Despliega el menú
Deportes

Zaragoza se tiñe de rosa victoria

La Carrera de la Mujer de Zaragoza congregó a 11.000 mujeres que lucharon juntas en un acontecimiento solidario y deportivo.

Objetivo cumplido: este domingo ganaron las chicas. La niebla que cubrió a Zaragoza en las primeras horas de la mañana, soleada en general, no empañó una jornada colosal en todas sus vertientes: solidaridad, alegría y deporte. La unión hace la fuerza y, batiendo récord de participación, 11.000 mujeres recorrieron el trazado de 6,5 kilómetros de la Carrera de la Mujer que cumplió su XXI edición en la capital aragonesa. Guinda final a una semana enmarcada en el día Mundial Contra el Cáncer de Mama celebrado el pasado viernes.

Más de 11.000 participantes en la Carrera de la Mujer en Zaragoza

Ya es la carrera anual que eriza la piel. Un acontecimiento que, por decreto simbólico y monetario, sirve de combate contra una de las lacras que afectan a 800 nuevos casos en Aragón cada año. "Es una iniciativa genial, tenemos que estar apoyando todo el mundo este evento. Hemos aportado nuestro granito de arena corriendo en casa y tenemos que disfrutar del día todas juntas", destacaba María José Pueyo, ganadora junto a Shirley Kap de la prueba. Ambas corredoras, sin conocerse, se encontraron en el kilómetro 3 y entraron de la mano en un tiempo de 24:43. Una jacetana y una luxemburguesa que compartieron la ilusión de toda la marea rosa. En la fotografía lucía el número 016 contra la violencia de género, que portaron todas las mujeres por segundo año consecutivo.

Para hacerse una idea de la magnitud del apoyo, no es desdeñable comentar que entre el tijeretazo a la cinta de salida y las últimas mujeres en iniciar la carrera pasaron cerca de 10 minutos. Un dato absolutamente metafórico. La salida tuvo lugar en El Coso y finalizó en la plaza del Pilar, donde se montó un autentico festival. La música hizo su papel: clásicos como 'Voy a pasármelo bien' de Hombres G, 'Entre dos tierras' de Héroes del silencio o 'Highway to hell' de AC/DC acompañaron las primeras zancadas, mientras que Fito y los Fitipaldis recibieron a las primeras participantes en llegar a la meta. Madres, hijas, abuelas, nietas, tías, sobrinas... Horas de emoción y sonrisas para sumar gotas de solidaridad.

Y es que, como bien titulaba una de las pancartas que abanderaron el trayecto, 'No somos princesas, somos guerreras'. Una suma de fuerza y esperanza en el circuito nacional Central Lechera Asturiana durante esta jornada festiva, que, tras pasar por siete ciudades de España, la última en Zaragoza, cerrará su campaña en Barcelona el próximo 11 de noviembre. Sonia Nogueras, una de las participantes, reconocía estar "cada vez más orgullosa de una sociedad comprometida con todas las causas benéficas" que hoy se daban cita en la ciudad rodeadas por la esfera femenina. Los fines de visibilizar las causas que se combatían y dar un empujón a varios proyectos solidarios, se cumplieron con creces.

El evento significa la donación directa de 100.000 euros a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y becará a numerosos jóvenes investigadores para iniciar su carrera en los laboratorios. Asimismo, este acontecimiento sirve de patrocinio de cinco proyectos más: la Asociación Clara Campoamor, que lucha contra la violencia de género; el Proyecto EFiK del Grupo Geicam de investigación en cáncer de mama; el plan Wanawake, contra las formas radicales de violencia ejercida sobre niñas y mujeres; Pulseras Rosas, de cara a la donación de pelo y compra de pelucas para pacientes; y Fundación Intheos, sobre la investigación oncológica. También, la carrera, en este 2018, repitió la iniciativa 'Más que una muñeca', cuya finalidad es la venta (precio de 3,5 euros) de diferentes modelos de muñecas, cosidas por mujeres supervivientes de trata con fines de explotación sexual y laboral.

En esta multitudinaria carrera popular, también se pudieron ver caras ilustres del atletismo aragonés como la de Isabel Macías, que se reenganchó a esta iniciativa para visibilizad la problemática de la conciliación y la maternidad. La zaragozana participó, junto a nueve madres más, con los carritos de sus bebés. "Ha sido un proyecto diferente e ilusionante porque después de la maternidad nunca había participado en la carrera y me parecía una ocasión bonita para hacer algo diferente y visibilizar el problema de muchas madres", comentaba la atleta profesional. Tampoco faltó a la cita el gran festival de aeróbic con los mejores profesores de la Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness (FEDA), que puso el broche final a la mañana.

Etiquetas
Comentarios