Deportes

ciclismo

Una Vuelta Aragón imparable

Aragón volvió a disfrutar de la ronda ciclista tras su recuperación. La prueba aspira a seguir creciendo y consolidarse en el calendario internacional.

Se cumplieron las expectativas. Tanto ciclistas como organizadores salieron contentos del segundo episodio que la renacida Vuelta Aragón ofreció al mundo después de 13 años de letargo. Recuperada la temporada pasada, el objetivo imperial del 2019 era consolidar el evento en el calendario. Según todos los protagonistas, se ha conseguido. Unos, no esconden el deseo de volver a correr por las carreteras aragonesas; y los otros, entienden que el desarrollo de la prueba es un activo importante para la Comunidad, reforzado por la simbiosis deportiva, turística y, por ende, económica, que supone la celebración de esta emblemática cita.

Fue Movistar Team el equipo que venció al viento, el elemento que condicionó cada segundo del de las tres etapas. Todo giró entorno a él a lo largo del fin de semana, desde la salida el pasado viernes en la localidad turolense de Andorra hasta el esprint de ayer en la llegada a la Avenida Ranillas de Zaragoza, al amparo de una Torre del Agua que comprobó el potencial de los cuatro jinetes aragoneses en liza. Jorge Arcas y Jaime Castrillo, del Movistar, pudieron sentirse partícipes de la victoria individual de su compañero Eduard Prades, quien se enfundó el maillot amarillo tras una reñida última etapa, accidentada por la caída de Jesús Ezquerra (Burgos BH), quien partió como líder desde Huesca y tuvo que abandonar. El ganador del acontecimiento quiso destacar su relación con el territorio donde logró coronarse campeón. "Me siento muy vinculado a esta tierra, mi novia es de Borja y me encanta correr en este suelo", aseguró.

Satisfacción institucional

Y es que Aragón ha recuperado un gran tesoro en su almanaque deportivo. "Ha sido una Vuelta emocionantísima, los corredores lo han dado todo. Había ciertas quejas sobre el recorrido pero sabíamos que, si los ciclistas quieren, hay una lucha enorme. Aragón necesitaba esta prueba y el público nos ha acompañado enormemente durante las tres etapas", contemplaba Luis Marquina, director general de la Vuelta y presidente de la Federación Aragonesa de Ciclismo.

"Estaba claro que este año la idea principal era asentarnos. Hemos luchado contra muchísimas dificultades, no solo contra el viento. Hoy (por ayer) ha habido dos carreras, y se han ganado las dos. Desde este lunes nos sentaremos a analizar lo que ha pasado este año y empezaremos a ver cómo se puede mejorar", añadió Marquina, consciente de que "las subidas de nivel son pequeños detalles y hay que saber captarlos".

Por su parte, José Luis Soro, consejero en funciones de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón y artífice junto a la Federación Aragonesa en la recuperación de la carrera, también quiso mostrar su satisfacción tras la celebración de la Vuelta: "Lo que queríamos era enseñar al mundo la Comunidad, a través del ciclismo, que es la mezcla perfecta de trabajo en equipo y esfuerzo personal. Era una gran oportunidad. Fue muy difícil y duro, pero lo conseguimos y lo mantendremos. Dijimos que veníamos para quedarnos", destacó.

Soro hizo hincapié en el plus turístico que lleva intríseco el acontecimiento, pero también en el complemento sentimental para los aficionados aragoneses de este deporte. "Estoy convencido de que esto es imparable y que conseguiremos por fin recuperar la vuelta de todos, esa que los aragoneses sentían como propia. Desde el punto de vista turístico, se hace difícil qué enseñar porque Aragón tiene tanto... Hay territorio para que cada año las etapas sean muy diferentes, sin perder la identidad de la Vuelta", adelantó.

Barceló, en el ‘top’ 10

El ciclista del Euskadi Murias Fernando Barceló fue el mejor de los cuatro aragoneses en la carrera, una condición que se sumó a su entrada entre los diez mejores de la clasificación general. ¿Sensaciones? "Ha sido una gran alegría, el resultado es muy satisfactorio. En todas las salidas, las metas y durante el recorrido he sentido el apoyo de familiares y amigos y eso siempre es un plus". Barceló, que arrancó la última jornada desde su Huesca natal en la 13ª posición, consiguió remontar tres puestos, valiéndole su primer ‘top 10’ del año en una vuelta. "Ya estoy deseando que llegue la edición de 2020", dijo.

Toda una declaración de intenciones que comparte su compañero de equipo, procedente de Barbastro, Sergio Samitier (34º). "Por las características, si hubiera sido en otro lugar, no hubiera acudido, pero siendo Aragón tienes que venir y hacerlo lo mejor posible", reconoció el ciclista. Una visión compartida por el resto de aragoneses, cuyos perfiles no respondían a la llanura y poca montaña que conformó el recorrido.

El dúo aragonés del Movistar, conjunto campeón, se mostró "muy contento" a nivel colectivo e individual. Jorge Arcas (32º), de Sabiñánigo, puso en relieve lo positivo de correr al calor de su gente: "Es muy bonito correr en casa, sintiendo el apoyo de la afición en cada una de las etapas. Espero poder estar aquí muchos años", garantizó. Asimismo, el jacetano Jaime Castrillo (75º), aunque "el recorrido para los escaladores se queda cortó", sostuvo que «hay que agradecer la consolidación de la Vuelta porque es una motivación para todo Aragón y muy bonita de correr para el ciclista".

Etiquetas
Comentarios