Deportes

baloncesto

El éxito de un proyecto con un sueño por continuar

El Tecnyconta Zaragoza finaliza una temporada donde se han fortalecido los lazos con la afición y se ha consolidado un ideario con resultados dentro y fuera de la pista.

Partido Tecnyconta Zaragoza- Barcelona
Partido Tecnyconta Zaragoza- Barcelona
Toni Galán

Por proyecto, asimilación de la hoja de ruta y ejecución sobre la pista, al grupo dirigido por Porfirio Fisac, al mismo entrenador, y a los responsables en la confección de la plantilla, es imposible atribuirles ningún pero desde que este equipo echara a rodar. Los éxitos de la temporada son corales, en comunión entre jugadores, cuerpo técnico, directiva y afición. En las victorias y en las derrotas, la unión ha sido la nota predominante. Fuertes lazos sobre el parqué y fuera de este que se han ofrecido como la llave necesaria para abrir la esperanza y dar un giro de 180º a la última etapa por la que atravesaba el club a nivel deportivo. La entidad ha dado con la tecla, ha encontrado el camino, y eso marca un antes y un después una vez finalizada esta campaña memorable. Definida la situación en tópico, podría decirse que es la hora del Tecnyconta Zaragoza.

"Yo no puedo garantizar que ganemos todos los partidos; pero sí puedo anunciar que lucharemos todos los partidos. Queremos que nuestra afición, que ha sufrido mucho, se sienta totalmente identificada con nosotros". Esas fueron las primeras palabras que el preparador segoviano verbalizó como máximo responsable del área técnica del equipo zaragozano. Medidas al milímetro, Fisac adivinó eficazmente en su discurso el sentimiento que poco a poco se iba a forjar en una ciudad de baloncesto como es la capital aragonesa. Los méritos del entrenador residen en su capacidad para cuadricular jornada a jornada un equipo que combina juventud con veteranía, jugadores nacionales y de etiqueta extranjera. Desde Carlos Alocén -mejor jugador joven de la Liga- a Stan Okoye -integrante del mejor quinteto de la Liga-. Porque todos los jugadores han comprendido su rol. Cualquier nombre propio adjunto a la plantilla sirve para ejemplificar el éxito de un idioma que solo el Tecnyconta sabe hablar. Las grandes gestan se logran así, en familia. En este contexto favorable, la entidad zaragozana debe aprovechar el viento a favor, el positivo oleaje generado. Un barco donde ya solo queda por sumarse el cada vez más necesario apoyo económico de las instituciones.

El bastón donde se ha apoyado el equipo en los malos momentos ha sido la afición. En este sentido, el Príncipe Felipe ha sido la quinta instalación de la Liga Endesa con mejor afluencia de público. 7.714 aficionados han acudido de media por partido al Príncipe Felipe, un dato muy por encima del promedio general (6.112 espectadores). Una grada que ha disfrutado, ha sufrido y ha celebrado. Sobre todo, los dos últimos partidos, enmarcados dentro del cuadro del ‘play off’ –en cuartos de final contra el Baskonia y en semifinales, ayer, ante el Barcelona–, han servido de acicate para robustecer el sentimiento. Emociones que se trasladan directamente desde las butacas a la pista. Una sintonía que puso su colofón ayer, cuando finalizó el cronómetro, con una despedida por todo lo alto a un equipo y una afición en mayúsculas. El partido duró mucho más que los 40 minutos ordinarios. La gente y el equipo se quedó un buen rato reconociéndose sus méritos. Nadie quiere despertar del sueño.

Etiquetas
Comentarios