyo a la celebración de la Vuelta, que resurgió gracias al compromiso del Gobierno de Aragón, pero resulta inviable que asuman lo que el resto de instituciones aportaban hasta la fecha", señalan fuentes del Ejecutivo autonómico. Tanto desde las áreas de Turismo y Deportes de la DGA "llaman a una colaboración entre instituciones para que la prueba pueda seguir celebrándose en próximas ediciones".

En las dos última ediciones, 2018 y 2019, la Vuelta Aragón se ganó el reconocimiento de profesionales de diferentes ámbitos del ciclismo. Corredores, jueces, patrocinadores, equipos… Ambas fueron un éxito deportivo y de promoción, con la etapas retransmitidas en Aragón Televisión y en Eurosport, con amplio seguimiento mediático. El objetivo era aumentar para 2020 la presencia de equipos World Tour, de la máxima categoría, un aspecto limitado los pasado años debido a la coincidencia de fechas con otras carreras de prestigio como el Giro de Italia (9-31 de mayo) o el Tour de California, aunque la suspensión de esta carrera americana para 2020, prevista entre el 10 y el 16 de mayo, abría un nuevo horizonte de cara a la mejora cualitativa de la participación. 

“Lamentablemente, este paréntesis llega en un momento en el que la reestructuración del calendario UCI ha despertado el interés de equipos de la máxima categoría y con toda seguridad era el momento esperado para subir el nivel deportivo de la carrera”, reconoce la Federación Aragonesa de Ciclismo, que subraya la implicación y el esfuerzo de la comunidad ciclista aragonesa, y su compromiso con la Vuelta: “Todo ello llevado a cabo por un equipo de trabajo de la tierra, ilusionado, apasionado, altruista y a la altura de los mejores equipos de organización, apoyado por una masa de voluntarios de los clubes de ciclismo y asociaciones deportivas y culturales de toda índole, sin duda el mejor activo de la Vuelta Aragón”.

Etiquetas
Comentarios