Despliega el menú
Deportes

baloncesto

Sergio Lamúa: "El Szombathely es un equipo muy atlético, con mucho uno contra uno"

El entrenador ayudante del Casademont Zaragoza ha analizado al rival de mañana del conjunto zaragozano.

Sergio Lamúa, entrenador ayudante del Casademont, esta mañana en rueda de prensa.
Sergio Lamúa, entrenador ayudante del Casademont, esta mañana en rueda de prensa.
Guillermo Mestre

El Casademont Zaragoza afronta mañana su tercera jornada de la Champions League a partir de las 20.30 en el pabellón Príncipe Felipe. Esta mañana, el entrenador ayudante del equipo zaragozano, Sergio Lamúa, ha explicado que el rival del cuadro aragonés en la Liga de Campeones, el Falco Szombathely húngaro, es un equipo con una "capacidad atlética diferente" a los demás de la competición cuyo estilo de juego se caracteriza por "mucha individualidad y uno contra uno".

"Su plantilla está compuesta por varios jugadores americanos que les aportan una capacidad atlética diferente al resto de equipos de la competición, y hace que en su juego haya mucha individualidad, mucho uno contra uno", ha recalcado en la rueda de prensa previa al partido. En este aspecto, Lamúa ha destacado las figuras de Zoltan Perl, Oliver Biro y Szilard Benke, los tres jugadores húngaros que son los "motores" que "empujan al equipo hacia la victoria", por lo que los pupilos de Porfirio Fisac deberán "frenarlos" para "evitar que entren en el partido" y así reducir el "poderío físico" del equipo.

Además, también ha subrayado el cuidado que deberán tener con Marko Filipovity, una de las referencias anotadoras de la escuadra de Szombathely (Hungría) desde la posiciones de alero y ala-pívot. "Pueden jugar muy rápido desde dentro hacia afuera, y son capaces de cargar el rebote muy rápido, así que tendremos que estar preparados si no queremos tener problemas en este sentido", ha añadido el entrenador ayudante, que también ha recordado que, a pesar de sumar más centímetros bajo el aro, los rivales presentan "otras virtudes" que deberán "contrarrestar".

El Casademont Zaragoza afronta la tercera cita europea de la temporada, la primera en casa, con la moral por las nubes después de derrotar en el pabellón Príncipe Felipe al Barcelona, una gran resultado que les impulsa para el próximo reto de lograr el segundo triunfo continental. Sergio Lamúa ha aplaudido el trabajo de sus pupilos en este arranque de campaña en el que han demostrado "ambición, ganas e ilusión", y ha hecho hincapié en seguir "en la misma línea" para continuar "creciendo como equipo".

A pesar de este histórico inicio, el técnico ha recordado la dificultad que define a este grupo de la Liga de Campeones, con resultados "muy igualados y competitivos", donde salir vencedor en los duelos en casa "da la posibilidad de estar en una posición cómoda si se gana algún partido a domicilio". Por este motivo, ha explicado que el objetivo del equipo este miércoles será "hacer buena" la sufrida victoria conseguida ante el Besiktas en tierras turcas.

En la caseta 'rojilla' impera la alta moral que aportan los buenos resultados, y eso "siempre facilita" la planificación del próximo partido, y más aún si se disputa con el factor cancha a favor, una cualidad "clave" que ayuda a los jugadores a sacar su mejor rendimiento sobre la cancha.

Entre ellos la principal preocupación, además de Renaldas Seibutis que continúa recuperándose de sus molestias en la espalda, es Rodrigo San Miguel, ausente en el duelo liguero ante el cuadro azulgrana por la fuerte contusión en el costado que se produjo durante el último partido europeo. Lamúa ha recalcado que el entrenamiento de este martes y las pertinentes pruebas que le realizarán este mismo día definirán si finalmente el base zaragozano estará disponible para enfrentarse este miércoles al Falco Szombathely.

Etiquetas
Comentarios