Deportes

patinaje de velocidad

Nerea Langa: "Sin la ayuda económica de mis padres no podría competir"

La zaragozana, de 18 años, ha reinado en el Mundial de Barcelona tras la conquista de cinco medallas en patinaje de velocidad.

Nerea Langa, con las cinco medallas conquistadas, ayer en la estación Delicias de Zaragoza.
Nerea Langa, con las cinco medallas conquistadas, ayer en la estación Delicias de Zaragoza.
Raquel Labodía

Regresa del Mundial Júnior con cinco medallas –dos oros y tres platas–. ¿Soñaba con balance tan exitoso?

Ni mucho menos. Soy muy competitiva y, por ello, acudí a la cita con la intención de poder subir al podio en alguna de las pruebas; pero nunca imaginé que acabaría el campeonato con cinco medallas en mi poder. Ha sido maravilloso.

¿Cuál considera su mejor actuación?

Evidentemente, me quedo sobre todo con los dos oros conquistados. La prueba de los 200 metros fue muy emotiva, porque se tradujo en mi primer título mundial. Sin embargo, yo me siento especialmente orgullosa de haber ganado la carrera de los 500 metros, cuyo triunfo sí resultó a todas luces inesperado.

También ejerció de abanderada del equipo español en la ceremonia de clausura.

Supuso otra gran experiencia, un premio añadido a todo lo conseguido durante la competición. Lo cierto es que ha sido un campeonato de ensueño, inolvidable en todos los sentidos. Ahora es cuando me acuerdo de todo lo que me ha costado llegar hasta aquí, de los sacrificios, del esfuerzo invertido, de mis comienzos...

¿Por qué escogió el patinaje?

Con solo cinco años, mis padres me regalaron unos patines por Navidad. Ahí empezó todo. Me enamoré al instante de este deporte. Así que comencé a dar clases en el colegio Hispanidad, donde cursaba mis estudios, y enseguida me apunté al club 2mil6 para proseguir mi crecimiento.

Con 18 años, ya atesora un palmarés colosal. También posee 2 oros, 1 plata y 6 bronces en los Campeonatos de Europa, y 34 títulos nacionales. ¿Cómo se forja una campeona?

El patinaje requiere equilibrio, fuerza, habilidad, técnica, agilidad... pero también sacrificio, constancia y determinación. Son valores que siempre intento aplicar en mi vida. Yo me esfuerzo al máximo, nunca me rindo, jamás me doy por vencida. Por ahí viene los éxitos. Además, cuento con otras importantes ventajas.

¿Por ejemplo?

Siempre conté con el apoyo de mi familia. Y me encanta patinar. Me entusiasma lo que hago. Por eso, aunque no es sencillo compaginar el deporte con los estudios, al final disfruto muchísimo las 2 o 3 horas que me entreno cada día. No me canso de dar vueltas y vueltas a la pista; no me canso de esforzarme por crecer y mejorar.

¿Se considera la sucesora de Sheila Herrero?

Son palabras mayores. Sheila es una leyenda, la más grande, y resultará prácticamente imposible acercarse siquiera a su palmarés (15 títulos mundiales). Para mí siempre ha sido un referente, alguien a quien admirar por su fortaleza mental y su capacidad competitiva. Ojalá un día llegue a parecerme a ella.

Eso sí, el patinaje no le hará rica.

Es un deporte que apenas cuenta con ayudas. Cuando compito con la selección española, la Federación sí se hace cargo de la estancia y del viaje, pero nada más. Yen el resto de los campeonatos, ni siquiera eso; son mis padres quienes me abonan todos los gastos y quienes me costean el material deportivo. Sin su ayuda económica, nada de lo que estoy consiguiendo hubiera sido posible; ni siquiera podría competir. Afortunadamente, siempre he tenido su respaldo, y no solamente en el apartado financiero. Ellos me acompañan a todas las competiciones. Incluso se han comprado una caravana para hacer menos costosos los desplazamientos.

¿Cómo observa ahora el futuro?

Soy consciente de que lo más exigente y lo más dificultoso todavía está por llegar. Sé que tendré que esforzarme aún más, si cabe, en los próximos años, porque en septiembre inicio los estudios de arquitectura y, al mismo tiempo, en patinaje paso a la categoría sénior. Pero antes, a finales de agosto, competiré en el Europeo, donde quiero obtener alguna medalla.

Etiquetas
Comentarios