Despliega el menú
Deportes

El futbolista fallecido en el Parque Deportivo Ebro sufrió una "alteración del ritmo cardiaco"

La autopsia, que le fue realizada el lunes, reveló la causa de la muerte del deportista

El furgón de la Hermandad de la Sangre de Cristo entró en el campo para recoger el cuerpo sin vida del futbolista.
El furgón de la Hermandad de la Sangre de Cristo entró en el campo para recoger el cuerpo sin vida del futbolista.
Francisco Jiménez

"Alteración del ritmo cardiaco". Esa es la causa de la muerte del futbolista aficionado Eduardo Navarro Cueto, según reveló este lunes la autopsia que le fue practicada en el Instituto de Medicina Legal de Zaragoza.

El deportista, de 39 años de edad, falleció este domingo en las instalaciones del Parque Deportivo Ebro de Zaragoza durante la disputa del encuentro de la categoría de Segunda Preferente de la Liga Delicias FutZaragoza. Según testigos presenciales del partido, el jugador, del equipo Inter Zaragoza, acababa de hacer un saque de banda en los primeros minutos del encuentro ante el River 2008 cuando se encontró mal, sufriendo una pérdida brusca de consciencia, quedando luego tendido en el suelo.

Los compañeros y rivales se aproximaron enseguida para comprobar qué pasaba y vieron que no respondía. Este hecho disparó la alarma y obligó a llamar rápidamente al 112 para pedir una ambulancia. Cuando llegó al campo de fútbol la primera uvi móvil del 061, los sanitarios comprobaron que había gente en torno al jugador, al que habían puesto en posición lateral de seguridad. El equipo médico inició enseguida las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), a las que se sumó el personal de otra ambulancia de Soporte Vital Básico. Pese a los esfuerzos, no se pudo salvar su vida.

Eduardo Navarro Cueto era ingeniero industrial, estaba casado y tenía dos hijos. Trabajaba en la empresa Lecitrailer. Familiares, compañeros de trabajo y amigos están profundamente afectados por su pérdida. Su funeral tendrá lugar este martes a las 13.00 horas en la capilla número 1 del cementerio católico de Torrero.  

Etiquetas
Comentarios