Despliega el menú
Deportes

Montaña

Los hermanos Del Cerro Millán ya están en casa, tras su fatídica expedición al Himalaya

Uno de los dos acompañantes del fallecido Fernando Sánchez ha sido atendido por quemaduras en el Miguel Servet.

Fernando Sánchez y Jesús del Cerro, en una imagen de 2007.
Fernando Sánchez y Jesús del Cerro, en una imagen de 2007.
José Miguel Marco

Ya están en casa. Los hermanos Juan Carlos y Jesús del Cerro Millán regresaron a España el jueves pasado tras su fatídica expedición al Himalaya y se encuentran bien después de que el primero de ellos tuviese que ser atendido en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza a causa de unas congelaciones, que especialmente le habrían afectado a un pie, pero que no revisten gravedad.

Los dos gemelos hicieron cumbre el pasado 1 de noviembre en el Himlung, pico de 7.126 metros situado en Nepal, junto al también zaragozano de 44 años Fernando Sánchez Grassa. Sin embargo, durante el descenso éste último, experimentado montañero, falleció por agotamiento. Antes, había alertado de que estaba afectado por la ceguera de la nieve, un problema ocular que se asocia a la excesiva exposición a los rayos ultravioletas que en entornos como las montañas se ven amplificados.

De los dos supervivientes, Jesús logró alcanzar el campo base para dar aviso a las autoridades, mientras que Juan Carlos se quedó en el campo III a causa de una hipotermia en pies y manos. Finalmente, pudo ser rescatado por los servicios de emergencia y ambos fueron trasladados a Katmamdú, capital nepalí, para ser atendidos en un centro médico. Desde ahí, afectados por todo lo vivido, gestionaron los trámites para acelerar su vuelta.

Atrás queda por el momento el cuerpo de Nano, como lo conocían sus amigos y familiares. Varias circunstancias dificultan su recuperación. Las malas condiciones climatológicas de los primeros días complicaron el acceso y ahora, ante el final de la temporada de ascensiones a este pico, en el campo base casi no queda personal. Además, la altitud a la que se encontrarían los restos, cercanos al campo III, que se sitúa a 6.350 metros, ronda el limite de operatividad que pueden alcanzar con seguridad los helicópteros de rescate.

Los hermanos Del Cerro y Sánchez tenían experiencia en este tipo de expediciones y de hecho, ya habían coronado juntos el Aconcagua, que, con sus 6.960 metros, es la cima más elevada de América.

Los tres, vecinos del barrio de Torrero de Zaragoza, formaban parte de una expedición de ocho miembros que llegó a la zona a mediados de octubre. El objetivo era subir el Himlung en estilo alpino y por su vía normal. Los otros cinco acabaron desistiendo y fueron ellos los que llegaron a hollar la cumbre.

Los tres han estado muy vinculados al movimiento asociativo y habían protagonizado diversas iniciativas, también relacionadas con el mundo del alpinismo y la naturaleza. Así, Sánchez y Jesús del Cerro llevaron a cabo en 2007 una acampada en la cima del Anayet en apoyo a la campaña para reivindicar la ley de la montaña.

Se trataba de la segunda ocasión en la que Sánchez, de 44 años y afincado en la localidad pirenaica de Aragüés del Puerto, afrontaba el Himlung. Además de este ‘sietemil’ y del Aconcagua, también había subido al Montblanc, escalado en las principales cordilleras del mundo, como los Pirineos, el Himalaya, los Alpes y los Andes, y completado rutas de dificultad en Riglos, Ordesa, Ansabere y Torre de Marboré, entre otras.

Aragüés del Puerto estudia un acto de homenaje

Fernando Sánchez Grassa estaba afincado en Aragüés del Puerto donde había puesto en marcha una empresa de guía de montaña que principalmente trabajaba con clientes llegados de Alemania. En la localidad pirenaica resultaba conocido por sus vecinos y por eso ahora su Ayuntamiento se encuentra estudiando la posibilidad de realizar un acto de homenaje. Para ello se mantiene a la espera de lo que ocurra con el rescate de su cuerpo y de lo que disponga la familia.

Etiquetas
Comentarios