Despliega el menú
Deportes

motonáutica

China se rinde al piloto Juan Aloguín

Con 61 años y 37 temporadas en activo, se ha convertido en una estrella para los promotores asiáticos. El piloto zaragozano Juan Aloguín volvió a China la semana pasada -invitado por sexta vez- para participar en una prueba de motonáutica, el Gran Premio de Shaoxing. Fue el único español en la cita.

El piloto aragonés Juan Aloguín, en acción en el Gran Premio de Shaoxing
El piloto aragonés Juan Aloguín, en acción en el Gran Premio de Shaoxing
Power Torque Racing

No hay quien pare el entusiasmo de Juan Aloguín. El "abuelo", como le conocen cariñosamente en el circuito nacional e internacional de la motonáutica. A sus 61 años, con los 62 llamando a la puerta, y casi cuatro décadas a las espaldas, el piloto aragonés acaba de regresar de China, donde se ha convertido en una estrella para los promotores de las competiciones de motos de agua. A más de 10.000 kilómetros, en Shaoxing, Aloguín ha "disfrutado" como más le gusta: encadenando derrapajes y volando a todo gas a lomos de una potente Yamaha en el Gran Premio que lleva el nombre de esta ciudad famosa por sus vinos. Ha sido el broche a un año "para enmarcar".

“La verdad que, posiblemente, sea uno de las mejores temporadas que recuerde en cuanto a resultados. El año que empezó fatal en Portugal en el Campeonato de Europa, cuando un trapo se nos metió en la turbina en la manga clasificatoria y nos rompió el eje de la moto. Pero la historia dio un vuelco y no puedo estar más que feliz y por todo lo logrado. Éxitos que se los dedico a mi mujer Ana y a mis hijos Irene y Juan, que son los que más sufren cuando estoy lejos de ellos corriendo”, apunta Aloguín.

Campeón de la Copa del Rey, campeón de Aragón de circuito, campeón de los 45 minutos de resistencia, plata en la Copa Ibérica España-Portugal en tres especialidades, tercero en el Nacional… La guinda la saboreo la semana pasada en Shaoxing, en su particular gira asiática en la que lleva participando ya en seis ediciones y siempre con invitación de la Federación China de Motonáutica.

El deportista aragonés Juan Aloguín ha participado en China en el Gran Premio de Sahoxing de motos de agua
Power Torque Racing

"Estoy encantado de vivir esta experiencia, de que valoren mi palmarés y trayectoria. Hay que agradecer el trato que tienen hacia mí", cuenta Aloguín, que mantiene el mismo brío con el que debutó en un deporte que en los años 80 triunfaba en Estados Unidos. Acostumbrado a sortear olas en Tarifa practicando windsurf, el aragonés cambió la tabla por una moto de ir de pie, las Jet, y se lanzó a las carreras, encadenando en sus 37 temporadas que figuran en su currículum medallas de todos los colores en todas las competiciones posibles del calendario internacional.

Un acelerón que le ha llevado a surcar las aguas de medio planeta: Singapur, Cuba, Italia, Portugal, Francia... hasta China, país que le brinda la oportunidad de vivir su gran pasión "de forma diferente". Vuelos, estancia, desplazamientos internos, moto, gasolina, intérprete, manutención... Todo corre a cargo de los promotores que, además, reparten suculentos premios económicos. "En julio ya se pusieron en contacto conmigo y me invitaron a que fuera entonces. No pude pero a Shaoxing sí que ha sido posible. La verdad es que es increíble cómo lo organizan y cómo es el trato con los deportistas, te tratan de manera increíble. Me siento un auténtico piloto, sin problemas de ningún tipo y con todas las atenciones. Te sientes valorado como un rey. Así que estoy encantado de repetir", resalta Aloguín, el piloto europeo en activo con la licencia más antigua y el único español en la parrilla de salida del Gran Premio de Shaoxing, que se celebró en el río Caoer.

Juan Aloguín, con otros pilotos participantes en el Gran Premio de Shaoxing
Juan Aloguín, con otros pilotos participantes en el Gran Premio de Shaoxing
Power Torque Racing

El zaragozano corrió con una Yamaha EX de serie, sin preparar. Logró pasar a la ronda final en el puesto doce, a la que accedían un total de 16 pilotos, "sacando el máximo de la máquina y dándolo todo". En la jornada decisiva, le tocó remontar en la primera manga,  "clavando" la duodécima plaza; en la segunda, Aloguín, finalizó decimotercero, "y como anécdota por delante del alemán Philip Salobir, actual campeón del mundo". Un ‘top 16’ que le reporta un pellizco de euros.

"Esto no es nada fácil para un piloto que solamente puede usar la moto cuando hay carreras. Sin ayudas institucionales, acudo solo a las competiciones, no puedo permitirme el lujo de llevar ayudantes ni tan siquiera al mecánico. Fines de semana de más de 2.000 kilómetros en los que después de correr toca coger el coche y volver a casa porque el lunes hay que volver al trabajo. Todo esto hace que los resultados tengan aún más valor", se lamenta Aloguín, que este año corre con licencia de la federación de la Región de Murcia. "Nadie es profeta en su tierra", añade.

Salida de una de las carreras del Gran Premio de Shaoxing
Salida de una de las carreras del Gran Premio de Shaoxing
Power Torque Racing

Ahora toca "un merecido descanso" y recargar "el cuerpo y la mente". "Mis años 61 para otros serían un hándicap, pero creo que son mi mayor virtud", puntualiza Aloguín, que ya está preparando los billetes de avión para el próximo 2020."Estoy invitado a China en 2020 a tres open internacionales de motonáutica más. Y estoy en conversaciones para disputar el campeonato portugués en GP2", concluye el piloto que agradece la aportación de los patrocinadores (MJN, Nivelaciones Manuel Gil Balfagón, Distribuciones Reyes, Shiro, Sunseeker, Expotyre, Grasa Rotulaciones, Power Torque, Jettribe y Federación de la Región de Murcia) para que el "incombustible" Juan Aloguín siga en la brecha "dando guerra".

Etiquetas
Comentarios