Deportes

Eduardo Navarro y otros futbolistas que murieron en el campo

Este domingo fallecía Eduardo Navarro, jugador de 39 años  del Inter Zaragoza, en el terreno de juego. En los ultimos años, otros 5 deportistas han muerto en Aragón por causas similares.

El furgón de la Hermandad de la Sangre de Cristo ha entrado al terreno de juego para llevarse el cuerpo sin vida del jugador.
El furgón de la Hermandad de la Sangre de Cristo entrando al terreno de juego para llevarse el cuerpo sin vida del jugador.
Francisco Jiménez

La muerte súbita del futbolista aficionado Eduardo Navarro Cueto en el Parque Deportivo Ebro este domingo 3 de febrero es un golpe para el mundo del deporte local. Por desgracia, este suceso es más  habitual de lo que parece, y sus causas son muy diversas, aunque la más habitual es un condicionamiento genético que afecta al sistema coronario. En España se recuerda el fallecimiento del jugador del Sevilla Antonio Puerta el 28 de agosto de 2007, con apenas 22 años de edad, durante un partido de liga en el estadio Sánchez Pizjuán ante el Getafe. El caso de Rubén de la Red, centrocampista del Real Madrid y de la selección española, acabó bien, aunque estuvo a punto de concluir igualmente en tragedia. El futbolista blanco cayó fulminado en un partido de copa ante el Real Unión de Irún el 30 de octubre de 2008, pero superó la crisis; no obstante, el episodio acabó con su carrera deportiva.

Algunos de los casos más recientes en Aragón

Javier Herrero Medrano

El 12 de septiembre de 2017 Javier Herrero Medrano, jugador juvenil del Figueruelas de fútbol sala, se desplomaba en medio de un entrenamiento con sus compañeros de equipo a causa de un paro cardiaco. El joven, que acababa de cumplir la mayoría de edad, permaneció en la uci del hospital Miguel Servet de Zaragoza tras no superar algunas complicaciones y murió un mes después.

Su entrenador fue el primero en tratar de reanimarlo. Tras permanecer inconsciente durante casi una hora, fue trasladado en estado crítico al Miguel Servet. Tras varios días en coma inducido, se le retiró la sedación por un tiempo. Fue inducido de nuevo, despertó y mostró una mejoría que hacía invitar al optimismo. Javier volvía a sentir e incluso reconocía a sus seres queridos, pero una inoportuna neumonía volvió a empeorar su estado. La situación se complicó con una hemorragia interna que acabó con su vida pese a someterse a una intervención de urgencia.

Manuel Trías

Manuel Trías Jiménez, 52 años, futbolista del Inter Aragón, falleció el el 25 de septiembre de 2016 por una parada cardiorrespiratoria durante un partido de Tercera División de fútbol laboral en el campo César Láinez de Santa Isabel de Zaragoza. El City Zaragoza, equipo rival, se disponía a ejecutar un golpe franco cuando Trías, que formaba una barrera con algunos compañeros, cayó fulminado al suelo. Enseguida se avisó a los servicios de emergencias, que se personaron en las instalaciones en un cuarto de hora. Los efectivos médicos del 061 atendieron al futbolista sobre el mismo terreno de juego durante más de una de hora, pero nada pudieron hacer por salvar su vida.

En el campo de Santa Isabel no había desfibrilador, un aparato que ayuda a reducir el número de muertes por parada cardiorespiratoria y que, desde 2012, es obligatorio en el fútbol profesional tras el acuerdo alcanzo en su día por la LFP y la Federación Española de Fútbol. Sin embargo, en categorías inferiores no existía esa obligatoriedad.

Julio Heras Villafranca

El vecino del barrio de Las Fuentes de Zaragoza, Julio Heras, de 40 años, falleció tras el fuerte golpe recibido durante un partido de fútbol 7 federado disputado en Valdefierro el 17 de mayo de 2015. Según el informe forense, el rodillazo encajado en la zona costal le hizo perder por unos segundos la consciencia y le produjo al jugador la rotura de tres costillas. Y lo que es más grave, una fractura hepática con una importante hemorragia interna. Pese a ello, no se llamó a una ambulancia, el futbolista no recibió asistencia médica y regresó solo a casa roto por el dolor. Murió 15 días después.

Juan Jaqués Lebrero

El jugador de 25 años del CD Gallur sufrió varias paradas cardiorrespiratorias tras desvanecerse durante el partido de Primera Regional frente al Boquiñeni el 21 de abril de 2015. Fue tras una acción en la que paró el balón con el pecho antes de dar un centro al área. Tras un episodio inicial de convulsiones, en el que los primeros auxilios del entrenador del Gallur, José Antonio Cuadal ‘Chole’ y de dos futbolistas de Boquiñeni con conocimientos sanitarios, Jorge Carcas y Álvaro Romero, evitaron que se tragase la lengua, el ritmo cardiaco del futbolista se detuvo por completo en cuatro ocasiones durante 70 minutos. Tras 48 horas luchando entre la vida y la muerte falleció en la UCI del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Raúl Alcaide Asensio

El joven futbolista Raúl Alcaide Asensio, delantero del San Andrés de Primera Regional, de 21 años, disputaba un encuentro contra el Perdiguera en el estadio del Nuevo Ranillas de Zaragoza, y en el minuto 55 se desplomó inconsciente sobre el césped sin que los jugadores de ambos equipos ni los servicios médicos del 061 pudieran reanimarlo.

Otros casos en el extranjero
Nwanegbo (agosto de 1997). Jugador del Reutlingen alemán se desvaneció en un partido ante el Weismain y murió. Stefan Vrabioru (julio de 1999). El rumano, de 23 años, jugador del Astra Ploiesti, falleció de un ataque al corazón. John Ikoroma (febrero de 2000). El nigeriano, de 17 años, murió durante un amistoso. Miki North (abril de 2001). El árbitro inglés se derrumbó durante un partido de Tercera. Michael Michel (junio de 2002). Jugador chipriota de la Segunda División de su país, sufrió un ataque al corazón. Stefan Toleski (diciembre de 2002). El macedonio se derrumbó por un ataque al corazón durante un partido de Liga jugando con el FK Napredok. Marc-Vivien Foe (junio de 2003). El internacional camerunés perdió el conocimiento durante las semifinales de la Copa Confederaciones, ante Colombia, y murió poco después.  Miklos Feher (enero de 2004). El húngaro del Benfica se desplomó durante un partido ante el Vitoria Guimaraes, con 24 años. Murió horas más tarde. Serginho (octubre de 2004). El defensa brasileño del Sao Caetano murió a los 30 años de un paro cardíaco en pleno partido frente al Sao Paulo. David di Tomasso (diciembre de 2005). El francés sufrió un fallo cardíaco tras un partido con su club, el Utrecht holandés. Los médicos diagnosticarían luego una arritmia cardíaca como origen de la muerte Víctor Alfonso Guerrero (abril de 2006). Colombiano de 17 años, se desvaneció durante un entrenamiento.Consulta más sucesos en Heraldo.es

Etiquetas
Comentarios